Una araña en la telaraña I

Ayer me llevé un disgusto y una alegría. He perdido la información de una campaña que tenía a medio preparar de Ánima (Las aventuras del gabacho y el tuareg, nombre provisional): pnjs, facciones, organizaciones, el arranque de la primera partida y el desarrollo de la última. Con tanto trajín, cambios de sistema operativo, de ordenador y tal, no encuentro los archivos. Lo peor es que tampoco encuentro la copia impresa. La alegría me la dio encontrar un viejo grupo de correo de Yahoo que hice para comentar con mis jugadores mi primera campaña de Ánima y, en él, los resúmenes de casi toda la campaña. No está completa (faltan las tres últimas partidas, que ya comentaré en otra ocasión) y está escrito desde el punto de vista de lo que saben los jugadores, pero sirve para hacernos una idea de lo que ocurrió y presentar a la familia Visnij y su pintoresco grupo de mercenarios.

La campaña fue jugada antes de que saliera Gaïa (empezamos antes de que saliera la pantalla), así que hay cosas que no se ajustan demasiado al Phaion explicado en ese libro. No he tocado esas descripciones (si acaso, añadido algunas notas) y me he limitado a cambiar la (ejem) ciudad portuaria de Markushias por la de Hong Kua, una vez vimos que Markushias estaba en el lado equivocado de una cordillera montañosa que en el pequeño mapa del libro básico no se apreciaba. Las notas actuales irán en este tipo de letra, para distinguirlas del texto original.

El título demuestra mi incapacidad para pensar buenos títulos. Es el de un capítulo de Babylon 5 y también lo usé para una aventura de Selenim.

Prólogo.

Empezábamos pocos meses después de la muerte del emperador y de la desaparición de la suma arzobispo Eljared, terminando así su reino de terror y la guerra civil que había provocado. La joven Elisabetta fue nombrada emperatriz, aunque no fue aceptada por todos. Muchos principados se declararon independientes o “pasaron del tema”, con lo que el Sacro Impero de Abel quedó reducido a una pequeña parte de Gaïa. La principal amenaza al Impero es la joven Alianza Azur, que se presenta como un nuevo imperio.

Ajeno a este jaleo, un rechoncho bajel se hacía a la mar desde Shivat (China) hacia Phaion con carga y pasajeros. El bajel pertenecía a la familia Visnij, una de las grandes familias comerciantes de Phaion y miembro de la Asociación de Mercaderes que gobierna el principado (megacorp.). Entre el pasaje, una bella muchacha lannetense (Soi Fong), una hermosa chica de rasgos occidentales (Diaratyh) y un hombre joven que parecía provenir de las zonas centrales del imperio (Bruno). En el camino, la banda de piratas de Giro-Batol el javanés y el cocinero del bajel, comprado. De cena, arroz y salmón, convenientemente sazonado y drogado.

Cada cual se despertó luego donde le tocó: la mayor parte de los marineros, en el estómago de algún tiburón; un matrimonio de ricos hacendados, en su mansión, una vez pagado el rescate; el capitán del bajel y Bruno, en una incómoda celda de viejo castillo que servía de guarida a la banda de Giro-Batol, a la espera de pedir y cobrar rescate; Soi Fong y Diaratyh en las mazmorras, a la espera de ser vendidas a algún jeque kushistaní. A ninguno de los cuatro pareció gustarles el alojamiento y decidieron cambiar de aires, robando una embarcación para continuar viaje a Markushias, capital de Phaion Hong Kua, el gran puerto de Phaion.

Durante la fuga, quedó claro que Soi Fong no era una inocente viajera ni estaba en el bajel por casualidad: era un agente de la familia Visnij cuyo objetivo era reunir información sobre un topo que tenía Giro-Batol entre los hombres de Visnij. El topo fue luego identificado, interrogado y severamente reprendido por sus acciones, para terminar inaugurando una nueva piscifactoría.

Ya en Markushias, Bruno y Diaratyh conocieron a Goran, heredero de la familia Visnij, quien se disculpó por las molestias sufridas en el viaje y les ofreció un puesto en la heterogénea banda que forma el ejército privado de los Visnij [conocidos como Los hombres de Visnij en el mundillo].

Parte 1: Aventuras en la gran ciudad.

Hong Kua, segunda ciudad en importancia de Phaion. Situada en la bahía del mismo nombre, es una ciudad dinámica y cosmopolita. Sus amplios muelles acogen galeras, bajeles y juncos de todo el Mar Interior y el Mar Oriental. En la ciudad se puede conseguir cualquier producto de cualquier parte del Imperio, especialmente en el Zoco, una colección de callejuelas imposibles llenas de los más variopintos puestos. Ofrece todo tipo de alojamientos y diversiones. Entre sus monumentos destacan la Catedral de Nuestra Señora, la Torre de la Doncella (sede de la aduana), el Palacio de la Alianza, sede del gobierno, y los palacios de las principales Familias Comerciantes, donde encontramos desde el rococó modernista de la familia O Domhnaill y la engañosa fragilidad lannetense del castillo Takeshi hasta la fortaleza de los Visnij.

La joven Alianza Azur ha empezado a moverse. Y rápido. Una gran cantidad de dinero ha sido enviada a Phaion, a través de una tupida red de bancos para ocultar su origen. La última etapa conocida ha sido de los banqueros Hong de Shivat a la Casa Giraldo en Phaion. El envío consistía tanto en cartas de pago como en una gran cantidad de efectivo.

Estos movimientos no han pasado desapercibidos a la familia Visnij. El cabeza de familia, Thomas [¡Inconsistencia! Las cuartillas manuscritas que tengo hablan de Slobodan, nombre usado en la campaña actual], y su sobrino y heredero, Goran, decidieron hablar con Giraldo antes de desvelar la información a la Asociación de Mercaderes, durante una cena de negocios. No lograron nada y, de vuelta a casa, fueron asaltados por una banda comandada por un norteño llamado, como se supo luego, Höel. En el asalto, varios de los atacantes murieron, y tanto Goran como Bruno fueron heridos [La escolta de la noche estaba formada por Bruno, Valen, Sousuke y Séan, siendo la compañía femenina Diaratyh y Soi Fong. Kanbei se enfadó mucho con Goran por no haberle llevado].

Este ataque le sirvió a Goran de excusa para pasar a la acción. Antes de que lo ocurrido se hiciera público (lo que llevaría a que interviniese la Guardia y a una larga y posiblemente inútil investigación) envía a dos agentes a casa de Giraldo para comprobar si tenía o no algo que ver en la emboscada y para conseguir documentos e información sobre el dinero de Azur. La intrusión nocturna fue un fracaso total. Diaratyh y Soi Fong fueron descubiertas (aunque por fortuna no identificadas y pudieron huir). Höel estaba reunido con Giraldo (¿Giraldo, implicado? Respuesta: sí) y, creyendo que le había traicionado, lo mató y se dio a la fuga. Resultado final: una familia envuelta en luchas sucesorias y Goran con cara de fastidio.

Posteriormente, el nuevo cabeza de familia confesó a Goran que Höel les chantajeaba, y por ello tuvieron que hacer de intermediarios en el asunto del dinero, cuyo origen desconocían, y en el intento de asesinato de Goran y Thomas Slobodan, que no lo volverían a hacer y se estarían quietecitos, pero que cualquier intento de conseguir información al respecto tendría consecuencias desagradables; Goran no creyó gran cosa, pero lo dejó estar… los Giraldo estaban neutralizados y tenía dos nuevos topos entre ellos, así que sólo era cuestión de paciencia…

Dos caminos se abrían ante Goran: encontrar a Höel o seguir la pista del dinero en efectivo. Como es un tipo listo, decidió seguir las dos: puso a Valen tras la pista del norteño y organizó una incursión nocturna a la Torre de la Doncella, la sede de la aduana de Hong Kua (previo eliminar toda vinculación con los asaltantes y estar en condiciones de jurar y perjurar que no los conocía ni jamás habían trabajado para él). El equipo estuvo formado por Diaratyh, Bruno, Adán y Dereck y, contra todo pronóstico, entraron y salieron sin ser detectados. Lástima que ya se les habían adelantado: la hoja del libro que hacía referencia al desembarco del oro había sido falsificada ese mismo día. Por fortuna se dieron cuenta, consiguieron el nombre del escriba que había tenido acceso al libro ese día y encontraron al escriba en su casa… llevaba muerto tres o cuatro días. El asunto se estaba poniendo un pelín macabro y ya incluía a un poderoso nigromante y un falsificador conocido por todas las familias. El rastro apuntaba finalmente a la familia O Domhnaill, una de las familias más antiguas de Phaion.

Parte 2: la historia se complica.

Hong Kua no es una ciudad insegura, aunque tampoco se puede decir que sea segura. Demasiados marineros y mercenarios para poder serlo. Los altercados nocturnos, sobre todo en ciertos barrios cercanos al puerto, son habituales. Peleas de marineros borrachos, ajustes de cuentas, discusiones entre mercenarios de una u otra familia… todo un conjunto de incidentes menores (menores por el status de los implicados, no por el número de víctimas) que tiene su contrapartida elegante entre las altas esferas: menos incidentes, aunque más sonados, con el veneno como causa de defunción natural más común y contagiosa. Con todo, la abundante burguesía comerciante vive una existencia tranquila, con pocos robos y, en general, poca violencia. La Guardia, bien entrenada y equipada, dedica toda su energía a los delitos que afectan a burgueses, comerciantes extranjeros y turistas mientras deja que los casos mayores los solvente el Consejo y los menores no salgan a flote (es considerado cierto que los maceteros con argollas instalados hace poco en el puerto tienen como único fin servir de peso para que, efectivamente, no floten).

Incluso para una ciudad de vida alegre como Hong Kua hay límites. La muerte de signore Giraldo, cabeza de familia, y el atentado contra Thomas Slobodan y Goran Visnij, cabeza de familia y heredero, respectivamente, han sido los incidentes más graves, pero no los únicos. En las últimas dos semanas se han producido varios atentados contra miembros menores de varias familias, así como contra trabajadores y propiedades. Las distintas familias se echan la culpa mutuamente de lo sucedido, y a la Guardia por la lentitud de sus pesquisas. La muerte de un escriba de aduanas, un funcionario, ha sido la gota que ha colmado el vaso: se prohibieron las “excursiones nocturnas” de los agentes de cada familia y se convocó de inmediato una reunión del Consejo, para ratificar la medida y discutir otras a tomar.

Goran se la jugó otra vez. Mientras iba a la reunión con una fuerte escolta, mandaba a Diaratyh, Bruno y Soi Fong en una nueva incursión nocturna a casa de los O Domhnaill. Esta vez no salió tan bien como deseaban, pero lograron más de lo que esperaban. O Domhnaill guardaba la hoja original sustraída del registro de la aduana, pero no lograron hacerse con ella. La cerradura del cajón, demasiado ruido y la llegada del señor O Domhnaill lo impidieron. Sin embargo, vieron como O Domhnaill le entregaba la hoja a Höel el norteño y descubrieron que éste había secuestrado a Catrina, la bella hija del señor O Domhnaill, y le estaba chantajeando. También se enteraron que Höel pretendía emboscar de nuevo a Visnij a la vuelta de la reunión del Consejo, gracias a los datos del trayecto suministrado por O Domhnaill.

Bruno, Diaratyh y Soi Fong debieron salir de la mansión a todo correr, en una huida memorable (aunque no muy elegante, por lo menos para Bruno) y, a través del alcantarillado, que Soi Fong conoce a la perfección (curiosas aficiones tiene la muchacha), lograron alcanzar a la comitiva de Goran antes de que se metiera en la emboscada [en Gaïa se comenta que en Hong Kua el alcantarillado es casi inexistente, estando en construcción, lo que debe suponer que la ciudad está en plan Madrid; podemos suponer que Soi Fong se conoce el alcantarillado que ya existe].

Goran decidió regresar a casa por las alcantarillas, escoltado únicamente por Sousuke, mientras que Bruno guiaba al resto en una contraemboscada cuyo objetivo último era el rescate de Catrina (¡ah, la política! Catrina era la hija mayor del señor O Domhnaill y estaba en edad casadera. Su principal pretendiente había sido el heredero de los Giraldo, pero la muerte del padre y su confabulación con Höel le había dejado fuera de juego). La contraemboscada no salió tan bien como hubiesen querido: tuvieron varios heridos graves, entre ellos Soi Fong, y Höel y la mayor parte de su gente escaparon. Diaratyh y Valen salieron en persecución, aunque Diaratyh pronto perdió el rastro y tuvo que esperar a Bruno. Entretanto, Kanbei había llegado con refuerzos y consiguieron trasladar a un prisionero antes de que llegase la Guardia. La conversación posterior entre el capitán de la Guardia, capitán Gotoh, y Goran Visnij es desconocido (ya que dicha conversación nunca se produjo), aunque la familia Visnij donó una importante cantidad en los días siguientes a la Guardia para el fondo de viudas y el de jubilación [esta fue la segunda vez que Kanbei no fue de escolta y se lio. Por ello, le dijo muy claramente a Goran que, a la próxima, él iba].

Volviendo a la persecución, Bruno y Diaratyh estaban muy retrasados, pero consiguieron seguir el rastro hasta las afueras. Valen les llevaba una gran delantera e iba poco por detrás de Höel, pero su agorafobia le pudo y, tras dejar como pista uno de los hombres de Höel, tuvo que volver a la ciudad. Diaratyh y Bruno averiguaron que Höel y sus hombres se escondían en el abandonado y maldito monasterio de San Saturio, cuyos monjes habían sido quemados en la hoguera por herejía y demonología un siglo atrás (por otra parte, no es algo tan extraño cuando tienes un monasterio dedicado a un santo que no existe). Kanbei y los refuerzos se les unieron al caer la tarde (los informes de Valen y el hecho de que Diaratyh no pasa desapercibida hizo sencillo llegar hasta allí).

Montado el ataque, les tocó a Bruno y Diaratyh la entrada previa, para sacar a Catrina y a Sousuke, la entrada desde la toma de agua del río. El ataque no salió como estaba planeado porque Sousuke se topó con una gruesa reja y un par de trampas y Kanbei y los demás debieron vérselas primero con los hombres de Höel que escaparon de la emboscada, que llegaron en ese momento. Bruno y Diaratyh consiguieron entrar en el monasterio, casi sin protección, y en los subterráneos se encontraron con que Höel obedecía órdenes de un tal Enrico Bernardi. En el enfrentamiento que se produjo, ni Bruno ni Diaratyh hubieran sobrevivido (y mucho menos, rescatado a Catrina) si Kanbei no hubiera aparecido para encargarse de Enrico. Por otra parte, Sousuke consiguió reducir a Höel. Con esto, Catrina estaba a salvo y el grupo de Höel desmantelado. Pero también aparecieron nuevas variables…

Si os preguntáis si Valen, al que le encargaron buscar al rubio que comandaba la primera emboscada, mientras los pjs se encargaban de la Torre de la Doncella, averiguó algo, la respuesta es sí: que se llamaba Höel y varios datos biográficos más, como todas las putas con las que se acostó desde su llegada a Hong Kua hacía 2 años, y todas las familias para las que trabajó desde entonces (es bastante conocido, la verdad). Más o menos desde la llegada del famoso barco con el dinero no se dejaba ver por la ciudad.

En el abandonado monasterio de San Saturio se encontró un puñado de cadáveres, un puñado de prisioneros y bastante dinero. El dinero se repartió como botín de guerra: la mitad para la familia Visnij y la otra mitad para los participantes en el asalto (curiosamente, la cantidad donada por los Visnij a la Guardia coincidía con su parte del botín…). Sin embargo, no se encontró la dichosa hoja con la información del dinero y la presencia de Enrico Bernardi añadía nuevas e inquietantes incógnitas.

La familia Bernardi es una familia menor de comerciantes con poca presencia en Hong Kua. Su área de influencia está en la zona occidental del principado. Enrico era el hermano menor del actual cabeza de familia y, como muchos hijos segundones, formó parte de la unidad de élite Los Halcones, que vigilaban la frontera con Dwänholf.

En su escaso año de existencia, Halcón de Jade jamás se había acercado a Phaion. La presencia de Enrico abría peligrosas posibilidades. ¿Se había aliado Halcón de Jade con quien quiera que estuviera tirando de los hilos? Aunque oficialmente proscritos, los miembros de Halcón de Jade pertenecían a importantes familias de Phaion y era difícil de creer que no hubieran mantenido contacto con sus familiares. ¿Significaba esto que había familias implicadas en los atentados por convicción y no, como en el caso de Giraldo y O Domhnaill, por chantaje? Sin embargo, Enrico murió en el combate y ya no era posible interrogarlo (1) y Höel desapareció cuando se le entregó a la Guardia. Esto dejaba todo casi como al principio, excepto que las familias estaban mucho más paranoicas que antes…

Y que Goran logró la mano de Catrina, gracias al agradecimiento del padre por haberla salvado y por no contar nada de lo sucedido (chantaje de Höel, falsificación de los documentos de la Aduana, colaboración en la emboscada) y a que los Giraldo están fuera de juego. La posición y el poder del heredero de los Visnij subía como la espuma. Y de paso, la de su familia: en unos pocos días había conseguido un asiento entre los meister de la Asociación, por primera vez desde el bisabuelo de Mijail y Slobodan. El asiento dejado vacante por los Giraldo, familia que se iba hundiendo en la miseria.

(1) Goran le echó un rapapolvo a Kanbei por no haberlo podido capturar.

—¿Por qué no lo trajiste?

—No quiso venir.

Luego, Kanbei y Goran hicieron una ofrenda floral en el lugar donde cayó Enrico. La familia Visnij envió luego la espada de Enrico a la familia Bernardi expresándoles su más sentido pésame.

Parte 3: la pista del norte.

El grupo de Höel había sido eliminado. Al mando se encontraba Enrico Bernardi, miembro de la unidad mercenaria y proscrita por la Iglesia y el Imperio Halcón de Jade. Quién más estuviera involucrado era un misterio. El Consejo se reunió para discutir el tema pero, como suele ocurrir en reuniones donde los participantes están más ocupados en buscar ventajas sobre los demás que en encontrar soluciones, el asunto de la reunión cambió de “¿qué está pasando aquí?” a “¿cómo es posible que en la frontera no hayan detectado a Halcón de Jade?”. A esta última pregunta se le encontró una inquietante respuesta: nadie, ni el Consejo ni ninguna familia, había recibido comunicados de sus agentes en el noreste en las últimas semanas, ni buenas ni malas noticias, ni siquiera partes rutinarios. Únicamente la familia Da Silva, que controla la zona fronteriza y cuyo representante afirmaba que no se había notado nada raro ni en la frontera ni en las tierras de la familia.

Esto era suficiente para acabar oficialmente con el asunto. La familia Da Silva está considerada por las grandes familias residentes en Markushias y Hong Kua como unos paletos de pueblo, pero dominaba todo el territorio del noreste y, desde el asunto de Caer Dubh, tenía mandato del Consejo para controlar las fronteras con Dwänholf y Moth (2). Además, con sus minas de hierro y cobre y sus ciudades herreras era la principal suministradora de material militar al ejército y la armada del principado, así que dudar de la afirmación de su representante era impensable. Al final, el Consejo envió un emisario para dar una reprimenda a los agentes del norte por dejadez de funciones y, más o menos, las grandes familias hicieron lo mismo.

La familia Visnij también. Sin embargo, Goran envió posteriormente y en secreto dos equipos de agentes encubiertos, uno al noroeste, formado por Sousuke y Séan y otro al noreste, integrado por Diaratyh, Bruno y Soi Fong. Este último debía llegar a la ciudad de Neskia, la última ciudad bajo control directo del Consejo hacia el noreste, ya en pleno territorio de la familia Da Silva. Allí debían encontrarse con Armiger, un agente encubierto de la familia Visnij.

Neskia (también Neshkia) es la última ciudad del noreste de Phaion bajo gobierno del Consejo. Está en pleno territorio de la familia Da Silva y es una importante ciudad comercial que sirve de entrada de los productos de Dwänholf, Moth y los propios de la familia Da Silva hacia el resto del principado. La presión de Da Silva en el pasado consiguió que todo el comercio por tierra entre las tierras de Da Silva (y, por lo tanto, lo que pasa a través de ellas) y el resto del principado tenga como nodo central esta ciudad. Además, forzó que todo este tráfico comercial se haga a través de comerciantes independientes, manteniendo a las grandes familias (incluyendo a la propia Da Silva) fuera de la ciudad. Esto supuso no sólo aumentar la presión de los Da Silva sobre la ciudad, sino también encarecer los productos, que ahora debían pasar obligatoriamente por más intermediarios. Por otra parte, Da Silva ostenta el monopolio del comercio marítimo entre sus tierras y el resto del principado y, a efectos prácticos, de Gaïa, desde un puerto privado. El puerto, fortificado y resguardado, ha crecido en importancia desde que Puerto Meidel fuera asaltado por los piratas de Dwänholf.

Está situada en un amplio y rico valle y protegida por una muralla hexagonal de 4 metros de altura, reforzada en la zona norte por el castillo donde reside la guarnición militar al mando de Lyer Da Elster. Ofrece una gran cantidad y variedad de locales de ocio y alojamiento para una gran población flotante de mercaderes independientes, cazadores, tramperos y mercenarios. Controla un vado estratégico donde se cruzan tres carreteras: la Vía Imperial, antiguamente controlada directamente por el Imperio y ahora bajo control del Consejo, une la ciudad con el resto del principado; el Camino Negro, que conduce a la frontera con Dwänholf y la carretera que lleva a Dûn, el pueblo-fortaleza de la familia Da Silva.

El viaje hasta Neshkia no tuvo incidentes, aunque el último tramo de la Vía Imperial atraviesa los espesos e impenetrables bosques del noreste. Sin embargo, al llegar se encontraron con que Armiger, el agente de la familia Visnij, había sido asesinado días atrás. También averiguaron que otros agentes encubiertos de otras familias también habían sido asesinados. Para colmo de males, en la primera noche que pasaron en la ciudad fue asesinado el gobernador y Da Elster, el jefe de la guarnición, ordenó el cierre de las puertas y el toque de queda hasta que se encontrara al culpable, ofreciendo una recompensa por su cabeza.

(2)Tras la destrucción de Caer Dubh toda la frontera nororiental quedó sin protección. De manera provisional, Da Silva consiguió un mandato del Consejo para patrullar la frontera, ya que eran sus tierras las que habían quedado sin protección. Los intentos del Consejo para aprobar un plan de reconstrucción de fortalezas en la frontera y formar o contratar a unidades que sustituyan a los Halcones fueron infructuosos y, al final, se decidió pagar a Da Silva para que protegiera la frontera. Hay quien considera que eso es llevar el tema de las subcontratas demasiado lejos.

Y hasta aquí llegan los textos. Faltaría por contar la resolución del asesinato de Armiger, que es una adaptación del módulo de Star Wars Asesinato en Lloor-T de David Revetllat i Barba publicado en la Líder nº 33, aventura que recomiendo a todos y de donde salen Lioness Saver y Reqd Iz. Y la caída de Da Silva, donde aparece por primera vez el villano de la función, Claus Bogarde (y se produce el primer y único enfrentamiento entre Angélica y Diaratyh, donde Diaratyh casi arranca el brazo a su compañera selene). Y el desenlace final en Caer Dubh. Pero eso habrá que dejarlo para otra ocasión.

2 comentarios para “Una araña en la telaraña I

  1. La de veces que el pobre de Bruno terminó en brazos de Diaratyh (ella siempre estaba debajo cuándo él se caía) y que pena pues no pudo declararse…

Deja un comentario