Kakushi ken: Oni no tsume

Kakushi ken: Oni no tsume es la segunda película de la llamada trilogía samurái de Yoji Yamada. Fue rodada dos años después de Tasogare Seibei y es a ésta lo que El Dorado a Río Bravo, es decir, una revisitación sobre la misma historia… sólo que Yamada, por bueno que sea, no es Hawks.

Masatoshi Nagase se las apaña para mostrar un protagonista sólido y el primer tercio de la película mantiene bien el tipo, mostrando los problemas de unos samuráis anclados en la edad media enfrentados a los intentos de adiestramiento militar moderno. El resto tiene regusto a algo ya visto (los problemas domésticos del pobre samurái son iguales, aun sin niñas ni madre demente de por medio, y la historia de amor, aunque aquí se trate de un amor entre personas de distinta casta, recuerda demasiado a la de Seibei) y carece de fuerza en el guion o en los secundarios para considerarla algo más que un buen trabajo de artesano.

Esta entrada ha sido publicada en Cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.