Baile de máscaras — La maldición de los Leclair

Bélis, a 7 leguas de Aubigne, era el centro de las tierras de los Leclair. Era una zona de colinas escarpadas y valles estrechos y vieron cultivos en terrazas, mucho bosque y dehesas para el ganado. El propio pueblo se encontraba entre dos colinas, la menor coronada por la iglesia y la mayor, por la mansión de los vizcondes de Vizaret. Era una mansión alargada, que seguía la cresta de la colina y que había crecido desde una torre de piedra de origen, sin duda, militar.

Colette y Noel habían mandado a su cochero tan pronto llegaron a Aubigne para avisar de su visita y les esperaba un coche al bajarse de la diligencia, un elegante faetón tirado por mulas. Con los hermanos Leclair iban Michel, Marie y Chloé, que querían aprovechar el viaje al máximo.

Fueron recibidos en el jardín de la mansión, que se extendía en terrazas ladera abajo, por la vizcondesa, una anciana tan encantadora como aguda.

La vizcondesa de Vizaret tenía un aire a esta señora.


Continuar leyendo »

Baile de máscaras — La maldición de los Lafleur

Llegaron a la mansión de los D’Aubigne el cuarto día al anochecer, sin más imprevistos. Estaba situada a media legua del propio pueblo de Aubigne y era grande, más incluso que la casa de los condes de Carbellac y mucho más que el palacio que la familia tenía en Chaville. El servicio, encabezado por Olivier, el mayordomo (un hombre de sesenta y tantos años, recto y serio), les dio la bienvenida. Los postillones recogieron los caballos y se los llevaron de vuelta a la casa de postas del pueblo, los mozos de cuadra se encargaron de retirar los coches y los criados se hicieron cargo del equipaje, mientras Olivier y su esposa, el ama de llaves, enseñaban, a los dos hermanos y a sus invitados, las habitaciones. Julien y Jacques se hospedaban en sus cuartos, en el ala familiar, claro. Los invitados nobles se repartieron por el ala de invitados de la misma planta, que disponía de amplios dormitorios con antecámara y baño. Gwen y los niños fueron alojados en el ala preparada para invitados menores.

Había un lago, alimentado por un riachuelo que venía del parque, en el que pudieron pescar y disfrutar de una hermosa puesta de sol.


Continuar leyendo »

Baile de máscaras — Espectros en la niebla

En la mañana del lunes 27 de agosto de 988, diez días después de su vuelta y una semana tras la muerte del conde de Gévaudan, Colette, Jacques, Julien y Michel se reunían en la casa de postas, listos para comenzar su viaje a tierras de los condes d’Aubigne, donde esperaban tanto disfrutar de unos días de descanso alejados del mar y del ajetreo de la ciudad como, algunos de ellos, investigar sobre sus linajes. Iban con ellos Marie Laffount, Noel Leclair y Gwen y sus hermanos. Julien, artífice de la expedición, había alquilado un cómodo coche de viaje, mientras que los Leclair aportaban en landó familiar, ambos con tiro de cuatro caballos.


Continuar leyendo »

Night City Herald — Estalla la revuelta en España

4 de diciembre, Madrid, España.

La ejecución sumaria ayer tarde, por parte de representantes del gobierno francés, de dos independentistas españoles que asaltaron a su embajador en Zaragoza ha hecho estallar la rebelión en las calles. El país se halla sumido casi en una situación de guerra civil, al disolverse el gobierno en dos facciones. La primera, del gobierno francófilo de España, que emitió una nota formal de protesta por el ejemplar castigo impuesto a los independentistas pero continúa en su política de apaciguamiento, y la segunda, formada por la mayoría de los miembros de los cuerpos políticos que afirman que ese asesinato es la gota que colma el vaso. Y eso parece pensar la práctica totalidad del pueblo español, que ya esta mañana se ha lanzado a la calle para protestar y proceder, de paso, a la quema y destrucción de cuantos edificios oficiales, iglesias y comercios les salieran al paso.

Los encarnizados combates contra las fuerzas del orden público y el ejército tomaron cierto componente caótico al volverse el 90% de las primeras contra las segundas, que se ha resuelto por el momento con la victoria de los rebeldes.

Esta situación se ha visto repetida por toda la Península y parece que, de seguir así la situación, se conseguiría una total separación de todo elemento galo en menos de 48 horas. El presidente en funciones de la España independentista, Fermín Caballero Martínez, ha hecho un llamamiento al pueblo para avisarles de que no se dejen llevar por la euforia, pues se ha podido saber que al otro lado de los Pirineos se encuentra un enorme contingente de fuerzas francesas dispuestas a iniciar un ataque. «Vamos a acabar lo que no pudimos hace 200 años», ha dicho René Pontneuf, comandante en jefe de las fuerzas galas.

El gobierno de la UE ha aconsejado calma a ambos países, pero no parece que vaya a intervenir de producirse un conflicto armado, mientras el gobierno francés ha realizado también una protesta formal al sospecharse que ciertos elementos terroristas de los independentistas pudieran haber sido entrenados por especialistas alemanes. Alemania se ha abstenido de realizar declaraciones por el momento, si bien de confirmarse tal extremo podría darse una situación de tensión política que podría acabar con buena parte de la UE tal y como la conocemos ahora, si no con su totalidad. De momento ya se están produciendo facciones en el seno de la Unión, con apoyos a unos y a otros.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

Night City Herald — EE.UU. firma el armisticio

1 de diciembre, Crystal Palace, OCT.

La delegación del gobierno estadounidense llegó ayer a la estación de Crystal Palace para negociar el cese de las hostilidades con la República Orbital de Nueva Jamaica.

Los representantes diplomáticos neojamaicanos consiguieron la firma de un documento sin precedentes en la historia de los EE.UU., al aceptar estos últimos toda la responsabilidad por la guerra y comprometerse a prestar ayuda económica y pagar fuertes sanciones e indemnizaciones al pueblo de Nueva Jamaica.

El mismo pueblo que ya ha comenzado las celebraciones por la victoria sobre sus agresores y la humillación impuesta por su pequeño país a la que sigue siendo, aunque menos, una potencia mundial.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

Night City Herald — Nuevas pistas en la matanza del vuelo 311

29 de noviembre, Crystal Palace, OCT.

La comisión investigadora del accidente que el pasado septiembre costó la vida a 2.338 personas al estrellarse un transporte contra la superficie marciana ha puesto en circulación una nueva publicación con los más recientes avances en sus investigaciones, según los cuales la información divulgada al poco de producirse dicho accidente era falsa, culpando a un conocido asesino internacional y sus socios por un crimen no cometido.

Una tercera parte no especificada abordó el transporte cuando se encontraba a unos días de viaje del planeta rojo y destruyó los sistemas de aproximación automáticos, que habrían maniobrado la nave hasta situarla en una órbita estable. Así pues, lo único que queda por descubrir es la identidad de esta tercera parte. Nótese, empero, que siguen las operaciones de busca y captura del asesino, que aún siendo inocente de la masacre, sigue siendo culpable de la muerte de un número indeterminado de pasajeros y miembros de la tripulación.

N. del E.: Black Wolf sigue con las suyas. Como Atlantis se le quedó pequeña, probó con el espacio. Lo que teníamos que hacer para pagarnos los bioimplantes de Biotechnica.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor. Queda prohibida la reproducción sin el permiso del autor.

Night City Herald — Ofensiva en Atlantis

23 de noviembre, Atlantis, EE.UU.

Las fuerzas corporativas han iniciado hoy una nueva ofensiva contra las tropas de defensa de Atlantis en respuesta a las últimas acciones atlantes, que han sorprendido a todos los analistas militares al llevar su situación en la guerra de prácticamente perdedora a virtualmente ganadora. Buena parte de ese mérito se debe a la ayuda económica y física de algunas corporaciones rivales de Arasaka y Militech y demás componentes de la alianza agresora, además del enorme flujo de tropas mercenarias que reciben los defensores.

La importancia de estas tropas mercenarias, subestimada hasta hace muy poco, ha llevado a Arasaka a ofrecer sustanciosas recompensas por las cabezas de los soldados de fortuna más conocidos. Entre estos se cuentan, por ejemplo, el brigadier sir John James Stuart III (3.000.000ed), el sargento Bubba O’Brien (1.000.000ed), el coronel Christopher [Black Wolf] Schultz (2.500.000ed), el comandante José Quintana (1.5000.000ed) o la teniente Sheila Williams (1.475.000ed).

Numerosos grupos han criticado este anuncio y al gobierno de los EE.UU. por no actuar en la que, al fin y al cabo, sigue siendo su ciudad. Teniendo en cuenta lo bien que les caen las revoluciones en sus territorios, al verdad es que pecan de una falta de previsión notable, pues si, como parece por el momento, los atlantes ganan esta guerra, es casi seguro que no van a estar llenos por un sentimiento de gratitud hacia una nación que les da de lado.

N. del E.: esta noticia pertenece a la hoja de noticias del 4 de diciembre. Para no saturar ese día con estas minientradas, las iré publicando, con otras fechas, estos días.

También podemos ver que Black Wolf empieza a sumar recompensas por su cabeza. Y las que quedan.

© MvR 1998. Publicado con el permiso del autor.

Runequest — Aventuras del director de juego

En las postrimerías de octubre, y cuando ya casi se cumple un año de la salida del manual básico, ha llegado a las tiendas la pantalla de Runquest, aventuras en Glorantha. Con el nombre de Aventuras del director de juego, es un suplemento con mucha información que me permitirá sacar el manual de la estantería, quitarle el polvo y darle algo de uso. Es un señor suplemento cuya principal pega es el tiempo que hemos tardado en tenerlo las manos y que viene con un montón de cosas:


Continuar leyendo »

Baile de máscaras – La vuelta a casa III

Después de acompañar a Chloé hasta el coche y asegurarle que iría a verla; después de darle una carta a Michel para los padres de su amiga y repetirle varias veces que no se le olvidara dársela; después de despedirse de Julien y los Dragunov… Después de todo eso, cuando Colette se dio la vuelta, se dio cuenta de que ella y Gwen estaban solas en el muelle, entre marineros, estibadores, pilluelos, buscavidas y ociosos. Jacques, que, según Julien, iba a acompañarlas, se había esfumado.


Continuar leyendo »

Baile de máscaras – La vuelta a casa II

El coche de alquiler traqueteaba por el camino de la costa. En Chaville, el calor era húmedo y pegajoso, como en todos sus veranos, pero allí la brisa que cruzaba el coche resultaba agradable. Chloé, el fantasma febril y macilento en que se había convertido, dormitaba sobre el brazo de Michel y sonreía, por primera vez en las últimas semanas, como si sintiera que cada bache y cada curva del polvoriento camino le daban la bienvenida.

—Ya estamos cerca —susurró Michel, besándola tiernamente en la mejilla.

La casa de los Carbellac estaba vacía: sin coches aparcados en el patio ni gente en los jardines. Los viernes no había clases ni tertulias, ya que era el día que la familia se tomaba para sí misma. Jacob, el mayordomo, salió a la puerta al entrar el coche en el jardín. Un mozo corrió a sujetar el caballo y un criado, a abrir la portezuela. Al ver a los pasajeros, ahogó un grito que hizo acercarse a Jacob.

—¡Buen Dios! ¡La señorita!

Jacob y Michel ayudaron a Chloé a entrar en la casa, mientras los criados descargaban el coche y le proporcionaban un refresco al caballo y al cochero.


Continuar leyendo »