El Ícaro — La desaparición del SG-5

Era la noche del festival de la cosecha, la noche en que murió Paolo. Mientras en la base del Ícaro el equipo de White buscaba a Neltha Laglaush, el SG-5 disfrutaba del banquete en el palacio real de Nidik. A cierta hora, ajeno a la inquietud de los oficiales, Grabié salió a tomar el aire acompañado del artillero Flanagan, a quien todos en la expedición tildaban de gafe y culpaban de su extraña aventura. Andaban los dos un tanto perjudicados tras fumar ciertas hierbas que el de Wissenschaft había traído de las Tierras Altas del Sur, razón por la que Ivanova y Shinmei los habían seguido discretamente, temiendo que pudieran liar alguna gamberrada nocturna.

Lo que no se esperaban es que surgiera un tipo grande de las sombras, se echara a Flanagan al hombro y echara a correr hacia una de las torres, subiera por ella y saltara al exterior, donde se reunió con un cómplice. Flanagan, creyendo que todo era una broma, se reía y soltaba grititos.

El SG-5 reaccionó como un solo hombre. Los tres corrieron en pos del extraño, esperando cazarlo antes de que ganara la torre. Por eso no dieron la voz de alarma. Pero no lograron acercarse a los secuestradores ni en la ciudad ni en el campo. Los persiguieron hasta el puerto de Nidik, sólo para ver cómo embarcaban en una imponente galera. El puerto parecía muerto, envuelto en la innatural niebla. El centinela estaba ido, drogado o hipnotizado y las gentes de la aldea dormían un sueño imperturbable. Sólo una persona se movía en la oscuridad, un pescador que acababa de llegar con su barca y a quien obligaron a llevarles tras la galera.

Continuar leyendo »

Desempolvé Nephilim

Este domingo pasado dirigí, por primera vez un una buena cantidad de años, a Nephilim. Una urgencia veterinaria de uno de mis gatos dio al traste con lo planeado: tuvimos que cancelar la partida, luego conseguimos reunirnos los suficientes (por los pelos), pero no me dio tiempo a preparar los personajes ni ciertas pistas (esto dio igual, ni se acercaron por allí). El resultado dista mucho de poder considerarlo “bueno”, con los dados dando por saco y los jugadores y el máster un tanto anquilosados y rígidos frente al sistema.

Con todo, fue divertido y me reencontré con un viejo amigo, con sus cosas buenas (como el concepto, la cábala o la sencillez del sistema) y sus cosas malas (como el sistema de habilidades, la brujería y los problemas intrínsecos de todo BRP). Con el Runequest 6 en la mano, dan ganas de meter mano al sistema y tunearlo. Lo que ya no me apetece tanto es preparar partidas de Nephilim. Fue la del domingo una aventura ligera y sin grandes pretensiones y, aun así, noté en exceso la falta de documentación. Es el precio a pagar para disfrutar del juego, un precio que, hoy por hoy, me resulta demasiado caro.

Pero escuchar otra vez “Habilidad de los justos”, “Manto de agua”, “Los querubines de la exasperación y la confusión” hacen que quiera volver a la época de las Cruzadas y contar una historia de templarios, asesinos, teutónicos y nephilim.

El desafío de los 30 días — Día 29 ¿Cuántos dados tienes?

Pues, dados míos, lo que se dice míos, pocos. Es decir, tengo dados de 4, 6, 8 y 12 según necesidades (un puñado de d6 que compré cuando dirigía a Piratas!!, por aquello del daño, un trío verde-rojo-gris que compré para The Babylon Project), pero son dados “del fondo”, donde los coge quien los necesite cuando los necesite. Los míos son estos:

  • El trío rojo-morado-verde los compré en el 95, no recuerdo si en Arte-9 o en Gen-x de Moncloa-Argüelles. Junto con uno negro liso que ya tenía, formaron mis dos d100 durante una buena temporada, siendo el rojo-negro el dado titular. Por desgracia, perdí el negro y el d100 titular pasó a ser el rojo-morado. Esos dos dados son los que uso en otros juegos que usen d10, como Cyberpunk, Piratas!! o (acompañados), juegos con sistema Sombra.
  • Cuando empecé a dirigir a Ánima me encontré con que el par rojo-morado se había acostumbrado tanto a BRP (Nephilim, Runequest y derivados) que no rendía bien, así que me compré otro d100, el negro/dorado-púrpura/dorado. Los números son un coñazo de ver, pero les he cogido mucho cariño.

Estos son mis dos dados de 100, que jamás se mezclan y jamás se prestan. Y, sí, con los dados de 10 y de 100 soy muy maniático.

  • Dados de 20 tengo dos: uno azul-gema que es para Pendragón y uno gris-mármol que es para D&D.

Los dados ajenos: además de mis dados y de los dados del fondo común, tengo dos d100 que no son míos. Son para uso de otros jugadores. El verde que mencionaba antes y uno trasparente forman uno de los dados; dos dados gema, uno marrón y otro morado, el segundo. Esto viene de los tiempos de mi campaña de Nephilim Los Guardianes del Grial, en la que tenía a dos jugadoras novatas (Nephilim fue su primer juego de rol) y les tuve que prestar dados. El transparente no sé de dónde salió y el par marrón-morado lo compré ya en Badajoz. Son dados que llevo por si algún otro jugador está sin dados, pero que yo jamás uso. Hace unos meses empecé como jugador una campaña de Stormbringer y quise recuperar el par morado-verde, pero tras media hora revolviéndome incómodo en mi silla, entendí que, por mucho que me doliera, el verde ya no es mío y volví al rojo-morado.

Y, colorín, colorado, este desafío se ha acabado. La última pregunta, proponer una para el siguiente desafío, no la voy a contestar porque no se me ocurre ninguna. Cuando tenga un rato prepararé una entrada con mis reflexiones sobre el desafío y lo que ha dado de sí y cerraré este ajetreado mes de noviembre.

Un saludo a todos, todos.

El desafío de los 30 días — Días 27 y 28

Ayer me salté la entrada del desafío para juntarla con la de hoy para no publicar cuatro líneas guarras. Entiéndanme, mis entrada suelen rondar las mil palabras, trescientas arriba o abajo, y publicar un sms me daba cosa.

Día 27 ¿Qué juego de rol tienes en tu mesita?

The Babylon Project. Ya lo he dicho alguna vez: este manual es mi libro de cabecera en lo que a preparación de campañas se refiere y siempre me releo su capítulo de campañas cuando empiezo a preparar una. No voy a repetirme mucho sobre el tema, ya le hice una reseña (aquí) y, sobre el tema de las campañas épicas en tres actos, comencé una serie (partes uno, dos, tres y cuatro) que, el día que prepare la siguiente, terminaré.

Día 28 ¿Qué juego de rol has vendido?

Ninguno. En su día regalé un suplemento de MERP que no usé nunca. Me terminé arrepintiendo, así que no soy muy dado a vender nada. Como tampoco tengo una gran colección, prefiero guardar y esperar, confiando en sacar rendimiento al libro en cuestión. Tengo, eso sí, y como comenté en la entrada del día 23, tengo dos firmes candidatos a salir de mi estantería, vendidos o regalados: la Caja Negra de Aventuras en la Marca del Este y Eldarad.

El desafío de los 30 días — Día 26 Fuera de tu entorno rolero eres…

Soy rebelde, antisocial y violento. ¡Eh, no miento! Es lo que me ha salido en la tabla de rasgos de personalidad de Cyberpunk. Ya más en serio diré que…

  • No soy cubano, ni me llamo Pepe. José Sánchez Aguamejía, alias “El Cubano” o “Ercubano” fue un personaje mío de Cyberpunk. Y Cuberterías de Albacete, Import & Export, una tapadera de su negocio de tráfico de armas al por menor.
  • Estoy felizmente casado (si digo otra cosa, seguro que cobro al llegar a casa). La conocí en un club de rol, en una época en la que andaba justo de jugadores. Era la más prometedora del club, así que la fiché tentándola con todas mis artes de máster (véase la entrada del día 5). Ella se vengó usando malas artes (nunca me he podido resistir a unas cañas) para conquistarme.
  • Mi vocación por la informática es tardía. Tras largo periplo universitario sin frutos, decidí cambiar de tercio. Con un FP, porque era más barato. De administración de sistemas, porque no me gustaba programar. Ahora tengo un trabajo que me apasiona, en una empresa en crecimiento. En el departamento hemos conseguido que se quede en casa lo que antes se mandaba hacer fuera (implantaciones, desarrollos…). Hasta le he cogido el gusto a la programación. Mi última criatura lleva en tiempo real los movimientos de almacén y producción y para el año que viene tenemos ya un proyecto más grande.
  • Pero el trabajo se ha comido buena parte de mi vida. Llevo cuatro años sin un sitio de trabajo en casa (una mesa donde poner el ordenador y sentarme cómodamente, vamos) y lo he notado: no he jugado a videojuegos en todo este tiempo; no he podido seguir con el fansub (y lo echo de menos, era relajante) y casi me cuesta este blog (el otro lo tengo ya casi dado por perdido).
  • Con la edad mis habilidades sociales se han ido anquilosando y ahora me siento muy incómodo entre multitudes (más de cinco personas).

Nos vemos en el Forlon.

El desafío de los 30 días — Día 25 Una película que debería ser juego de rol

Pues… No sé. Se me ocurren varias opciones, pero para campañas. Por ejemplo, Ronin (Cyberpunk sin ciberequipo), El guerrero nº 13 (Runequest) o Los violentos de Kelly (Comandos de Guerra). Cualquiera de aventuras de los años 30, como Beau Gest (me acerqué con Fort Nakhti) o Tres lanceros bengalíes. Y creo que no habría sandbox más épico que una adaptación de El hombre que pudo reinar. Cambiando de tercio, la misteriosa y desasosegante Shin Sekai Yori daría para una campaña autojugable estilo las que está sacando Nosolorol de primer nivel.

Y no sé qué más decir.

El desafío de los 30 días — Día 24 El libro rolero más raro que tienes

Pues… ni idea, oiga. No tengo incunables, ni ediciones numeradas, ni un Runequest primera edición. Mi colección rolera es pequeña como para tener bichos raros. La verdad es que pensaba saltarme esta entrada, pero después de leer lo que han contado otros blogs, voy a proponer tres candidatos y me decís si alguno puede considerarse raro:

  • Un Comandos de Guerra de Cronópolis firmado por el autor (de un campeonato de dicho juego, en las semana cultural de aeronáuticos técnicos hace la tira de años).
  • Nephilim y Selenim. No hay más porque no se publicaron más en español. No sé de cuánto sería la tirada, pero con los años me he encontrado a un montón de gente que conoce el juego, así que tan raro no será.
  • The Babylon Project, el primer juego de rol de Babylon 5. Lo sacó una compañía pequeña, desapareció en seguida, pero el sistema es, pese a sus errores de juventud, mucho más interesante que el Babydungeon 5 que sacaron después.

Bueno, ustedes dirán. ¿Alguno entra en la categoría de raro?