MIA

Missing in Action, esa es la tarjetita que ha estado presidiendo mi taquilla en el cuartel de blogueros irredentos estos largos días. Y no sólo ahí, también en la del 47º de roleros mecanizados y otras unidades en las que sirvo o he servido. Los líos del alquiler (que se alargan en el tiempo, con una parsimonia desesperante por parte del arrendador) y del trabajo (con un horror de arranque de nuestro flamante SAP B1 donde se han dado todos los casos posibles de problemas, incluyendo el día D un servicio ido de la olla que nos tumbó la red con paquetes basura) hacen que no tenga tiempo de relajarme ni un momento, salvo el rato que he sacado (aún no sé cómo) para leerme ¡Zas!, porque las prioridades son las prioridades.

Tengo pendientes un montón de cosas. Sólo en este blog, terminar el resumen de la campaña de los Visnij, la de la última aventura de Fort Nakhti y, por supuesto, seguir con la eterna Guardianes del Grial. También con la serie de entradas El nacimiento de una campaña, que se quedó en el prólogo, y varias reseñas de libros y juegos. Y de cine: tengo pendiente Tres lanceros bengalíes y La legión invencible. Y la también abandonada sección de anime…

La filial tampoco se escapa. Tengo un nuevo cacharro con Windows Phone que pide sus entradas, y tengo a medio escribir varias de Visual Basic (como tenga que poner código, son las más lentas: además de escribirlas, hay que procesar el código para que las líneas no tengan más de tantos caracteres, usar la utilidad de El Guille para colorear el código en html, editar el resultado para meterlo en una tabla y que se vea bien en el blog… un horror, vamos). La falta de internet en casa, además, me destroza otros proyectos y va a provocar que me echen del fansub a patadas por vago.

Fuera de la red, la falta de tiempo también me persigue. Tengo atrasadas el desarrollo de las dos campañas de Ánima que tengo en juego: estoy en ese terrible punto en el que no puedo dirigir ninguna aventura mientras no tenga lista la trama y planteados sucesos que cubriremos cinco o seis aventuras más adelante… Son esos días en que la idea de dirigir un sandbox se vuelve atractiva, mirusté. También quiero preparar una campaña para otoño a algo que no sea Ánima (tengo candidatos: Roleage, RQ, Nephilim, Pangea, Tíbet si consiguiera echarle el guante…), aunque me temo que eso tardará en ver la luz. Eso sí, pienso desempolvar mi Comandos de guerra para partidas rápidas y sucias. Hace muchos años que juego con la idea de una campaña ligera que siga los pasos de una unidad alemana en los primeros años de la guerra: operaciones en Polonia a finales de agosto del 39, la toma de la línea Maginot, volar buques británicos en Gibraltar y cosas así.

También tengo ganas de ir a las TDN de este año, pero la economía no está para esos trotes. Aun así, creo que podré escaparme un día (sábado o domingo, ya se verá). Otras escapadas a Madrid se quedan en el tintero, a la espera de si en otoño la gasolina baja (¡ja!) o mi cartera está para dispendios suntuarios.

En fin, muchas cosas por hacer y poco tiempo disponible. Pero seguimos en la brecha.

Esta entrada ha sido publicada en General.

Deja un comentario