Shin Sekai Yori

Posiblemente la mejor serie de la temporada de invierno pasada y una de las mejores de los últimos años sea esta adaptación en 25 capítulos de la novela homónima de Yusuke Kishi que nos traslada a una sociedad utópica y rural de humanos con poderes (el Conjuro) que viven en paz y armonía. De la mano de la niña Saki Watanabe, muchacha a la vez inquisitiva, inconformista, pasiva y lenta, y sus compañeros de clase Shun Aonuma, genio precoz; Satoru Asahina, amante de historias de miedo y ciertamente belicoso; Maria Akizuki, de hermosa cabellera roja y el delicado Mamoru Ito y a lo largo de 14 años descubriremos los horrores ocultos de este mundo feliz y sus porqués. El porqué de la barrera que separa el pueblo del exterior, el porqué del sistema educativo, el porqué los padres de Saki murmuran en la noche, el porqué del miedo bajo la paz y otros, aún más oscuros y tenebrosos.


Idílico día de clase

No hay luz en el viaje de descubrimiento de Saki, sólo tinieblas más y más oscuras y eso se refleja en la serie, una de las más tenebrosas, desasosegantes, incómodas y desagradables que recuerdo. Salvo los primeros capítulos, donde sólo entrevemos algo oscuro y oculto que no cuadra y que nos hace indagar más en busca de respuestas, no hay capítulo que no deje una sensación incómoda: las ratas mutantes y sus guerras, los rumores (leyendas urbanas) sobre desapariciones de estudiantes, los flashes de historia pasada, la presencia de la religión (un templo budista) y su influencia…


Idílico día de campo… O no

La serie la firma Masashi Ishihama y cuenta con guion de Masashi Sogo, pero se nota diferente mano entre capítulos (en Animenewsnetwork se mencionan distintos directores de episodios): cambios de ritmo, de estilo e incluso de dibujo, especialmente en el capítulo 5º, con un diseño de personajes distinto, más adulto y de colores más oscuros, y en el onírico 10º; en general, en toda la serie el dibujo se ajusta a la narración como un recurso más, siendo esos dos capítulos los casos más extremos.

No puedo decir aún si la serie se convertirá en un clásico como Cowboy Bebop, pero sí que es una serie que gustará más al aficionado a la ciencia ficción que al aficionado al anime. Y si no la hubiera visto con Menxar, ahora mismo estaría convirtiéndola en una campaña. La versión que he seguido ha sido la de BackBeard.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

3 comentarios para “Shin Sekai Yori

  1. Intrigado por tu reseña me he pimplado en unos días Shisekai Yori, y he quedado más que satisfecho…cuando al terminar una serie (o película , o libro) te quedas un rato ahí parado, pensando sobre ello y madurándolo, suele ser buena señal, para mi al menos…Desde luego es un anime atípico e inteligente..cumple a la perfección una premisa básica de la ciencia ficción , la de a través de lo fantástico, de lo abradacabrante, hacernos reflexionar sobre nosotros mismos y lo que nos rodea…Suelo pecar de ir de sobrado con las historias e ir adivinando tramas, pero la serie consiguió pillarme por sorpresa en más de una ocasión ( siendo aún así bastante coherente en su desarrollo) y ese final…no digo más, que no quiero chafarle nada a cualquiera que lea esto…No se si llegará a ser un clásico, porque series como Cowboy Bebop se sustentan además de en sus geniales historias, en una puesta en escena más espectacular, más accesible a lo que podríamos llamar el gran público …Es decir, el aficionado al shonen medio, (dicho sin pretensión alguna, a mi me gustan muchos shonen) diría que tiene más posibilidades de que le guste Cowboy Bebop que Shinsekai Yori…Más que clásico, yo diría que va camino de convertirse en una rara avis de culto…

  2. Como entorno de campaña es indudablemente evocador…nunca he hecho de master en una ambientación de ciencia ficción, pero las particularidades del escenario facilitan su traslado a otros medios…quiero decir , cambiando las alusiones más o menos científicas por otras de índole mágica , incluso encajaría en lo medieval-fantástico…

Deja un comentario