Anime — Primavera 2022

Esta primavera, Menxar y yo decidimos pillar la subscripción a Crunchyroll. Total, casi todo el anime que veíamos los últimos meses eran los ripeos de PuyaSubs de series de Crunchyroll, así que era el paso lógico. El resultado de esta primera temporada pagando por ver anime ha sido que hemos visto series a las que no nos habríamos acercado (de haberlas sacado alguien) y que hemos abandonado prácticamente el resto de plataformas de streaming. Tengo por ahí pendiente la saga de James Bond en Amazon Prime (que la quitarán antes de que me dé tiempo, estoy seguro) y las dos últimas series de Marvel ni las he ojeado.

La pega que le puedo poner es que no tiene aplicación para mi tele. No es un problema grave, ya que tenemos un ordenador dedicado en exclusiva al televisor (no sólo por el anime, también como ayuda para nuestras partidas de rol de fin de semana). El reproductor web es suficiente, aunque petardea con insultante frecuencia. El subtitulado de español de España, por otra parte, es bueno. Ésta ha sido la sorpresa más agradable, pues me he encontrado con nombres que no oía desde hacía muchos años. Ecos de fansubs ya desaparecidos, de cuando yo tenía más pelo en la cabeza y tiempo libre para participar en múltiples foros y varias aficiones.

Volviendo a la temporada de primavera, nos ha dejado algunas series buenas, otras que se pueden ver y también profundas decepciones. Como, a mi ritmo de publicación actual, no sería capaz de dedicarles entradas individuales a todas, va aquí un resumen:


Continuar leyendo »

Shin no Nakama ja Nai to Yuusha no Party wo Oidasareta node, Henkyou de Slow Life suru Koto ni Shimashita

Desterrado del grupo de los héroes, he decidido vivir una vida tranquila en la frontera, que es lo que significa el kilométrico título, no es, como pueda creerse, un homenaje japonés a Les Luthiers (ya saben: «Mastropiero en un principio bautizó su madrigal como era costumbre, con el primer verso del poema. Lo llamó La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa. Pero, luego, la longitud de este primer verso le pareció inadecuada para un título, de modo que rebautizó a su madrigal. Lo llamó La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa, la mojó en el arroyuelo y cantando la lavó, la frotó sobre una piedra y la colgó de un abedul«), sino una serie de fantasía que adapta las novelas ligeras escritas por Zappon e ilustradas por Yasumo. Dirige Makoto Hoshino y el guion corre a cargo de Megumi Shimizu, ambos con una considerable carrera a sus espaldas.

El duro mundo de la consultoría


Continuar leyendo »

Kono oto tomare

Reconozco que, de vez en cuando, me apetece ver una serie deportiva. Ya saben, de esas donde los chavales forman parte de un club y deciden voluntariamente sacrificar toda adolescencia para entrenar para un lejano torneo (se ve que el concepto de «liga» les es totalmente ajeno). Si la serie, además, no trata de un deporte (o es un deporte raro, y a Chihayafuru me remito), mejor.

La última que ha caído en mis manos cambia el deporte por música. Por el koto, instrumento tradicional japonés de la familia de las cítaras. Dejando de lado esto, el planteamiento es el habitual: pequeño club de un instituto sin renombre, formado por la habitual mezcolanza de uno o dos genios, varios tipos normales y algunos mantas, que intentan, a base de esfuerzo más allá de lo razonable, destacar en los campeonatos del ramo.

Satowa y Chika se hacen querer.


Continuar leyendo »

Belle

Una chica traumatizada por la muerte de su madre encuentra una vía de escape en una red social, donde se convierte en todo un fenómeno viral como cantante. Un día, un alma atormentada se cruza en su camino, irrumpiendo en uno de sus conciertos virtuales. Desde ese momento, no dejará de buscar a esa persona, en la que reconoce unas heridas tan profundas como las suyas, queriendo hablar con ella, escucharla y ayudarla.

Suzu (derecha) y su amiga y productora Hiro. La información que gestiona Hiro en las pantallas nos llegará a saturar.


Continuar leyendo »

Josee, el tigre y los peces

Josee to Tora to Sakana-tachi nos presenta a Josee, una joven paralítica que vive enclaustrada en una vieja casa con una abuela algo sobreprotectora. En una de sus pocas salidas, le cae encima a Tsuneo, un joven estudiante de biología marina. Como buen universitario, anda corto de dinero y no puede rechazar la oferta de la abuela para cuidar de Josee. Tras los primeros e inevitables choques con los muros defensivos de la muchacha, Tsuneo va consiguiendo que Josee se vaya abriendo al mundo, salga de casa, se relacione con más gente y mire la vida con algo de interés.

La película, de la mano del estudio Bones (Wolf’s Rain), adapta la novela homónima de 1985 de Seiko Tanabe. Dirige Kotaro Tamura (Noragami), con guion de Sayaka Kuwamura y diseño de personajes de Nao Emoto. Se estrenó el pasado 2020, con unos meses de retraso por el Covid. Visualmente, es una auténtica delicia: diseño de personajes, animación, ritmo… La historia, por otra parte, es predecible, algo irregular y busca la lágrima fácil: tenemos el obvio mensaje de superación y el más obvio aún arco romántico. Una película bonita, que se disfruta un montón mientras se ve y luego se olvida con rapidez. Lo mejor, Josee y su peculiar abuela, que eclipsan al resto de personajes.

La película está editada en España por Selecta Visión y, ahora mismo, puede verse en Amazon Prime.

Fruits Basket

Fuits Basket nos presenta a unos cuantos miembros de un importante clan familiar japonés que tienen la peculiaridad de convertirse en los animales del zodíaco chino cuando alguien del sexo opuesto los abraza. Dos de ellos, la rata y el no-miembro gato, son chavales de instituto de buen ver cuyo camino se entrecruza con el de una guapa y algo pánfila chica. Promete un clásico triángulo amoroso con divertidos equívocos y problemas con el tema de las conversiones a animales.

Kyo, Tohru, Shigure y Yuki, en la casa que se convierte en el hogar de Tohru.


Continuar leyendo »

Palabras que burbujean como un refresco

El domingo, buscando algo que ver, encontré esta película en Netflix. A los treinta segundos de colores psicodélicos, paré y busqué algo de información sobre dónde me estaba metiendo. Como dirige Kyohei Ishiguro (Shigatsu wa Kimo no Uso) y el guion corre del veterano Dai Sato (Eureka Seven, varios capítulos de Cowboy Bebop y Kenran Butoh Sai, entre otros), decidí darle la oportunidad.

Es una historia de verano que transcurre en un centro comercial. Cherry es un chico callado y tímido al que le gusta componer haikus y que ayuda en el centro de mayores de día que hay en el centro comercial. Smile, la chica, es extrovertida y muy activa en redes sociales junto con sus hermanas (una influencer, vamos), pero con la adolescencia se ha acomplejado de sus dientes de conejo. Y el señor Fujiyama es un anciano que busca un disco perdido, si es que alguna vez lo tuvo. La vida de los tres (y de amigos y parientes) se entrecruza en esos días de verano y, al final, no está de más tener unos pañuelos cerca.

A las voces principales no las conozco (aunque ella, Hana Sugisaki, hizo de Rukia en la versión en imagen real de Bleach). En los secundarios tenemos a Kouichi Yamadera (Spike Spiegel) como el señor Fujiyama y también andan por ahí Kikuko Inoue, Aya Hisakawa y Maaya Sakamoto, entre otros. La música es de Kensuke Ushio.

86 (Eighty-Six)

La temporada de primavera también me trajo una serie bélica de escuadrón, 86. Una república altamente racista lucha contra un ejército máquina de un imperio vecino (tal imperio ya no existe, pues fue barrido por sus propias máquinas; uhm, esto me recuerda a un episodio de Babylon 5). Lucha empleando vehículos no tripulados por humanos. Es decir, por lo que ellos entienden por humanos. En la tierra de nadie entre las fortificaciones que defienden la República de Santa Magnolia, un terreno conocido como distrito 86, viven los sub-humanos que no tienen el color de pelo, ojos, piel, etc., apropiado. Conocidos como los 86 por su distrito, son obligados a luchar contra el invasor. Así, las autoridades de la República pueden vender a sus ciudadanos una guerra sin bajas, mientras se ahorran el coste y la logística de montar unos campos de exterminio.

Un momento de descanso


Continuar leyendo »

Seijo no Maryoku wa Bannou Desu

Una joven oficinista es invocada en otro mundo, sólo para ver al príncipe de turno declarar que la Elegida es la otra chica que ha aparecido junto a ella. A la oficinista la dan una habitación y se olvidan prácticamente de ella. Así empieza esta serie del ya muy manido género isekai. La chica, tras aceptar que no puede volver a su Japón natal, busca algo con lo que ocupar su tiempo y termina trabajando en la herboristería de palacio. No es una serie con grandes pretensiones ni original, pero sus episodios son ágiles y están bien narrados, ella se hace querer y su galante príncipe es un amor. No hace falta más.

La serie adapta en 12 episodios la serie de novelas ligeras (una parte, imagino, y espero una segunda temporada) de Yuka Tachibana. La serie tiene sus limitaciones técnicas y algunos problemas sonrojantes (esos carruajes más grandes por dentro que por fuera, por ejemplo), pero el plantel de voces es de primera. A la protagonista, Sei Takanashi, le pone voz Yu Ishikawa (Violet Evergarden), como príncipe azul tenemos a Takahiro Sakurai (Suzaku Kururugi en Code Geass) y podemos disfrutar de Jun Fukuyama haciendo de capullo integral con algo de corazoncito, por citar algunos.

La versión que he seguido ha sido la de Hakoniwasubs.

Higehiro

Hige o Soru. Soshite Joshi Kōsei o Hirō (también conocida como Higehiro) es una serie de la temporada de primavera de 2021, adaptación en 13 capítulos de la serie de novelas ligeras del mismo título de Shimesaba. Nos presenta a un oficinista que, volviendo a casa borracho después de que le hayan dado calabazas, recoge a una adolescente fugada. Bajo es te planteamiento, que no llama mucho a la confianza, se encuentra una de las mejores series de la temporada. Aún siendo una serie romántica (y con harén, para variar), la relación entre el oficinista y la adolescente está muy bien tratada, ofreciendo el primero a la segunda un refugio donde ésta pueda rehacer su autoestima y reunir valor para enfrentarse a la vida.

Una serie que, con su extra de ternura y mala baba, es de ver agradecido y puede que nos saque alguna lagrimita.

La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.