Majo no Tabitabi

Una guapa y despampanante bruja (nos lo recuerda en cada capítulo; no está pagada de sí misma, qué va) viaja por el mundo, siguiendo los pasos de otra bruja viajera que, en su época, escribió un libro sobre sus aventuras. Ésta es la premisa de Majo no Tabitabi, adaptación de 12 episodios de la serie de novelas ligeras del mismo nombre de Jougi Shiraishi. Relatos autoconclusivos, con algunos personajes recurrentes, en los que Elaina, la Bruja de la Ceniza y protagonista de la serie, viaja y observa lugares y gentes, involucrándose lo justo. Salvo en las pocas cosas que le afectan personalmente (como sus ropas y pertenencias), mantiene una distancia moral con todo lo que sucede a su alrededor que casa muy bien con su papel de bruja y de viajera, por más que deje entrever lo poco que le gusta la situación.

Es una serie llena de capítulos ligeros, simpáticos, graciosos y optimistas. También es una serie con capítulos oscuros y muy crueles. Hay ladrones torpes, alumnos aplicados, asesinos crueles, venganzas fratricidas. Hay un poco de todo. Una serie para verse uno o dos capítulos de cada vez y disfrutar de su aparente sencillez. Ha sido de lo más interesante del año pasado.

La serie es del estudio C2C (Harukana Receive). Dirige Toshiyuki Kubooka (la ya mencionada Harukana Receive) y cuenta con guion del veterano Kazuyuki Fudeyasu (Allison & Lillia, Nana). A Elina le pone voz Kaede Hondo, a quien ya tuvimos dando voz a la abuela (versión joven) de la protagonista en Iroduku. La versión que he seguido ha sido la de Ñyuum.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.