Majo no Tabitabi

Una guapa y despampanante bruja (nos lo recuerda en cada capítulo; no está pagada de sí misma, qué va) viaja por el mundo, siguiendo los pasos de otra bruja viajera que, en su época, escribió un libro sobre sus aventuras. Ésta es la premisa de Majo no Tabitabi, adaptación de 12 episodios de la serie de novelas ligeras del mismo nombre de Jougi Shiraishi. Relatos autoconclusivos, con algunos personajes recurrentes, en los que Elaina, la Bruja de la Ceniza y protagonista de la serie, viaja y observa lugares y gentes, involucrándose lo justo. Salvo en las pocas cosas que le afectan personalmente (como sus ropas y pertenencias), mantiene una distancia moral con todo lo que sucede a su alrededor que casa muy bien con su papel de bruja y de viajera, por más que deje entrever lo poco que le gusta la situación.

Es una serie llena de capítulos ligeros, simpáticos, graciosos y optimistas. También es una serie con capítulos oscuros y muy crueles. Hay ladrones torpes, alumnos aplicados, asesinos crueles, venganzas fratricidas. Hay un poco de todo. Una serie para verse uno o dos capítulos de cada vez y disfrutar de su aparente sencillez. Ha sido de lo más interesante del año pasado.

La serie es del estudio C2C (Harukana Receive). Dirige Toshiyuki Kubooka (la ya mencionada Harukana Receive) y cuenta con guion del veterano Kazuyuki Fudeyasu (Allison & Lillia, Nana). A Elina le pone voz Kaede Hondo, a quien ya tuvimos dando voz a la abuela (versión joven) de la protagonista en Iroduku. La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.

She-Ra y las princesas del poder

She-Ra y las princesas del poder es un remake muy libre de She-Ra: la princesa del poder, spin-off de He-Man de los años 80, producida por Dreamworks Animation para Netflix bajo la batuta de la ilustradora Noelle Stevenson. Está compuesta por 52 capítulos repartidos en cinco temporadas, tres completas de 13 episodios y dos medias, la segunda, de 7 y la tercera, de 6, que se estrenaron entre otoño de 2018 y primavera de 2020. Es una serie de animación tradicional, algo justa en el apartado técnico en las primeras temporadas. Su público objetivo es el mismo que la original: chicas de finales de colegio y principio de instituto.

Destello, Arco y Adora


Continuar leyendo »

Golden Kamuy

Dentro de nuestro ciclo de anime de cocina, no puedo dejar de recomendar esta serie (2 temporadas de 12 episodios, hasta la fecha), basada en el manga de Satoru Noda. A través del exsoldado Saichi-Sugimoto, superviviente de la guerra ruso-japonesa de 1905, que se gana la vida cazando y buscando oro en la isla de Hokaido, y de su compañera de cacería Asirpa, una chica ainu, conoceremos las costumbres de este pueblo y sus guisos y platos más representativos: mucha caza y pesca, chittatap para dar y tomar y la especial devoción de Asirpa por los sesos de todo bicho viviente.

Hay capítulos que no se pueden ver con el estómago vacío. Otros, en cambio, es mejor no verlos recién comidos.

Todo ello con la búsqueda de una cantidad exorbitante de oro robado a los ainus como telón de fondo y una de las mayores colecciones de asesinos, psicópatas, locos, soldados rotos por la guerra e hijos de mala madre en general que hayan visto reunidas en una misma obra.

La versión que he seguido es la de Nyuum.

Tenki no ko

Estos días tenemos en cines la última película de Makoto Shinkai (Kimi no na wa), Tenki no ko, conocida en inglés como Weathering with You y en español como El tiempo contigo. Había mucho interés por saber si en este trabajo volvería al intimismo de El jardín de las palabras o seguiría la senda iniciada con Kimi no na wa. La respuesta, mal que le pese a algunos, ha sido la segunda: Tenki no ko sigue el tema y la estructura de su hermana mayor, es decir, una historia de amor entre adolescentes con tintes fantásticos, toques de comedia y un desenlace dramático.


Continuar leyendo »

Fune wo Amu

El polvoriento y olvidado departamento de diccionarios de una gran editorial intenta sacar adelante un nuevo diccionario, el Daitokai. Desde el punto de vista de la última incorporación al departamento, el raro Mitsuya Majime (Takahiro Sakurai, Kururugi en Code Geass), conocemos el departamento y el largo desarrollo del diccionario.

Peculiar planteamiento para una serie peculiar, basada en la novela homónima de Shion Miura y dirigida por Toshimasa Kuroyanagi para el estudio Zexcs. 11 episodios de buena factura técnica donde tenemos un poco de todo: la carta de amor de varias páginas de Majime; el buen tándem de trabajo que hacen éste y el comercial Masashi Nishioka (Hiroshi Kamiya, Izaya en Durarara!!); la vieja casera de Majime, Take Hayashi (Ikuko Tani); la presencia relajante y estimulante a la vez del profesor Matsumoto (Mugihito, el veterano doctor de Uchuu Senkan Yamato 2199)… Todo un descubrimiento, ideal para las tardes de otoño que se avecinan.

La serie, hoy por hoy, está disponible en España en Amazon Prime como The Great Passage.

Irozuku Sekai no Ashita kara

Se nos presenta aquí una serie de instituto con el tradicional extraño club (cuatro chicas y tres chicos), con sus problemas y neuras. La protagonista es Hitomi Tsukishiro, una muchacha con problemas de depresión y baja autoestima que le provocan que vea en blanco y negro. Su llegada por sorpresa al instituto nos sirve de punto de entrada con el resto del club de fotografía, francamente encantadores (Shou Yamabuki, el fotógrafo y chico guay; Asagi Kazeno, su amiga de la infancia y especializada en hacer fotos a animales; el excéntrico Chigusa y la divertida Kurumi), y del más soso, pero con su encanto, miembro del club de arte: Yuito Aoi. Por algún motivo, Hitomi puede ver los colores de los dibujos de este último.

El grupo protagonista, al completo

La llegada de la abuela de Hitomi, Kohaku, todo lo contrario a su nieta, completa el club y el grupo de amigos.

Sí, he dicho su abuela.

Para dar un toque de originalidad a una historia más que vista, Iroduku mete magia y viajes en el tiempo en la ecuación: la Kohaku del futuro manda a su nieta al instituto de la Kohaku joven. Quitando la parte de la magia, el resto es el bien conocido paso de la infancia a la madurez a través de la adolescencia.

Serie de P.A.Works (True Tears, Glasslip), con el buen hacer habitual del estudio y que basa su encanto en un gran, gran trabajo de dibujo (edificios, calles, parques…), colores y música. Es del 2018 y está en Amazon Prime como Iroduku. Quizás lo más destacable sean los paseos por los cuadros, un toque a lo Mary Poppins con final oscuro.

Una serie interesante de ver por su apartado técnico, entretenida, aunque algo irregular.

Mai HiME

Dentro del género de chicas mágicas, el estudio Sunrise sorprendió en la temporada de otoño de 2004 con Mai HiME, serie original de 26 episodios dirigida por Masakazu Obara (Accel World) y escrita por Hiroyuki Yoshino (Macross Frontier). Mezclaba en una batidora de gran potencia los clichés del género con mucho humor absurdo, ecchi y fanservice (de 2004, o sea, mucho más discreto que lo que se tercia ahora, con insinuaciones, chistes y dobles sentidos) y con drama en grandes dosis. Todo ello para contarnos la historia de unas chicas con poderes, con familiares (Childs) pegándose con otros bichos (Orphans) mientras intentan ir a clase, trabajar a tiempo parcial, enamorarse y demás.


Continuar leyendo »

Shinrei Tantei Yakumo

Shinrei Tantei Yakumo es una serie de 2010 que tenía aburrida en el disco duro, esperando su oportunidad. 13 episodios del estudio Bee Train bajo la batuta de Tomoyuki Kurokawa que adaptan la novela de Manabu Kaminaga, un thiller sobrenatural que empieza con el caso de la semana que van enlazándose para desarrollar la trama central.


Yakumo, Kazutoshi y Haruka

La serie sigue las andanzas de Yakumo Saitō (Daisuke Ono, el rubio Shizuo Heiwajima en Durarara!!), un arisco estudiante universitario con un ojo rojo que le permite ver fantasmas, y su compañera Haruka Ozawa (Ayumi Fujimura, la protagonista de la simpática Kaichō wa Maid-sama!), y los líos en que se meten: el misterio que trae Haruka, las colaboraciones con el policía Kazutoshi Gotou (Hiroki Tōchi, Abel en Trinity Blood) y, conforme avanzamos, los propios misterios que rodean a Yakumo. Complementan a los protagonistas un nutrido grupo de secundarios: el tío de Yakumo, monje budista, y su hija; el novato compañero de Gotou, su capitana, el extravagante forense, la periodias; y los antagonistas, claro.

La serie me ha sorprendido y me ha gustado. Me ha sorprendido porque al principio me esperaba un desarrollo de «caso de la semana», con algo de desarrollo en los personajes, no que planteara una trama tan amplia en el tiempo y enlazando a tantos personajes como lo hace. Sin ser un anime sobresaliente, tiene un sabor a cine negro que lo hace una buena elección para un maratón de fin de semana.

La versión que he seguido es una colaboración de Ñyuum y RedlineSP.

Grancrest Senki

Una joven e impertinente maga que no quiere servir al señor que la ha contratado por su fama de mujeriego, tima a un joven caballero vagabundo y le complica la vida hasta límites insospechados. Posiblemente, esta sinopsis de Grancrest Senki no es la que encontrará el lector por ahí (hablará más de los nobles enfrentados, de la amenaza del Caos y cosas así), pero en mi casa esta serie ha sido conocida como «la de la maga entrometida y el chaval carismático».

«Tú atacas el flanco derecho, tú el izquierdo y yo el centro. Nos vemos en el campamento enemigo»

Es una serie de fantasía clásica, alejada del entorno videojueguil en vigor, lo que no es de extrañar proviniendo de la pluma de Ryo Mizuno (Record of Lodoss War). Empieza suave, pero en el capítulo nueve gira a un tono más sangriento y despiadado. Tiene un mogollón de personajes, tantos que parece una campaña de rol mía: entre nobles, magos, ayudantes y el tipo que pasaba por allí suman un par de decenas, al menos, todos fácilmente reconocibles, ya por un gesto o una forma de comportarse: la maga de las largas mangas, el mago de corte al que le rompen los esquemas cada dos por tres, el criado-guardaespaldas…

Son 24 episodios que, sin ser ninguna maravilla, suponen un soplo de aire clásico muy de agradecer. La única pega de importancia son algunas escenas de acción que parecen dibujadas por el becario. La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.

Goblin Slayer

Siguiendo con la moda de las series de ambientación rolera (variante videojuego japonés, cuyo enfoque siempre es pintoresco), donde los personajes se ven atrapados en un mundo de videojuego convertido en real o viven en un mundo con claras semejanzas, este otoño hemos tenido dos series, la de Tensei Shitara Slime Datta Ken (en mi casa conocida como la del limo) y Goblin Slayer. Como la primera sigue en emisión, hablaré hoy de la segunda.

Típico grupo de aventureros (cada cual de su padre y de su madre) en el descanso nocturno

Goblin Slayer es una serie de novelas ligeras, escritas por Kumo Kagyu e ilustradas por Noboru Kannatsuki. En mundo muy, pero que muy Old School, narra las andanzas de un aventurero especializado en la caza y exterminio del Cobalus malignans o goblin común. Su principal gancho es el tono descarnado con el que muestra el horror que supone el ataque del goblin para las zonas rurales.

La adaptación al anime, en 12 episodios (aunque seguramente vengan más temporadas) viene de la mano del estudio White Fox, que ya tiene alguna serie del tipo (Re:Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu), y dirige Takaharu Ozaki. Tiene un buen elenco de voces, entre las que destaca, para mí, Yōko Hikasa (Mio en K-ON!), por el tono desquiciante que le da a la bruja.

La serie es sí ha sido una decepción. Empieza bien, con una mala baba que me hizo recordar a Hai to Gensō no Grimgar, pero decae rapidísimo. La estructura es repetitiva (arco argumental, episodio de descanso, otro arco, otro descanso…); el ritmo de los episodios, irregular; las escenas de acción, también irregulares; la animación, tres cuartos de lo mismo. Me recuerda mucho a Gate: había chicha para hacer grandes cosas, pero las limitaciones tanto del original como de la adaptación lastran demasiado el conjunto.