La mala fama de Windows Vista

Vista lleva ya con nosotros un añito, y sigue con su mala fama. Me pregunto cuánto le durará. Me recuerda en muchos aspectos a Windows XP: cuando salió todo el mundo decía que era un tragón, que no era más que un Windows 2000 con un nuevo tema de escritorio y no sé cuantas cosas más. Yo tuve XP al poco de salir, un ordenador nuevecito (y de gama baja) PIV Willamette 1,6GHz socket 478, placa base Chaintech micro-ATX, tarjeta de sonido 5.1, tarjeta de vídeo Nvida MX 100/200 de 32MB y 256MB de RAM (SDRAM PC133). Vamos, lo que entonces se llevaba, o se empezaba a llevar, porque hacía realmente poco que se había dado el salto desde los 128MB de RAM (suficientes para un 2000, un 98 o un Millenium) a los 256MB (escasos para un XP). En esta máquina tenía mi XP Home nuevecito y todos sus problemas, en especial la incompatibilidad con aplicaciones, sobre todo juegos. Al Baldur’s Gate o cualquier otro juego que usara el mismo motor gráfico, sencillamente no podía jugar: se colgaba en las ciudades y en las animaciones a pantalla completa. Mientras que otros juegos, como el venerable Red Baron 3D o el X-wing Alliance, conseguí que funcionaran echando mano de las opciones de compatibilidad, al Baldur’s I y II sólo pude jugar cuando salió el Service Pack 1 y unos nuevos drivers de Nvidia. Ya entonces el equipo se me hizo tan insufriblemente lento que había ampliado la RAM a unos buenos 768MB (y no más porque no tenía más bancos en la placa, que si no…). Entre tanto tuve que aguantar comentarios despectivos sobre XP, despreciándolo frente al más “confiable” 2000 (que iba ya por su SP3, y luego llegó el SP4) y, para uso doméstico, el más estable y seguro Windows 98 (no, no bromeo, que el Windows 98 es más estable y seguro que el XP me lo han soltado varias veces, así, tan panchos, y la última sería a los 6 ó 7 meses de haber salido el Service Pack 2).

Ahora mismo todos ponen a caldo a Vista y ensalzan las virtudes del venerable Windows XP SP2 o, por supuesto, de Linux. Me apuesto a que casi todos los usuarios medio-avanzados de Windows que ahora elevan a XP SP2 a los altares cuando salió el Service Pack 2 lo pondrían de vuelta y media. Para los que no se acuerden, casi todos los antivirus, el Nero, muchos juegos, drivers y otras aplicaciones presentaron incompatibilidades con el Service Pack 2, lo que le acarreó una mala fama que tardó al menos medio año en quitarse. En foros, blogs y demás oías (bueno, leías) a gente quejándose de que el SP2 le había dejado el equipo sin funcionar y Microsoft sacó una herramienta para administradores para impedir la instalación del SP2 (por otra parte, bastante lógico: si tienes una red de 100 o más equipos y sabes que una actualización del sistema operativo puede hacer que deje de funcionar algún programa vital para la empresa, lo último que quieres como responsable es que se instale sin haber hecho muchas pruebas antes, y corregido las incompatibilidades). Personalmente, esperé dos semanas hasta que salieron nuevos drivers y parches para los programas que usaba que garantizaban su compatibilidad con SP2 antes de actualizar mi SO.

Con Vista me siento como si hubiera vuelto al 2002-2003: todo el mundo echando pestes de Windows XP, digo Vista y ensalzando Windows 98, digo XP y yo feliz y callado con mi Vista. Cada día me gusta más, sobre todo ahora que voy aprendiendo qué es lo que hay “debajo” de la interfaz y cuáles son las diferencias reales con XP. Lo que no me gusta nada es la política de licencias de Microsoft y el precio de éstas. Ya estamos otra vez como en XP Home, con el sistema medio capado. Por lo menos esta vez han dejado los permisos y la compartición de archivos, pero en Vista Home Premium andamos sin la gestión avanzada de usuarios y sin poder tocar las políticas de seguridad. En fin, que comparto lo que dijo el Tendero. Luego veo lo que dicen por ahí, y me dan ganas de reir si no fuera porque mucha gente sin conocimientos toma eso por la absoluta verdad y, claro, te encuentras en el foro gente que se ha cepillado las particiones del disco duro (incluyendo la de rescate y sin sacar antes los discos de recuperación, tal y como indica el fabricante del equipo y perdiendo así la licencia y, posiblemente la garantía) para instalar un XP pirata (y ni siquiera un buen XP pirata, sino un XP lite capado que da más problemas que los muebles de la fábrica donde trabajo) sin tener ni idea de cómo se instala. La última burrada que leí, al respecto de los recursos que necesita Vista, es que Vista necesita 2GB para medio funcionar y XP funciona bien en un PIII 800 con 128MB de RAM. Y una m…. XP necesita 256MB para arrastrase, 512 para ir bien y 1GB para ir fetén. De igual modo, Vista necesita 1GB para ir arrastrándose, 1,5GB para ir bien y 2GB para ir fetén y Windows 2000 necesita 128MB para arrastrarse, 256MB para ir bien y 512MB para ir fetén. Y los tres pueden funcionar con menos RAM, desde luego (ahora, con un consumo excesivo de paciencia, todo hay que decirlo).

Así que, a modo de defensa de Vista, voy a contar algunas cosas que me gustan de él:

  1. Es más seguro que XP y también más estable. Incluso con drivers beta de Nvidia no he tenido problemas graves al salir de hibernación (rara vez apago el equipo, costumbre de XP). Los únicos problemas que he tenido, si alguien quiere saberlo, es que se me ha vuelto loco el teclado un par de veces. Es un teclado y ratón inalámbrico del Lidl de casi cuatro años que está fallando ya, el pobre. Sobre seguridad, me gusta este post del Maligno y los comentarios que lo acompañan, o éste de Vista técnica.

  2. UAC es un buen invento, aunque falta pulirlo. Para el que no sepa lo que es, es un cuadro de diálogo molesto, que, además, bloquea el escritorio hasta que aceptemos o cancelemos, que nos avisa cada vez que una aplicación quiere ejecutarse en modo Administrador. Tate, si yo ya trabajo como administrador. Pues en Vista, aunque sea administrador, las aplicaciones se ejecutan como si fuera un usuario normal. Vamos, como se debe trabajar. Lo que pasa es que en Windows XP ni Dios usaba la cuenta de usuario limitado (y los que desarrollaban cualquier aplicación asumían que uno iba a tener privilegios de administrador), así que han inventado esto. Como bien dicen aquí, es como el runas de versiones anteriores de Windows, o también como el sudo castaña (pero sin consola) o el ejecutar como root que yo usaba en KDE. Salta cuando queremos cambiar alguna configuración del sistema, queremos instalar una aplicación o, en definitiva, cuando queremos hacer algo fuera de nuestra carpeta de usuario.

  3. Aero es bonito. Quizás Leopard tenga un entorno de escritorio más bonito (no lo he visto, no puedo opinar). KDE posiblemente, sí (Gnome, no). En todo caso, es bonito, estable y rápido (sí, es rápido: las trasiciones entre ventanas son más rápidas a igualdad de máquina que en XP). Hay quien prefiere un entorno de escritorio serio, funcional y “usable” y que todos los adornos gráficos sobran, pero otros creemos que, ya que tenemos un maquinón, ¿por qué seguir con un entorno de escritorio como el de Windows 95?

  4. El explorador de Windows (el explorer) está muy mejorado. Es más fácil navegar por el ordenador, muestra las opciones de ordenación en cualquier vista (y no sólo en vista detalles), al renombrar un archivo nos deja, por defecto, la extensión intacta, podemos seguir cambiando nombres de archivo pulsando el tabulador… En fin, un cambio de cara completo, que requiere su tiempo de adaptación, pero que merece la pena.

  5. Superfetch se nota. La carga de aplicaciones es más rápida en Vista que en XP para aplicaciones comunes. O, dicho en claro, que tarda menos en abrírseme el Firefox, el Outlook y el OOo Write en Vista que en XP. Y no, no tego ningún “acelerador de inicio” en el arranque.

En fin, podría seguir con alguna más, pero ya me vale, que también quiero indicar algunas cosas que no me gustan.

  1. La sección de “Todos los programas” es una castaña, al no desplegarse. Tengo un pedazo de monitor y me tengo que dejar la vista en el trocito que ocupa el menú Inicio.

  2. Algunas opciones de configuración las han escondido pero bien. Lo de las Propiedades de pantalla me ha matado y me pierdo para llegar a las Propiedades de conexión de área local, aunque la parte de redes, en general, la han mejorado mucho.

  3. La compatibilidad con aplicaciones sigue siendo irregular, y esto es un problema de las aplicaciones y sus desarrolladores, no de Vista. Probé en casa el Dreamweaver CS3, que se supone compatible con Vista y no pudo instalarse. El MX no dio problemas. En algunos casos, es culpa mía: como reproductor de vídeo uso BSPlayer 1.36, la última versión gratuita antes de que le metieran aware. Para que funcione, tengo que deshabilitar AERO (vivan las opciones de compatibilidad). De hecho, desde que me compré el ordenador hasta que empecé a usar el Vista que trae pasaron varios meses… hasta que conseguí ver películas con el BSPlayer (también es una de las grandes razones por las que no me he pasado a Linux, aunque Kaffeine es Kaffeine).

  4. La política de drivers de HP es horrorosa. No compraré nada más de este fabricante.

Pocas, ¿verdad? Los problemas de compatibilidad con juegos no los incluyo, porque los esperaba. De hecho, tengo XP instalado para jugar, precisamente… aunque para algunos juegos ni XP me vale y necesito algo más antiguo y menos máquina.

Al final me ha salido un ladrillo que no hay quien se lo lea. Tampoco es que me importe mucho, total, nadie me va a leer… Pero, por si alguien ha llegado hasta aquí y tiene pensado comprarse un ordenador, un par de consejos gratuitos:

  1. Si lo vas a comprar con Vista, que tenga al menos 2GB de RAM y la versión sea Home Premium al menos. Y si quieres más RAM, pásate a Vista 64bits.

  2. Si no quieres Vista, no te compres el ordenador con Vista. No hago más que escuchar que Vista viene preinstalado en todo puñetero ordenador. Mentira. Viene instalado en cada puñetero ordenador de marca. Un sobremesa lo puedes comprar en una tienda a medida, con piezas seguramente de gama más alta e igual o mayor calidad y con el SO que quieras o que en la tienda sean capaces de instalar. Y si usas Windows, paga y exige la licencia, ahorra dolores de cabeza. Donde vas a tener problemas es con los portátiles, que ahí es más difícil salirse del equipo de marca.

  3. No hagas caso de todo lo que oigas y contrasta datos, a ser posible de profesionales (no, no de páginas de análisis de hardware/software). Algo básico es no creerse todo lo que diga un culé del Madrid (por poner un ejemplo).

Y, ahora sí, es todo por hoy. Nos vemos en el Forlon.

PD: Este finde saco la parte de Egipto de Guardianes del Grial, palabra.

2 comentarios para “La mala fama de Windows Vista

Deja un comentario