Palabras que burbujean como un refresco

El domingo, buscando algo que ver, encontré esta película en Netflix. A los treinta segundos de colores psicodélicos, paré y busqué algo de información sobre dónde me estaba metiendo. Como dirige Kyohei Ishiguro (Shigatsu wa Kimo no Uso) y el guion corre del veterano Dai Sato (Eureka Seven, varios capítulos de Cowboy Bebop y Kenran Butoh Sai, entre otros), decidí darle la oportunidad.

Es una historia de verano que transcurre en un centro comercial. Cherry es un chico callado y tímido al que le gusta componer haikus y que ayuda en el centro de mayores de día que hay en el centro comercial. Smile, la chica, es extrovertida y muy activa en redes sociales junto con sus hermanas (una influencer, vamos), pero con la adolescencia se ha acomplejado de sus dientes de conejo. Y el señor Fujiyama es un anciano que busca un disco perdido, si es que alguna vez lo tuvo. La vida de los tres (y de amigos y parientes) se entrecruza en esos días de verano y, al final, no está de más tener unos pañuelos cerca.

A las voces principales no las conozco (aunque ella, Hana Sugisaki, hizo de Rukia en la versión en imagen real de Bleach). En los secundarios tenemos a Kouichi Yamadera (Spike Spiegel) como el señor Fujiyama y también andan por ahí Kikuko Inoue, Aya Hisakawa y Maaya Sakamoto, entre otros. La música es de Kensuke Ushio.

86 (Eighty-Six)

La temporada de primavera también me trajo una serie bélica de escuadrón, 86. Una república altamente racista lucha contra un ejército máquina de un imperio vecino (tal imperio ya no existe, pues fue barrido por sus propias máquinas; uhm, esto me recuerda a un episodio de Babylon 5). Lucha empleando vehículos no tripulados por humanos. Es decir, por lo que ellos entienden por humanos. En la tierra de nadie entre las fortificaciones que defienden la República de Santa Magnolia, un terreno conocido como distrito 86, viven los sub-humanos que no tienen el color de pelo, ojos, piel, etc., apropiado. Conocidos como los 86 por su distrito, son obligados a luchar contra el invasor. Así, las autoridades de la República pueden vender a sus ciudadanos una guerra sin bajas, mientras se ahorran el coste y la logística de montar unos campos de exterminio.

Un momento de descanso


Continuar leyendo »

Seijo no Maryoku wa Bannou Desu

Una joven oficinista es invocada en otro mundo, sólo para ver al príncipe de turno declarar que la Elegida es la otra chica que ha aparecido junto a ella. A la oficinista la dan una habitación y se olvidan prácticamente de ella. Así empieza esta serie del ya muy manido género isekai. La chica, tras aceptar que no puede volver a su Japón natal, busca algo con lo que ocupar su tiempo y termina trabajando en la herboristería de palacio. No es una serie con grandes pretensiones ni original, pero sus episodios son ágiles y están bien narrados, ella se hace querer y su galante príncipe es un amor. No hace falta más.

La serie adapta en 12 episodios la serie de novelas ligeras (una parte, imagino, y espero una segunda temporada) de Yuka Tachibana. La serie tiene sus limitaciones técnicas y algunos problemas sonrojantes (esos carruajes más grandes por dentro que por fuera, por ejemplo), pero el plantel de voces es de primera. A la protagonista, Sei Takanashi, le pone voz Yu Ishikawa (Violet Evergarden), como príncipe azul tenemos a Takahiro Sakurai (Suzaku Kururugi en Code Geass) y podemos disfrutar de Jun Fukuyama haciendo de capullo integral con algo de corazoncito, por citar algunos.

La versión que he seguido ha sido la de Hakoniwasubs.

Higehiro

Hige o Soru. Soshite Joshi Kōsei o Hirō (también conocida como Higehiro) es una serie de la temporada de primavera de 2021, adaptación en 13 capítulos de la serie de novelas ligeras del mismo título de Shimesaba. Nos presenta a un oficinista que, volviendo a casa borracho después de que le hayan dado calabazas, recoge a una adolescente fugada. Bajo es te planteamiento, que no llama mucho a la confianza, se encuentra una de las mejores series de la temporada. Aún siendo una serie romántica (y con harén, para variar), la relación entre el oficinista y la adolescente está muy bien tratada, ofreciendo el primero a la segunda un refugio donde ésta pueda rehacer su autoestima y reunir valor para enfrentarse a la vida.

Una serie que, con su extra de ternura y mala baba, es de ver agradecido y puede que nos saque alguna lagrimita.

La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.

Horimiya

Horimiya es una serie de la temporada de invierno de este 2021, de 13 episodios, del estudio CloverWorks (filial de A-1 Pictures). Dirige Masashi Ishihama (Shin Sekai Yori), mientras que el guion es de Takao Yoshioka (Elfen Lied). Adapta el manga homónimo de HERO (historia) y Daisuke Hagiwara (arte), que se deriva, a su vez, de una historia anterior de HERO que tuvo su propia adaptación en forma de OVA.

Es una comedia romántica optimista y de buen rollo que, aun así, se permite tocar temas como el acoso escolar de forma, creo, bastante correcta. Tenemos, por supuesto, a la pareja protagonista y sus cosas, pero tampoco se fuerza demasiado la relación (o no-relación) de ambos, como suele ocurrir en el género, y se da cancha a los secundarios, ya con episodios dedicados a ellos, ya con pequeñas partes a modo de sketchs, algunos más cómicos, otros más serios. Todos los personajes resultan muy humanos, multifacetados, y es fácil empatizar con ellos. Eso hace que la serie se devore y sepa a muy poco.

El apartado técnico es irreprochable y cuenta con muy buenas voces, con Haruka Tomatsu y Kouki Uchiyama como la pareja protagonista y nombres como Daisuke Ono, Jun Fukuyama, M.A.O. y Ai Kayano entre los secundarios.

La versión que he seguido es de Supeingomon Subs y Ñyuum.

Yesterday wo Utatte

Yesterday wo Utatte es la adaptación del manga seinen homónimo de la mangaka Kei Toume, publicado entre 1999 y 2015. La serie es de 2020 y vino de la mano del estudio Doga Kobo bajo la dirección de Yoshiyuki Fujiwara (New Game!). Son 12 episodios, con algún pequeño extra o epílogo en alguno de ellos.

Aunque no lo parezca, la serie es más que Haru-chan.


Continuar leyendo »

Majo no Tabitabi

Una guapa y despampanante bruja (nos lo recuerda en cada capítulo; no está pagada de sí misma, qué va) viaja por el mundo, siguiendo los pasos de otra bruja viajera que, en su época, escribió un libro sobre sus aventuras. Ésta es la premisa de Majo no Tabitabi, adaptación de 12 episodios de la serie de novelas ligeras del mismo nombre de Jougi Shiraishi. Relatos autoconclusivos, con algunos personajes recurrentes, en los que Elaina, la Bruja de la Ceniza y protagonista de la serie, viaja y observa lugares y gentes, involucrándose lo justo. Salvo en las pocas cosas que le afectan personalmente (como sus ropas y pertenencias), mantiene una distancia moral con todo lo que sucede a su alrededor que casa muy bien con su papel de bruja y de viajera, por más que deje entrever lo poco que le gusta la situación.

Es una serie llena de capítulos ligeros, simpáticos, graciosos y optimistas. También es una serie con capítulos oscuros y muy crueles. Hay ladrones torpes, alumnos aplicados, asesinos crueles, venganzas fratricidas. Hay un poco de todo. Una serie para verse uno o dos capítulos de cada vez y disfrutar de su aparente sencillez. Ha sido de lo más interesante del año pasado.

La serie es del estudio C2C (Harukana Receive). Dirige Toshiyuki Kubooka (la ya mencionada Harukana Receive) y cuenta con guion del veterano Kazuyuki Fudeyasu (Allison & Lillia, Nana). A Elina le pone voz Kaede Hondo, a quien ya tuvimos dando voz a la abuela (versión joven) de la protagonista en Iroduku. La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.

She-Ra y las princesas del poder

She-Ra y las princesas del poder es un remake muy libre de She-Ra: la princesa del poder, spin-off de He-Man de los años 80, producida por Dreamworks Animation para Netflix bajo la batuta de la ilustradora Noelle Stevenson. Está compuesta por 52 capítulos repartidos en cinco temporadas, tres completas de 13 episodios y dos medias, la segunda, de 7 y la tercera, de 6, que se estrenaron entre otoño de 2018 y primavera de 2020. Es una serie de animación tradicional, algo justa en el apartado técnico en las primeras temporadas. Su público objetivo es el mismo que la original: chicas de finales de colegio y principio de instituto.

Destello, Arco y Adora


Continuar leyendo »

Golden Kamuy

Dentro de nuestro ciclo de anime de cocina, no puedo dejar de recomendar esta serie (2 temporadas de 12 episodios, hasta la fecha), basada en el manga de Satoru Noda. A través del exsoldado Saichi-Sugimoto, superviviente de la guerra ruso-japonesa de 1905, que se gana la vida cazando y buscando oro en la isla de Hokaido, y de su compañera de cacería Asirpa, una chica ainu, conoceremos las costumbres de este pueblo y sus guisos y platos más representativos: mucha caza y pesca, chittatap para dar y tomar y la especial devoción de Asirpa por los sesos de todo bicho viviente.

Hay capítulos que no se pueden ver con el estómago vacío. Otros, en cambio, es mejor no verlos recién comidos.

Todo ello con la búsqueda de una cantidad exorbitante de oro robado a los ainus como telón de fondo y una de las mayores colecciones de asesinos, psicópatas, locos, soldados rotos por la guerra e hijos de mala madre en general que hayan visto reunidas en una misma obra.

La versión que he seguido es la de Nyuum.

Tenki no ko

Estos días tenemos en cines la última película de Makoto Shinkai (Kimi no na wa), Tenki no ko, conocida en inglés como Weathering with You y en español como El tiempo contigo. Había mucho interés por saber si en este trabajo volvería al intimismo de El jardín de las palabras o seguiría la senda iniciada con Kimi no na wa. La respuesta, mal que le pese a algunos, ha sido la segunda: Tenki no ko sigue el tema y la estructura de su hermana mayor, es decir, una historia de amor entre adolescentes con tintes fantásticos, toques de comedia y un desenlace dramático.


Continuar leyendo »