Noche helada

Segunda noche romántica de la temporada, con obras de Chopin y Beethoven y con Anne Manson a la batuta. A Manson la habíamos visto por aquí el año pasado, con el estreno de un cacofónico concierto de violín y tenía ganas de volver a verla. En la primera parte del concierto tuvimos el Concierto para piano y orquesta nº1 de Chopin, con Ludmil Angelov como solista. Ludmil Angelov es un experto en Chopin, reconocido por la crítica y con premios como el Grand Prix du Disque Chopin del Instituto Internacional Chopin de Varsovia. En principio, no podíamos tener mejor solista.

Y sin embargo, el Concierto me dejó frío. Como un carámbano, vaya. Técnicamente irreprochable, pero no transmitía nada. Mientras escribo esto estoy escuchando una grabación con Krystian Zimerman al piano y no hay color. O sea, sí lo hay. En el piano de Zimerman sí lo hay. En el de Angelov, tanto en el Concierto como en el bis posterior, sólo vi un gris exquisito y aburrido.

Para la segunda parte, con la Séptima de Beethoven, mejoró la noche. Anne Manson sacó muy buen sonido a la orquesta, con algún fallito. Técnicamente muy bueno, pero que me aburrió soberanamente. Un Beethoven anodino para terminar una noche fría y gris. En fin, a ver si para el próximo tenemos más suerte.

Esta entrada ha sido publicada en Música.

2 comentarios para “Noche helada

  1. Hombre, no puedo decir que suscriba punto por punto todas tus opiniones pero es de agradecer que, ya que en la prensa escrita carecemos ello, en el ámbito bloguero exista, concierto tras concierto, una crítica digna de tal nombre. Gracias por ello. Un saludo

  2. Gracias por el cumplido, aunque uno es demasiado ignorante como para poder llamar a esto “crítica digna de tal nombre”. Aun así, concierto al que vaya, concierto que tendrá aquí su entrada.

Deja un comentario