Made in Abyss

La temporada de verano nos ha dejado un remake curioso de Marco. En este caso, tenemos a una niña de doce años, Riko (Miyu Tomita), con su mascota Reg (Mariya Ise, la princesa Raynesia de Log Horizon), un androide con apariencia de un niño de doce años, pilila incluida, y gran capacidad destructiva. La madre no ha desaparecido en los Andes, sino en el fondo de un abismo sin fin, lleno de peligros y maldiciones, en el que aguerridos exploradores se adentran para encontrar algunas reliquias, locura y muerte (el Abismo me recuerda a cierto cuento de William Gibson, qué queréis que os diga).

Riko y Reg. Clase práctica de limpiar y cocinar pescado del Abismo

Coñas aparte con Marco, la serie sorprende con diseño de personajes que da aires de serie infantil que no se corresponde para nada con lo descarnado y cruel de los episodios, con escenas con muy mala leche, incluyendo instrucciones de cómo hacer una amputación de emergencia. Hasta la conejita achuchable deja un regusto amargo de pobreza infantil, abusos y cosas peores.

La serie (12 capítulos normales y un especial de 47 minutos) adapta el manga del mismo nombre de Akihito Tsukushi, bajo la dirección de Masayuki Kojima (Monster) y con música de Kevin Penkin. Es de lo mejor, si no lo mejor, del año: diseño de personajes, guion, diseño de fondos, animación, música… Da gusto encontrarse con una serie tan redonda. Como el manga sigue en curso, la serie no tiene un final real (aunque cierra muy bien una etapa), por lo que veremos si hay segunda temporada en un futuro.

La versión que he seguido ha sido la de Anacrónico Fansub-Fictional Movement.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Un comentario para “Made in Abyss

  1. Mira que parecía una serie infantil cuando empezamos a ver el primer capítulo y e de las que más me ha gustado de la temporada.

Deja un comentario