La colina de las amapolas

Después de la aburrida e insulsa Cuentos de Terramar no tenía mucha prisa por ver el segundo largometraje de Goro Miyazaki, hijo de Hayao Miyazaki. No podía estar más equivocado: es ésta lo borda y demuestra que, con él y con Hiromasa Yonebayashi (Arriety, El recuerdo de Marnie), en Ghibli hay talento para muchos años.


No es una película para ver con hambre

La colina de las amapolas cuenta una historia muy, muy sencilla y muchas veces contada: el primer amor durante la adolescencia. Los caminos de Umi Matsuzaki y Shun Kazama se cruzan en la defensa del viejo edificio que sirve de sede a los clubes del instituto. Y ya. Bueno, salvo porque su pasado está entrelazado de una forma que no se imaginan.

Lo importante está en el fondo, en el retrato del Japón de principios de los sesenta, en detalles como la preparación de las comidas, los caminos, los vehículos, las heridas de la guerra, todo ello aderezado con una colección de personajes entrañables (y alguno esperpéntico, como el miembro del club de filosofía).

Seguramente pasará a la historia como una obra menor del estudio, pero cada escena es una obra de arte. Una película para revisitar cuando perdamos la fe en el mundo.

Kokoro Connect

Cinco amigos (dos chicos y tres chicas) que forman un club se convierten en sujetos de investigación de un ente extraño y su amistad será puesta a prueba por variados fenómenos nada naturales: intercambio de cuerpos, regresiones a la infancia, pensamientos indiscretos… Ésta es la propuesta de Kokoro Connect, serie de novelas ligeras de Sadanatsu Anda con ilustraciones de Shiromizakana (habitual de Kyoto Animation y responsable del diseño de personajes de K-On y Tamako market). Las cuatro primeras fueron adaptadas al anime en 17 episodios por el estudio Silver Link bajo la batuta de Shin Oonuma (ambas ef) y Shinya Kawatsura en 2012.


Nagase e Inaba

Continuar leyendo »

Rokka no Yuusha

La serie de hoy pasó bajo mi radar en su momento, 2015. La han sacado estos días los chicos de Nanashi y, como es cortita (12 episodios), la he echado al saco para tener algo que ver mientras avanzan las de temporada. No es mala opción, aunque se desinfla y patina en los dos capítulos finales que podían haberse reducido a uno. Dejando de lado el final (en realidad un no-final, pues el anime adapta sólo la primera de las novelas de la serie), y éste por su desarrollo demasiado estirado, no es mala opción para pasar entretenidos un par de tardes.


Los seis héroes reunidos

Continuar leyendo »

Gate: Jieitai Kanochi nite, Kaku Tatakaeri

Un portal se abre en mitad de Tokyo y un ejército armado con espadas, lanzas y flechas irrumpe a sangre y fuego… hasta que llega el ejército del siglo XXI y pone las cosas en su sitio. Controlada la puerta, el gobierno japonés forma una cabeza de playa al otro lado, para saber qué amenazas hay allí y porque no hay país que se resista a un territorio virgen lleno de recursos naturales por explotar (bueno, se me ocurre uno donde el resultado sería más esperpéntico). Al otro lado de la puerta hay un mundo medieval-fantástico al uso, con elfos, magos, no-humanos, y la llegada de los japoneses y su tecnología, por mucho cuidado que pongan, amenazará con desestabilizar toda la zona (masacrar a un par de cientos de miles de soldados también ayuda).


Sin esas tres la serie ganaría un montón.

Continuar leyendo »

Nana

Una de las series de esta temporada es Fukumenkei Noise, adaptación del manga del mismo título. Un triángulo amoroso entre una chica y dos chicos que se reencuentran después de varios años. Ella, aún obsesionada con su primer amor y el segundo chico, aún obsesionada con ella. Chico A es compositor, chico B no compone desde que perdió a su musa, pero vuelve a componer cuando la reencuentra. Chica canta, chico B tiene grupo y chico A le compone las canciones (creo, no he visto muchos capítulos). En fin, un lío que podría estar interesante, pero con el que tengo un problema de base: el presente es en el instituto, el pasado es en primaria y no tiene sentido esa obsesión. Es una serie que pide a gritos personajes de más edad, con el presente en los 18-20 años al menos y el pasado en secundaria.

En casa no pudimos evitar compararla con Nana, claro. Y no pudimos evitar ver un capítulo de Nana, aunque fuera sólo para comparar la cosa de opening que tiene Fukumenkei con la fuerza del Rose de Anna Tsuchiya. Después del primer capítulo vienen los demás, claro. Son cosas que pasan.

Continuar leyendo »

Akagami no Shirayuki-hime

Seguimos con estas entradas cortas (no llegan a reseña, ¿recomendación, tal vez?) que me han permitido recuperar esa entrada de los lunes dedicada al anime que, en los nueve años de blog que llevo, nunca he conseguido que tenga una frecuencia decente. Para esta semana cambiamos el tercio y proponemos una serie romántica y ligera, sin grandes dramas, agradable y fácil de ver. Sin ser rompedora ni particularmente original, es un producto bien acabado, que cuenta bien unas historias sencillas y sabe aprovechar sus puntos fuertes y esconder sus flaquezas. La serie llegó en dos temporadas de 12 episodios en 2015, de la mano del estudio Bones (Wolf’s Rain, Fullmetal Alchemist) y bajo la dirección del veterano Mashiro Ando (la simpática Hanasaku Iroha, que tengo que comentar un día de éstos), adaptando el manga de Sorata Akiduki.


De izquierda a derecha, Mitsuhide, Kiki, Zen y Shirayuki

Continuar leyendo »

Sangatsu no Lion

Hay series que, en su momento, te marcan. Honey and Clover fue una de ellas, allá por 2005. Aún atesoro la versión de Tanoshii en el disco duro externo. Por eso, cuando me enteré de que este otoño teníamos adaptación de otro manga de la autora de Honey and Clover, esperé la nueva serie con mucha ilusión. Me ha costado encontrar una versión para ver, pero ha merecido la pena. Es, sin duda, una de las mejores de una temporada que, por lo demás, ha dejado buen sabor de boca.


Kyoko Koda, de los mejores personajes que he visto en años. Cada escena suya es puro dolor.

Continuar leyendo »