Hrothgar

Soy Hrothgar, hijo de Höel, hijo de Ragnar.
Hace una vida fui un respetado godi de mi pueblo.
Hace una vida tuve una mujer que me amaba.
Hace una vida tuve dos hijos valerosos y fuertes.
Ahora todos participan en el banquete de los dioses. Todos menos yo.
Soy Hrothgar el vagabundo y ésta es mi historia.

El valle de Nirgal es un largo y profundo valle en el Techo del Mundo, de tierras fértiles donde crece el trigo y la cebada y buenos pastos para el ganado. Un espeso bosque proporciona madera y caza y una profunda laguna que se alimenta del deshielo, abundante pesca. Sólo hay un paso para entrar y salir del valle y está cerrado la mayor parte del año. En las noches más frías del invierno, los lobos bajan al valle a guarecerse de los horrores que caminan allí arriba.

Valgard Hacha-sangrienta vino al valle en tiempos del gran guerrero conocido como Cristo y, desde entonces, el clan Stonedale ha vivido aquí. Una pequeña aldea y un puñado de granjas esparcidas por el valle. Hombres rudos y valerosos, fieles siervos de su rey.

Hrothgar el Lobezno nació y murió en este valle. Era hijo de Höel el Pelirrojo, señor del valle. Desde pequeño demostró una capacidad única de tratar a los animales e incluso las plantas. Podía decirse que hablaba con el bosque y con todas sus criaturas. También tenía un talento natural para preparar emplastos y ungüentos curativos casi con cualquier ingrediente. Durante su prueba de hombría fue ayudado por un gran lobo gris con una marca en forma de cruz en la frente. Cuando supo esto, su tío y godi de la aldea, Eldar Tres-ojos, reconoció las señales: el muchacho estaba marcado por los dioses. Así, recién alcanzada la madurez, Hrothgar abandonó la práctica de la espada para seguir el camino de la sabiduría como discípulo de su tío.

Bajo la guía de su tío, Hrothgar aprendió a dominar el viento y a hablar con los espíritus; las propiedades de las plantas y animales; a ejecutar los antiguos ritos que reforzaban los antiguos pactos entre hombres y dioses. Aprendió, también, a controlar sus propios poderes y las historias de su pueblo. Así conoció los dos secretos de la aldea. El primero, que uno de cada generación nacía con el don de hablar con los espíritus e invocar los elementos en su ayuda, con más fuerza que cualquier otro godi del reino. El otro, que este don del clan era un pago de los dioses por proteger un colmillo de la gran bestia Fenrisulf, que el propio Valgard Hacha-Sangrienta recuperó después de que la bestia fuera derrotada por Cristo y, ayudado por Oisin Ojo-de-tigre, ocultó en un túmulo construido en el corazón del bosque.

Como godi, la vida de Hrothgar fue plena. El pueblo le quería y respetaba. Se casó con Elga hija de Thoring, uno de los principales carls de su padre y tuvo un hijo y una hija que heredaron la belleza de su madre y la ferocidad de su abuelo. Tuvo una granja en la linde del bosque que jamás dio una mala cosecha. Tuvo una vida bendecida por los dioses, pero murió como una rata cobarde.

Llegaron en la noche, buscando el colmillo. El bosque alertó a Hrothgar y el clan pudo organizar la defensa, pero los guerreros poco pudieron hacer contra el enemigo, así que todo el clan cerró filas alrededor del túmulo, dispuestos a morir con valentía. “Que no se diga que el colmillo de Fenrisulf fue robado mientras hubo quedara en pie un solo miembro de los Stonedale”, dijo Höel el Pelirrojo. Y todos murieron luchando, sin llegar a saber realmente quién o qué les atacaba, pero con valentía. Y todos comparecieron ante los dioses y dijeron “Hicimos lo que pudimos, luchamos con honor y no retrocedimos” y les fue dado asiento en el banquete de los dioses.

Todos excepto Hrothgar el Lobezo. En el último momento le dominó el pánico e intentó huir y fue despedazado dando la espalda al enemigo, condenándose al olvido y trayendo la vergüenza a su clan. Sin embargo, se dice que el bosque protegió a su hijo preferido, y lo curó, no dejando que la muerte lo reclamara. Y cuando Hrothgar volvió en sí todo a su alrededor era muerte. Ofició un funeral de héroes para todo el clan, convirtió el túmulo en una enorme pira funeraria y abandonó el valle, acompañado del silencio avergonzado del bosque y sus habitantes.

Hrothgar el Lobezno murió en aquel valle. El hombre que salió a las montañas era un espíritu oscuro, lleno de dolor, que buscaba matar y morir, huir de su vergüenza. Su alma de Daimah se abrió a los instintos más básicos y se convirtió en una bestia más de la montaña, que cazaba a cualquier ser vivo que se le acercara, sin saber si quería encontrar venganza, respuestas o la muerte.

Así fue hasta que se tropezó con Seijuro Hiko, un extraño hombrecillo del lejano oriente que le derrotó, pero que, interesado por el extraño hombre, lo convirtió en su guía en vez de matarlo. Hiko seguía los pasos de un antepasado suyo que se internó hacia siglos en el Techo del Mundo. Era un excelente espadachín y gran pintor, pero también un convocador de primer nivel y de él aprendió Hrothgar nuevas técnicas para comunicarse y controlar a los espíritus y criaturas del Otro Lado.

Sin embargo, esa maestría no le salvó de reunirse con su antepasado en el fondo de un barranco. Con su muerte, sus criaturas, rotas las ataduras, volvieron a sus mundos de origen, excepto una. Una muchacha, una pintora de almas que acompañaba a Hiko desde Lannet como amiga y compañera de armas. Aquella noche, sobre la tumba de Hiko, forjaron de mutuo acuerdo un pacto de atadura usando la espada del samurái.

Desde entonces, ambos viajan juntos. La muchacha se ha convertido en la hija adoptiva de Hrothgar, dándole una razón para vivir. Últimamente sueña con frecuencia con grandes bosques más cálidos y piensa si acaso no sería mejor buscar nuevas tierras, más cálidas y con más colorido, que devuelvan la sonrisa a la chica, y dejar la caza sin sentido de unas sombras negras en las altas cumbres. Sin conseguir decidirse, espera una señal que le indique qué camino seguir.

Características (ventajas y desventajas):

  • Don, Recuperación superior de magia x1, Conocimiento natural de la vía (Esencia) nivel 40, Regeneración básica x1, Vulnerabilidad a la magia: debido en parte a su alma Daimah, Hrothgar es muy sensible a la magia, tanto para lo bueno como para lo malo.

  • Elan x1 (Rafael): su contacto con la naturaleza le ha permitido obtener una pequeña sincronización con Rafael, al menos desde su prueba de madurez con la presencia del gran lobo gris que Eldar Tres-Ojos reconoció como el espíritu guardián de Hrothgar.

  • Obligación somática, Obligación oral: Eldar Tres-Ojos le enseñó a conjurar según la tradición de los godar del clan, usando breves plegarias y dibujando runas de poder. Las runas son visibles si el conjuro es visible y refulgen para cualquiera que pueda ver la magia.

Especial: la pintora de almas. La atadura de la pintora de almas no es común. Hecha mezclando ritos godar y las enseñanzas de Hiko junto con la voluntad de la chica, presenta tres estados: la atadura en el propio objeto (la katana de Hiko), común a toda atadura y que ella, particularmente, odia; la forma completa, es decir, su forma real, con pincel y plenos poderes, en la que ha encerrado el dolor, la soledad, el miedo y todos los demás sentimientos negativos que le produjo la muerte de Hiko y una tercera forma intermedia (sellada), donde es prácticamente indistinguible de una chica normal y que es la que presenta normalmente. La forma completa la alcanza cuando se desenvaina la espada y no puede permanecer mucho tiempo en ella. Para volver a la forma sellada ella o la espada deben verter sangre. Si no pudiese volver a su forma sellada llegaría un momento en el que no podría contener los sentimientos acumulados desde la muerte de Hiko y eso es algo que, seguramente, su mente no soportaría.

No todo es dirigir en este mundo. Este es mi pj para una campaña de Ánima que, con suerte, jugaremos. La pintora de almas es una criatura original de Tenchizard que apareció en el foro viejo de Ánima. La que va con el personaje está muy modificada por mí, haciéndola más equilibrada. El personaje es un conjurador nephilim daimah del Techo del Mundo (porque ahí empieza la campaña). Empecé con Herger del Guerrero nº 13 como idea base (físico y comportamiento), pero luego me salió algo más fúnebre. Es curioso como, al hacer antes la historia que el personaje, éste queda obligado por aquélla. Regeneración básica y vulnerabilidad a la magia no tenía pensado cogerlas, pero me lo pedía la historia.

Es un personaje que, pese a haber jugado sólo una vez con él, me encanta y es todo un reto, por personalidad y por ser un personaje doble: interpretar a la vez a Hrothgar y a la niña sin abusar y teniendo bien presente que la niña es, a fin de cuentas, un pnj y el dj tiene la última palabra, cuesta. Ojalá pudiera jugar con ellos con frecuencia. Espero que no sea como otros personajes que me gustaron mucho pero con los que nunca llegué a jugar, como el pijo tonto del Battlemaster de Mechwarrior y el oficial científico del Megatraveller.

Un comentario para “Hrothgar

  1. De momento mañana tenemos la segunda entrega,a ver si a la tercera o cuarta va la vencida. Ya está casi todo listo, así que preparaos, jeje.

Deja un comentario