Uchouten Kazoku

Toca hoy hablar de esta serie, una de las mejores y más extrañas del 2013. En ella seguimos las andanzas de Yasaburo (Takahiro Sakurai), el tercer hijo de la familia Shimogamo. Una importante familia de tanukis de Kioto. Sí, tanukis. Tanukis que se pueden transformar en cualquier cosa, además. Siguiendo las andanzas de Yasaburo, nos enteramos de que su padre, gran, gran tanuki, terminó sus días en un estofado (con el fatalismo y aceptación con que lo tratan en la serie, una forma de muerte natural para un tanuki), de que el mayor de sus hermanos quiere ocupar su puesto, de que el segundo es una rana-en-un-pozo (a mí no me mire, debe ser algo del folklore japonés) y el cuarto es tonto; de la historia del maestro Akadama (un tengu, un tipo de demonio o hada japonés) y de la misteriosa Benten (Mamiko Noto) y, en definitiva, de lo que sucedió la trágica noche en la que se comieron al padre de familia.


Yasaburo hablando con su hermano (en el pozo)

La serie consta de 13 episodios, es del estudio P.A. Works (Glasslip, True Tears) y está basada en una novela de Tomohiko Morimi. Es una preciosidad visual y narrativa. Por su peculiar historia, donde se mezcla por igual fatalismo y optimismo, y su ritmo, lento al principio para ir ganando conforme avanza, no es una serie para todos los públicos, pero supone una bocanada de aire fresco. La versión que he seguido es la de Anacrónico Fansub, un BDRip en mkv de gran calidad y muy buena traducción.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario