Violet Evergarden

Tengo especial debilidad por Kyoto Animation (más o menos, la misma que tenía hace quince años por Gonzo). Tienen grandes series en su haber, creadas con mucho mimo: Kanon, Clannad, Hyouka, Hibike! Euphonium…, y otras que no lo son tanto. Pero, por lo general, un trabajo suyo despierta mi atención y hace que quiera echarle, por lo menos, un vistazo.

Violet Evergarden es la serie de Kyoto para la temporada de invierno de 2018 y es lo mejor que nos han dejado estos fríos meses. Es la adaptación de la novela ligera del mismo título, ganadora de un premio organizado por el propio estudio. La historia es de Kana Akatsuki (ni idea), con ilustraciones de Akiko Takase (uno de la casa). La adaptación al anime corre de parte de Reiko Yoshida (Koe no Katachi), bajo la dirección de Taichi Ishidate (otro que ha intervenido en la mayoría de los animes de la casa).

Si os digo la verdad, de haberme leído la sinopsis antes, seguramente no le hubiera dedicado tiempo ni al primer capítulo. Lo que en realidad tenemos entre manos es la desmilitarización de una niña soldado, el largo camino que debe recorrer para adaptarse a la vida civil alguien que nunca ha tenido una vida normal y para lo que debe, antes, convertirse en ser humano, todo ello con el telón de fondo de unos países y unas personas con las profundas heridas de una guerra que da aires (en lo tecnológico y en lo violento) a la Gran Guerra.

Poco más que decir. Son 13 capítulos muy vistosos, sin llegar al empacho moe de anteriores productos. La serie empieza suave, para ir cogiendo velocidad en la zona media y seguir sin aflojar hasta el final.

He seguido la versión de Happiness Team Fansub. Está disponible también en Netflix.

 

Deja un comentario