El desafío de los 30 días — Día 17 ¿Cómo te preparas cada sesión?

Uy, pregunta que me da algo de vergüenza, porque entre unas cosas y otras apenas preparo últimamente mis aventuras y me fío demasiado de la improvisación. La verdad es que nunca he sido de preparar demasiado las partidas y tener más de dos o tres folios en la mesa me sigue produciendo sarpullidos, pero esto es lo que hacía con Nephilim y lo que debería estar haciendo ahora:

  • Desarrollar la campaña entre una aventura y la siguiente, que es de lo poco que sigo haciendo. Esto es, evaluar los sucesos de las anteriores partidas y cómo influyen en la siguiente. Para mí es el trabajo más importante de una campaña, pues de aquí salen las necesidades de aventuras. Quiero decir, por ejemplo, llega un punto en que los jugadores quieren ir en busca de cierto objeto; el trabajo duro es haber planeado la existencia del objeto y las intenciones de las distintas facciones alrededor del mismo. De cara a obtener el objeto, me anoto un “necesito partida de dungeon” y a buscar alguna decente que se pueda meter en la campaña. Incluso en campañas ya creadas este desarrollo entre partidas me es crucial, y en la Gran Campaña de Pendragón, con la cantidad de facciones que salen, resultaba algo agotador.
  • Una vez definida la necesidad de la aventura y las condiciones iniciales, viene el desarrollo de la misma, empezando con un par de frases donde resumir los objetivos a buscar (que obtengan tal objeto, que se les caiga la chica por el barranco, etc.). Si la aventura es de mi cosecha, la desarrollo en escenas, describiéndolas en pocas líneas. Rara vez uso planos o dibujos porque casi no tengo imaginación visual. Si es una aventura ajena, me la leo varias veces y me hago un resumen. Por eso no me gustan las aventuras que rellenan páginas a base de literatura vacía: con algo más compacto me ahorro trabajo. En ambos casos, también me planteo las opciones más lógicas y sensatas que pueden tomar los jugadores, para descartarlas (siempre van a salir con algo no planeado, así que mejor reducir las posibilidades).
  • Desarrollo los pnjs. Esto supone descripción, comportamiento y motivaciones. Y el porqué de sus decisiones, por irracionales que puedan ser. Características y habilidades, sólo de aquellos que considero necesarios (por desgracia, los jugadores a veces no coinciden conmigo).
  • Si va a haber combates, preparar cada uno en detalle. De eso, ya hablé aquí.
  • Por último, me hago un esquema-resumen de la aventura. Y una lista de nombres. Para no tener que buscar entre las notas o en el módulo durante la partida.

Eso en teoría. En la práctica, llevo una racha de partidas cuya preparación básica consiste en la repetición de la letanía “Ay, madre, que ya casi es la hora”.

Un comentario para “El desafío de los 30 días — Día 17 ¿Cómo te preparas cada sesión?

Deja un comentario