86 (Eighty-Six)

La temporada de primavera también me trajo una serie bélica de escuadrón, 86. Una república altamente racista lucha contra un ejército máquina de un imperio vecino (tal imperio ya no existe, pues fue barrido por sus propias máquinas; uhm, esto me recuerda a un episodio de Babylon 5). Lucha empleando vehículos no tripulados por humanos. Es decir, por lo que ellos entienden por humanos. En la tierra de nadie entre las fortificaciones que defienden la República de Santa Magnolia, un terreno conocido como distrito 86, viven los sub-humanos que no tienen el color de pelo, ojos, piel, etc., apropiado. Conocidos como los 86 por su distrito, son obligados a luchar contra el invasor. Así, las autoridades de la República pueden vender a sus ciudadanos una guerra sin bajas, mientras se ahorran el coste y la logística de montar unos campos de exterminio.

Un momento de descanso


La historia se centra en uno de los escuadrones de 86, apenas unos críos (lo que nos puede dar una idea del devenir de la guerra), pero ya veteranos. Destinados donde Cristo perdió la sandalia, veremos su día a día, como es habitual en el género, y también iremos aprendiendo cosas sobre el mundo y la guerra. Al mando del pintoresco escuadrón está una joven e idealista oficial de Santa Magnolia (en remoto, claro, no es plan de que un humano arriesgue su vida o se mezcle con la basura). La relación entre la cándida oficial de academia y los veteranos con barro en las botas es un clásico del género bélico (por lo menos desde Vietnam) y aquí se convierte en uno de los ejes principales de la serie.

La serie, de 11 episodios (más un capítulo resumen), viene de la mano del estudio A-1 Pictures, por lo que la calidad técnica se da por descontada. Adapta parte de las novelas ligeras del mismo título, de Asato Asato (sin más trabajos, según Anime News Network). Aunque creo que la historia tiene algunos flecos débiles que podrían haber estado mejor apuntalados (y que no sé si será de la adaptación o vendrá de origen, aunque me inclino a pensar esto último), la serie ha cumplido de largo con lo que espero del género. Hay ya anunciada una segunda temporada y tengo curiosidad por ver por dónde irán los tiros.

He seguido la versión de Majo no Kuni, un gran trabajo.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.