Explorando el Imperio Ígneo

Hubo un tiempo en el que las especies astrales vivieron apartadas las unas de las otras, sitiadas en aquellos reinos y continentes en los que sus astros creadores los depositaron sobre Geos. Este mundo ha estado destinado a una lucha constante por el equilibrio de las esencias de poder, a manos de los hijos de Nhul, Señor de Hamman.

Thyriel, Señor y Astro de Fuego concibió en los tiempos antiguos a los Terranos dotándolos así de su poder, temperamento e ímpetu. El hogar de esta especie fue Rising, conocido también como Ígnea, uno de los continentes más amplios y extensos de toda Geos, cuna de densos bosques, desfiladeros, amplios desiertos y peligrosas costas que acunaron durante eras a una de las especies más relevantes en la historia d este mundo.

Los Terranos formaron a fuego, sangre y esencia el Imperio Ígneo, la primera gran nación predominante sobre el resto de especies astrales.

Una nación concebida desde sus inicios para servir los designios de su astro creador, envuelta desde el inicio de las Eras por la especie terrana en un manto de guerras a lo largo de los ciclos solares. Los terranos provocaron a través de sus actos el inicio de la Era de las Sombras, aunque también se convirtieron en la esperanza para el resto de especies astrales de Geos tras la Alianza de los Tres Príncipes.

Contraportada de El Imperio Ígneo (resumen de la historia de Ígnea).

No está nada mal poder empezar el año con un regalo de Reyes adelantado, El Imperio Ígneo; un escenario de campaña de Ars Épica (escrito por Pedro González Gutiérrez y José David Lanza) para el juego Roleage que nos sumerge en Ígnea, la tierra de los terranos.

Si Roleage adolecía de escasa ambientación y trasfondo, con El Imperio Ígneo esta carencia queda solventada con creces. Nos encontramos ante un Geos dinámico y vivo que evoluciona en función de las relaciones entre especies astrales a lo largo de la historia y el cambiante flujo de la esencia con los ciclos solares. Un mundo fantástico con elementos de ciencia ficción, toques steampunk y del rol más clásico como la Infrageos (al más puro estilo D&D); todo ello dentro de un ambiente épico de grandes construcciones, enormes bosques letales y milenarios, acantilados, costas salvajes, desiertos dominados por el mal, etc.

Estamos ante un libro de 335 páginas a todo color con tapas de cartoné, dividido en 5 capítulos precedidos de un preámbulo introductorio, donde encontraremos información sobre la historia de Geos y su línea temporal, héroes y villanos legendarios, criaturas y equipamiento del Imperio, qué es la Alianza de los Tres Príncipes, quienes son y cómo surgen los primeros nacidos, qué organizaciones manejan los hilos del devenir de la historia, como es la cultura terrana y su sociedad…

Los 5 capítulos de que consta el libro son:

Capítulo 1. El mundo de Geos: en él se describe de forma general la cronología, astrología y estaciones de Geos, así como su calendario, en el que llegan a aparecer señaladas las fiestas locales y nacionales de Ígnea).

Capítulo 2. La Biblioteca de Santuario: encontramos información detallada sobre datos almacenados en la Biblioteca de Santuario en cristales de celestia referentes a cultos religiosos; la Cámara de Rolegia; la Alianza de los Tres Príncipes, los Primeros Nacidos; diferentes organizaciones como las Diez Familias, la Llama Nocturna, Agentes Geogubernamentales…; los deportes del Imperio; criaturas autóctonas; las huestes de Mornath y el ejército de los condenados; vehículos y transportes…

Capítulo 3. Entorno del Imperio Ígneo: en este capítulo encontramos datos geográficos e históricos de los distintos países que conforman Ígnea, mapas políticos y de las principales ciudades conocidas, maestros específicos, reglas especiales en puntos geográficos distintos, ampliación de aptitudes específicas tanto genéricas como de combate o evocación según el maestro que las enseñe (unas 190 páginas).

Capítulo 4. Sociedad terrana: donde se hace referencia a las costumbres, jerarquía, sociedad, música y bailes regionales, religión, construcciones, posibles razas de la especie terrana (incluyendo modificadores para la creación de PJs específicos de estas razas) que nos proporcionan información adicional para sumergirnos en la estética y trasfondo del continente. También nos da la opción de añadir trasfondo al personaje pudiendo incluir reputación heredada de sus antepasados, objetos y demás.

Capítulo 5. Línea temporal: conoceremos multitud de datos de la historia de Geos durante todas las Eras, centrándose en la historia más reciente de la Era de las Conquistas y la Era de las Sombras. Se incluye un mapa con las líneas temporales descritas a lo largo del libro donde se indican los acontecimientos más importantes ocurridos en Geos.

Y como ya ocurrió con Roleage, hay que destacar lo cuidado de su aspecto artístico, empezando por la portada y terminando en el mapa de doble cara y los tres pósters de la caja de preventa, a cargo de José David Lanza. Las ilustraciones de todo el libro son espectaculares, te transportan directamente al mundo que representan; un mundo épico a la par que lleno de escenas cotidianas (escena del mercado colonial de Coslada en la página 19, o el barrio de pueblo de la página 285), lleno de multitud de seres con características dispares pero que no desarmonizan con el entorno ni entre sí. La expresividad de los personajes y la sensación de movimiento tanto de los personajes como de escenas de lucha y paisajes es impresionante, parece que en cualquier momento algún personaje saltará de las páginas.

Pírixis

Nota del editor: aunque tuve en mis manos el libro unos días antes de envolverlo para regalo, apenas pude echarle un ojo. Por ello, nada tengo que decir del texto. Visualmente es el mejor libro del año: es es pectacular, en dos palabras. Mis únicas pegas al respecto son un detalle que afeó un poco el regalo y el no haber podido pillármelo para mí. Pero, sobre todo, que Pírixis está a 250km de un servidor y no puedo jugar a Roleage. A ver cómo consigo traérmela a Sevilla.

Esta entrada ha sido publicada en Reseñas.

3 comentarios para “Explorando el Imperio Ígneo

Deja un comentario