Palabras que burbujean como un refresco

El domingo, buscando algo que ver, encontré esta película en Netflix. A los treinta segundos de colores psicodélicos, paré y busqué algo de información sobre dónde me estaba metiendo. Como dirige Kyohei Ishiguro (Shigatsu wa Kimo no Uso) y el guion corre del veterano Dai Sato (Eureka Seven, varios capítulos de Cowboy Bebop y Kenran Butoh Sai, entre otros), decidí darle la oportunidad.

Es una historia de verano que transcurre en un centro comercial. Cherry es un chico callado y tímido al que le gusta componer haikus y que ayuda en el centro de mayores de día que hay en el centro comercial. Smile, la chica, es extrovertida y muy activa en redes sociales junto con sus hermanas (una influencer, vamos), pero con la adolescencia se ha acomplejado de sus dientes de conejo. Y el señor Fujiyama es un anciano que busca un disco perdido, si es que alguna vez lo tuvo. La vida de los tres (y de amigos y parientes) se entrecruza en esos días de verano y, al final, no está de más tener unos pañuelos cerca.

A las voces principales no las conozco (aunque ella, Hana Sugisaki, hizo de Rukia en la versión en imagen real de Bleach). En los secundarios tenemos a Kouichi Yamadera (Spike Spiegel) como el señor Fujiyama y también andan por ahí Kikuko Inoue, Aya Hisakawa y Maaya Sakamoto, entre otros. La música es de Kensuke Ushio.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.