XII jornadas de juegos de rol y de mesa de Sevilla

Este fin de semana pasado se celebraron las jornadas de rol y juegos de mesa de El Dirigible (y van tres años seguidos, sin faltar), en su habitual emplazamiento en la Alameda de Hércules. No terminó de llamarme la oferta que había como jugador, pero me animé como máster y presenté dos partidas el sábado: una de Pendragón para la mañana y otra de Ánima para la tarde. La de la mañana no tenía mucha esperanza de verla en marcha: no es Pendragón un juego muy popular y la mañana de los sábados suele estar mustia la asistencia. Pero, oye, al final tuve dos jugadores y nos dio tiempo, apretando un poco el acelerador al final, a terminarla. Era una aventura que ya he dirigido un par de veces, la muerte de sir Hywel (también conocida como La aventura de la daga de plata), aventura sencilla que daba para probar el sistema de juego y que tiene un giro feérico cerca del final que dejó a los jugadores a contrapié.

Para la tarde, llevaba Aventura en el balneario, aventura que que me salvó la campaña de Sakura. La tenía pensada para tres jugadores, con posibilidad de meter un cuarto. Al final, fueron sólo dos, que escogieron a Reiko y Genji (ya es casualidad). El tercer pj, Manobu Raiden, fue degradado a pnj y de sufrida chica teníamos esta vez a la hermana de Raiden. La partida estaba planteada para 4 horas, empezamos a las 17:30 e íbamos a buen ritmo (no rápidos, pero dentro de horario), pero el mal tiempo, que el viernes hizo presencia como una terrible tormenta y fortísimo viento, volvió a ponerse de cara y a eso de las 20:00, temiendo que la cosa fuera a peor, decidimos cortar e intentar llegar a nuestras respectivas casas.

Una pena, pues quedamos justo en el espectáculo de teatro, cuando son víctimas del hechizo y toca echar mano de metajuego para arreglar el desaguisado. Hasta el momento, estaba siendo una sesión muy, muy divertida, con mucho roleo, con Reiko pinchando a Genji y la hermana de Manobu haciéndose querer. Espero coincidir con ellos algún otro día en mesa.

En resumen, fue un día bien aprovechado. Es, si no me equivoco, la quinta vez que voy a estas jornadas. La primera tuvimos la genial El gallipanda y la polea y en ésta íbamos camino de algo similar. A ver que nos depara el año que viene.

Deja un comentario