Baile de máscaras

Una detonación seca se coló en el salón de baile por los grandes ventanales abiertos, levantando gritos de sorpresa entre los jóvenes de ambos sexos que, hasta el momento, habían estado concentrados en el difícil arte de la danza. En la explanada frente a la casa, un grupo de excitados jóvenes revoloteaban entre risas alrededor del marqués de l’Aigle Couronné, que sostenía un vetusto trueno de mano aún humeante.


La señora de Carbellac frunció el ceño, hizo un gesto a la pianista para que reanudara la clase y salió del salón, para entrar en el siguiente, donde una docena de hombres de diversa edad realizaban ejercicios de esgrima. Al no ver a su marido allí, cruzó por una puerta disimulada tras un tapiz que daba acceso a un saloncito más pequeño. Tres figuras menudas enfundadas en ropas acolchadas y máscaras recibían clase de un hombre alto, de mediana edad y hermosos ojos azules.

Jehanne de Carbellac

Eugène de Guignes, marqués de l’Aigle Couronné

—Querido, el señor de Guignes se ha vuelto a traer ese artefacto del demonio e interrumpe mi clase. Deberíais decirle que baje a la playa a pegar tiros.

—Querida, así lo haría con gusto —repuso el señor de Carbellac—. Pero el marqués de l’Aigle Couronné es hombre inquisitivo y podría descubrir que vuestro sobrino aún nos visita las noches de luna nueva.

La señora de Carbellac contestó con un mohín.

—Por lo menos, que se vaya al bosquecillo de álamos.

Al salir, se fijó en una de las tres figuras que, tras sus compañeras, trataba de pasar desapercibida.

—Chloé, ¿qué os tengo dicho? Id a cambiaos y acudid al salón de baile.

—Sí, madre —contestó una dulce voz de pajarito.

Jean Louis de Carbellac

—Querido —continuó la señora de Carbellac—, ya sabéis que no apruebo que enseñes esgrima a nuestra hija.

—Querida, no siempre va a tener un hombre a mano que defienda su honor —el señor de Carbellac interrumpió las objeciones de su esposa levantando un dedo admonitorio— y ya sabéis que no apruebo el uso del veneno.

Si los hados nos son propicios, esta primavera estrenaremos campaña. Vuelta al folletín de aventuras y a las historias de capa y espada. Muy pronto, en su mi mesa de juego.

Un comentario para “Baile de máscaras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.