El desafío de los 30 días — Día 2 ¿Cuál ha sido tu mejor sesión?

Segundo día del desafío (¿Ya? ¿Dónde ha ido mi sábado?) y segunda pregunta complicada, que uno lleva ya unos cuantos años dándole al callo y atesoro partidas realmente divertidas o muy estimulantes, como la que dirigí en las jornadas del Dirigible del 2010 o el momento de improvisación total espoleado por unos jugadores magníficos adentrándose en un lugar donde sólo encontraron maldición y muerte (y un ascensor) o esos raros momentos en que lo ves.

Pero se trata de elegir una y sólo una, así que me quedaré con mi primera partida, terminado mi primer (y desastroso) curso universitario, pero aún en la escuela. Dirigí a Star Wars (el viejo, el de tropecientos dados de 6), sólo que los personajes no los hice yo, pues aún no sabía hacerlos. Fue, cosas de la vida, también mi última partida de Star Wars, aunque ahora no logro saber por qué. Tenía como jugadores a Fran y a Nuria. Unos días antes, hablando de la idea de dirigir, habíamos seleccionado ya el juego y que los pjs no serían terroristas revolucionarios. Así, planteé una situación similar a El principiante, pero con agentes especiales del Imperio teniendo que acabar con una base rebelde y que dejó para la posteridad un polvo en gravedad 0. Fue una suerte tremenda para mí tener tan grandes jugadores en mi primera partida. En los años siguientes, cuando me iba fogueando como máster y metía la pata hasta el corvejón con sesiones realmente deplorables, volvía la vista a esta primera partida y me decía “Yo puedo hacer que los jugadores se diviertan así, así que vuelve a intentarlo”.

Deja un comentario