Night City Herald — Nueva víctima del Asesino de los Colmillos

2 de enero, Night City, EE. UU.

El cuerpo de Masahiro Akinori fue encontrado ayer en su suite del Palace, víctima del célebre Asesino de los Colmillos, asesino que se deleita en acabar con sus víctimas a dentelladas y zarpazos, como si de un animal salvaje se tratara.

Con éste ya son 51 los muertos a él atribuidos sólo en Night City, pero su cuenta asciende a más de 200. Una fuente anónima del FBI nos comentó que la Agencia y el FBI piensan que se trata más bien de un asesino a sueldo que se encuentra también en Busca y Captura por la Interpol. De cualquier manera, la recompensa por la cabeza del tristemente famoso asesino asciende ya a 1.000.000 de eurodólares, que seguirá subiendo pues nadie parece dispuesto a arriesgarse a ir a por él. La policía carece de toda información de la fisonomía del criminal, o su forma habitual de actuar. «No deja testigos» fue el único comentario de Max C-Reaper McCoy, conocido y condecorado sargento de policía de los C-SWAT.

Cybil Wierzsbowski

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

N. del E.: ¡Ya viene! ¡Ya llega! ¡Ya aparece! El PnJ más peligroso que conozco (el PJ es Black Wolf, claro).

Night City Herald — Echo Steele sigue viva

1 de enero, Night City, EE. UU.

Echo Steele, hermana del fallecido cantante Mike Steeleyes, ha resultado ser la única superviviente conocida hasta el momento del ataque por fuerzas desconocidas que le costó la vida a su hermano. Ello la hace única heredera de la fortuna del popular rockero, que, aún tras las enormes pérdidas de lo que dio en llamarse Maldición de Steele, asciende a varios millones de eurodólares.

Según ha sabido nuestro periódico, la señorita Steele se encuentra bien y a salvo protegida por el clan de guerreros nómadas Viento del Desierto. El líder de este clan no ha querido hacer ningún tipo de declaraciones a los medios.

S. B.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

Baile de máscaras — ¡Naufragio!

El Faraón se hizo a la mar esa misma noche, aprovechando la marea favorable, mientras los piratas continuaban con el saqueo de Eburah. Lo comandaba Curro, el gigantón lugarteniente de La Víbora Mendoza, que llevaba consigo a una veintena de piratas. Durante la tarde, tras el combate, habían trabajado con presteza para armar una gran jaula-calabozo en la bodega donde encerraron a sus prisioneros: Michel Laffount, Jacques y Julien Lafleur, Andréi Dragunov y la propia tripulación del Faraón: Jean Claude Laffount, su primer oficial, un joven de buena familia de nombre Edgar, el contramaestre y nueve marineros. Alda, los niños y Gwen, a la que los piratas parecían haber tomado por la hija mayor de los Dragunov, lo fueron en la cámara de oficiales, mientras que a Chloé y a Colette las metieron en uno de los camarotes.

En un principio, temieron por el trato que iban a recibir, pues no les dieron ni agua ni comida en toda la tarde y en toda la noche, pero, a la mañana siguiente y tras desayunar los propios piratas, les llegó el turno a ellos, primero las mujeres y niños y luego los hombres. Pronto, se estableció una rutina: les llevaban comida y agua dos veces al día y les permitían usar las letrinas de proa una. Los hombres eran sacados por parejas. A Colette le permitían bajar una vez al día para atender a los heridos, en especial a Jacques, que era el que peor estaba, y ésa era la única comunicación que tenían unos y otros.


Continuar leyendo »

Baile de máscaras — ¡Piratas!

Al alba, el mar se cubrió de velas y el pánico cundió en Eburah, la puerta marítima de la capital del Imperio, Arkángel. Los estandartes de los Reyes Piratas Bergion, Razzor y La Gran Dama capitaneaban una flota de treinta o cuarenta barcos: balandras, goletas y bergantines alrededor de la gran fragata de Bergion. ¿Cómo habían llegado hasta allí tantos piratas de Ojo del Huracán, la infame isla situada al otro extremo del Mar Interior? ¿Qué hacía la flota imperial de Brudge, que debía defenderlos? La ciudad, crecida alrededor de una estación de pilotos en uno de los canales principales del Delta del Zafir, carecía de defensas suficientes. El pequeño fuerte de la Guardia, que defendía la orilla sur de la desembocadura, no fue suficiente, aunque hacía poco tiempo que había sido reforzado con culebrinas. Los piratas también tenían cañones, o saboteadores infiltrados, o algo más siniestro y, para las nueve de la mañana, el fuerte había caído.

Puede verse lo difícil que era llegar a Eburah sin ser avistados y la cercanía de Brudge, sede de la Armada Imperial, apenas a 200km a vuelo de pájaro. ¡Los piratas eran osados!


Continuar leyendo »

El mandaloriano II

Hemos tenido estas semanas la segunda temporada de El mandaloriano. Si la primera fue el reclamo de salida de la plataforma Disney+, la segunda ha servido como presentación de mil y una series ambientadas en el universo de Star Wars, el mismo universo que, tras los chascos de la nueva trilogía y la película dedicada a Han Solo, parecía condenado al cajón de los recuerdos. Escrita principalmente por Jon Favreau, es una serie muy ochentera, mezcla de Starman y El equipo A, esto es, los personajes van de un lado a otro buscando algo y deshaciendo entuertos a su paso.


Continuar leyendo »

Desde 2021…

…ofreciéndole el mejor servicio.

José el Cubano Sánchez Aguamejía creó Cuberterías de Albacete, Import & Export durante el 2021. Fue una tapadera para el tráfico de armas al por menor con el que complementaba sus negocios legales (como Guardaespaldas el Cubano). Eso fue en 1998, en una campaña de Cyberpunk 2020 que sigue siendo la mejor campaña que he jugado (soy, por obligación, máster eterno, así que tampoco es que haya tenido muchas oportunidades desde entonces). En 1998, 2020 quedaba más que lejos.

En diciembre de 2007 creé este blog. Aunque en un principio lo hice principalmente para narrar Guardianes del Grial, mi campaña de Nephilim, le di el único nombre posible (CdA es, por ejemplo, el espacio de nombres raíz en mis proyectos de programación personales) y escogí el lema «Desde 2021…» porque el 2020 quedaba igual de lejano. No le daba yo al blog más de dos o tres años de vida, como para pensar en que el lema dejaría de tener gracia cuanto más nos acercáramos al 2020. Tampoco me planteaba yo para entonces, donde mi relación con los juegos de rol era más teórica que práctica por falta de jugadores, que en 2020 pudiera seguir jugando.

Y el tiempo pasa, Sam, y resulta que el año 2020 se acaba. Y Cuberterías de Albacete, I&E lleva 13 años en línea. Hace 15 años que me regalaron Ánima Beyond Fantasy, mi juego de cabecera todo este tiempo. 17 han pasado desde que inicié mi reconversión a administrador de sistemas (y 7 desde que terminé como programador). 24 desde que empecé a jugar y a dirigir de forma regular (Star Wars D6 fue mi primer juego como máster, una única partida; nunca lo he vuelto a tocar, ni a un lado ni al otro de la pantalla) y 27 o 28 de mi primera partida. Y encaro una nueva década con ganas de hacer rodar los dados, de hacer de médium para más historias que desean ser contadas, con ganas, en definitiva, de seguir sentándome con los amigos alrededor de una mesa y disfrutar.

No es 2020 un año que vaya a dejar buenos recuerdos, pero parece que saldré sin más daños que los sufridos por mi salud mental. En el blog terminaré con algo más de 40 entradas, bastante mejor que las 28 del año pasado o las 26 de 2018. Cierto es que la mayoría son relatos y resúmenes de mis campañas, que poco interés va a despertar salvo para los jugadores, con lo que seguimos en un rinconcito de la bloguesfera, sin llamar la atención.

No ha sido mal año para el blog, en todo caso, y creo que es una buena despedida para el lema, que deja de tener sentido en el momento en que entremos en 2021. De aquí a fin de año tendré que pensar en el nuevo.

Nos vemos en el Forlon.

PD: estaría bien que el 2021 no saliera demasiado cabrón. En el trabajo hay mogollón de proyectos que piden sitio. Tengo Runquest Glorantha y seguimos con Baile de máscaras. De lo de jugar, ya me he rendido. Está claro que me retiraré como máster sin haber jugado otra campaña como jugador.

Baile de máscaras — Viaje inesperado

Julien Lafleur no pegó ojo esa noche. Daba vueltas por el dormitorio como un león enjaulado. ¿Habrían conseguido sus amigos sacar a los Dragunov de su casa? Se le ocurría mil fallos en el plan, mil cosas que podían haber salido mal. Si había ocurrido el desastre y estaban muertos o presos, no se enteraría hasta varios días después, a su llegada a Eburah. Y eso, con suerte.

Así, sumido en funestos pensamientos, fue pasando la noche y llegó la mañana del sábado. El servicio del hotel llamó a la puerta para servirle el desayuno. Esto le devolvió a la realidad. No podía hacer otra cosa que ceñirse al plan. Su diligencia partía a media mañana hacia Yirath y Eburah. No tenía ni un momento que perder.

Llegaron cuando había pedido ya al conserje que le buscara un coche y mandara recoger sus maletas. Dos agentes de la Orden del Cielo, de paisano, con gesto serio.

Continuar leyendo »

Night City Herald — La maldición de Mike Steeleyes

13 de diciembre, Night City, EE. UU.

En una noticia relacionada con la anterior, se habla ya de la maldición de Steeleyes. Todos sus holdings y propiedades se desploman en el mercado financiero, al tiempo que varios miembros de su cúpula directiva aparecen asesinados por un individuo o individuos desconocidos. De un imperio discográfico valorado en varios millones de eurodólares quedan sólo migajas.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

Última noticia de 2020 del Night City Herald. Cuando yo, con José el Cubano Sánchez Aguamejía, me sumé a esta campaña de Cyberpunk 2020, arracábamos el 2021 y MvR, el máster, pinchó en los paneles de corcho de la Asociación Cultural la hoja con el resumen de noticias del finalizado 2020.

Como dije el 1 de enero, quería aprovechar que, más de 20 años después de aquello, tengo un blog rolero (cuyo nombre, además, se lo debo a esa campaña) para rendirle este homenaje, publicando cada noticia en su día. Para 2021 seguiremos con Night City Herald. Tendremos días de aluvión de noticias y temporadas con entradas esporádicas, según se desarrolló en su día la campaña.

Nos vemos en el Forlon

Baile de máscaras — Preparando la extracción

Andrei Dragunov era grande y de hombros anchos. Habría sido un gran atleta en su juventud y su nariz de boxeador debía ser de entonces. Ahora, rondando los cuarenta, se le notaban los años de casado. Con todo su aire de buey torpón, pensaría Michel más de una vez esos días, era todo un espectáculo verlo dibujar con soltura sus complicados planos o ajustar los pequeños muelles, llaves y demás piezas del mecanismo de sus armas.

Alda, cuatro o cinco años menor, era menuda y servicial. También inquisitiva, un punto testaruda y una devoradora de libros. De esas mujeres que, al envejecer, terminan resolviendo crímenes para pasar el tiempo.

La casa de los Dragunov


Continuar leyendo »