Last Exile

Dos países enfrentados en una serie interminable de guerras, Anatoray y Disith, con sus orgullosos acorazados volantes destrozándose alegremente; Guild, una organización que monopoliza la tecnología y arbitra las relaciones entre Anatoray y Disith; una mujer ambiciosa dispuesta a destruir el mundo con tal de conseguir lo que anhela, Delphine Eraclea, señora de Guild; y un misterio de la antigüedad, el Exilio, nave mítica perdida en una zona de brutales corrientes de aire llamada el Océano Turbulento. En este tablero de ajedrez se mueve el Silvana, acorazado corsario de Anatoray construido a espaldas de Guild con el objetivo de hacerse con el Exile, y a él se ven arrastrados Claus Valca y Lavie Head, dos pilotos de vanship (pequeño aparato volador, cruce de coche de los años treinta y avión sin alas, usado en mensajería y en carreras y, en el Silvana, como cazabombardero).


El Silvana en el Océano Turbulento

La serie, para ser franco, es la enésima vuelta de tuerca al planteamiento barco pirata y chaval que les cae encima, variante piloto de mechas del copón. En el blog hemos reseñado ya tres o cuatro de este tipo. En este caso y para mi gusto, el capitán pirata, Alex Row, carece de “chicha” y resulta un personaje demasiado frío, pero la tripulación aprueba con nota su habitual condición de “pintoresca”, tanto en el puente (la segundo comandante Sophia Forrester, la oficial de aerófonos Wina Lightning, el callado y eficaz Arthur Campbell), como en la sección de mecánicos (el grandullón Godwin, Gale “Orejas de elfo” Frank, Kostabi y Ethan Pelerin), como, por supuesto, por la sección de vuelo con Tatiana, ¡ah, Tatiana!, y su copiloto Alister. El chaval que se une a la tripulación son en realidad dos, Claus y Lavie, piloto y mecánico/navegante de vanship. La serie se toma su tiempo para presentárnoslos en su vida diaria, entrecruzar sus destinos con el Silvana y, luego, obligarles a que se queden en el buque. Tampoco los convierte instantáneamente en la mejor tripulación de vanship del mundo mundial, sino que nos narra el duro aprendizaje de piloto comercial a piloto militar. Por lo demás, Claus, como marcan los cánones, tiene algo que cae bien a todo el mundo (incluso al espectador) y, con una increíble pasión por volar y una inocencia igualmente increíble, encandila, para desesperación de Lavie, a las peligrosas mujeres del Silvana y atrae a Dio Eraclea, hermano menor de Delphine, loco, desquiciante y, posiblemente, el mejor personaje de la serie.

Éste era el planteamiento de partida de Last Exile, serie con la que el estudio Gonzo celebró su décimo aniversario, allá por 2003, y que reunía a buena parte del equipo que había estado detrás de Blue Submarine Nº6, enésima variante de La isla del doctor Moreau masacrada por una atroz banda sonora, que destacó sobre todo por el diseño de personajes, de la mano del artista Range Murata, y el uso de animación 3D. Gonzo mimó mucho el producto, con un diseño de personajes, de escenarios y de máquinas muy cuidado, una animación de primera, un uso de la animación por ordenador novedoso y de gran calidad en su momento (me temo que el tiempo no ha sido condescendiente con esa parte) y una bonita banda sonora, con opening y ending pegadizos y un guión que aguanta el tipo hasta, ¡ay!, el anticlímax marca de la casa que desemboca en un final demasiado confuso.

Esto no quita que sea una de las mejores series de Gonzo y se haya convertido ya en un clásico. En español fue editada por Selecta, aunque desconozco si aún la tendrá en catálogo. No la he llegado a escuchar en castellano, así que no puedo decir nada de su doblaje, pero el plantel original de actores de doblaje quita el aliento: Chiwa Saito como Lavie, Mayumi Asano (Blue) como Claus, Eri Kitamura como Tatiana o Shinichiro Miki como el fusilero Mullin Shetland, por citar sólo algunos.

Como detalle adicional, los títulos de los capítulos hacen todos referencia al ajedrez, como Transposición, Ataque a la descubierta, Zugzwang o Juego posicional, aunque en la edición española de Selecta fueron bastante “creativos” al traducir los títulos.

La serie tuvo una continuación en manga y luego una segunda serie con la que Gonzo intentó recuperar su antiguo toque, de la que ya hablamos aquí. Buscando información sobre la serie, también he encontrado esta interesante wiki.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario