El hombre tranquilo

La semana pasada la 2 de Televisión Española nos regalaba una programación nocturna de auténtico lujo: El hombre tranquilo, de John Ford, sin cortes. Los efectos secundarios provocados incluyeron el que al día siguiente me costara Dios y ayuda levantarme para ir al curro, pero, ¿cómo dejar pasar la oportunidad de volver a ver tal película? Dedicarle unas líneas en este perdido blog es tarea innecesaria porque, ¿qué decir que no se haya dicho ya? y ¿qué contaros, si ya la habéis visto? Porque la habéis visto todos, ¿verdad? ¿VERDAD?

John Ford, uno de los grandes, grandes directores que Hollywood nos ha dado y un enamorado de sus raíces irlandesas nos regaló esta comedia costumbrista allá por 1952, cuando los inviernos eran más cálidos y en Hollywood aún no habían olvidado qué es eso de hacer películas. La historia de un emigrante irlandés que vuelve al pueblo donde nació, pueblecito perdido en mitad de ninguna parte y olvidado de la mano de Dios y de la Historia, con ganas de hacer borrón y cuenta nueva con su pasado (no, no voy a decir por qué; eso lo cuentan en la película casi al final, por más que cualquier crítica o reseña se empeñe en desvelarlo así al pronto). Y la historia del choque cultural de este emigrante, a efectos prácticos ciudadano americano de gran ciudad, con sus nuevos vecinos. ¡Y qué vecinos! Unos personajes que oscilan entre lo entrañable y lo absurdo y que forman los ingredientes principales de tan extraño plato, con un grandísimo Barry Fitzgerald haciendo de borrachín casamentero, un brutote Victor McLaglen y una hermosísima Maureen O’Hara que, junto con una amplia panoplia de secundarios inolvidables, prácticamente se nos comen a John Wayne.

De la película en sí poco más puedo decir. Salvo que empieza de esta forma absolutamente genial (¿Ve ese camino…?) y no para.

Esta entrada ha sido publicada en Cine.

Un comentario para “El hombre tranquilo

  1. Aprovechando la distancia (así no me puedes matar fácilmente) no la he visto. Así que la pongo en el listado de “pendientes”

Deja un comentario