Runequest – Aventuras en Glorantha

Para estas Navidades salió en España, con un retraso de un año o más sobre las primeras fechas dadas por la editorial (nada que sorprenda), la última edición de Runequest, con el subtítulo de Aventuras en Glorantha (Roleplaying in Glorantha en el original). Se trata de la 7ª edición del juego, la cuarta que trae su editorial madre, Chaosium. La edición española corre a cargo de Edge Entertainment, que ya publica desde hace años La llamada de Chtulhu.

Es un tocho de 440 páginas (más o menos lo mismo que La Gran Campaña de Pendragón de Nosolorol, aunque abulta y pesa menos y también tiene menos palabras por página), a color, con una maquetación que lo hace cómodo de leer. Tiene ilustraciones muy evocadoras, que trasmiten muy bien el tipo de Glorantha que quieren presentar. Algunas, de estilo cómic, con los personajes pregenerados que trae; otras, tomadas de los últimos libros gloranthanos de la editorial y algunas, bueno, cuyo origen se pierde en el albor de los tiempos y están ahí Dios sabe por qué. La traducción es más que correcta y tiene una buena corrección. En la primera lectura no me he encontrado con erratas, ni frases chirriantes (en el foro de Glorantha Hispana se discute la traducción de algunos términos; la mayoría de los casos viene de la costumbre de usar otra traducción) y ha resultado ser un libro muy fácil y agradable de leer. De hecho, es un libro que esconde muy bien sus fallos.

Pero mira que es bonito


En su estructura, me recuerda mucho a Pendragón, otro juego de la casa: trae una detallada creación de personajes, con un historial para tirar de la vida de nuestros padres y abuelos que nos permite entender —como jugadores— un poco del mundo. Pero, como en aquél, es una creación de personajes limitada. En este caso, a unas pocas culturas y un área geográfica muy determinada: el Paso del Dragón y sus tierras limítrofes (zona por defecto en todos los juegos gloranthanos de los últimos veinte años, por cierto). Y, también, en un momento temporal muy concreto, tanto que, si queremos variarlo un poco y, aun así, desarrollar algo el pasado del personaje, nos tocará llenar de tachones su hoja.

Es precisamente en este capítulo donde empezamos a ver las carencias del libro. Básicamente, que lo que tenemos entre las manos es el libro del jugador. El resumen sobre Glorantha y su historia que trae es tan mínimo que no ayuda en nada a un máster que se asome al mundo. El resumen que traía la primera edición de Heroquest (también publicado por Edge), siendo más o menos de la misma extensión, era mucho más informativo. No hay bestiario, pnjs genéricos o aventura de ejemplo. Al hacer un pj para empezar a pegarme con el sistema, me encontré con ambigüedades en las reglas que no se aprecian en la primera lectura. Otro ejemplo lo tenemos con el calendario: dos páginas, sin ningún cuadro resumen y con los días de la semana mal ordenados… cuando es algo que resulta ser básico para la gestión de la magia divina, de los cultos y del propio discurrir de aventuras y campañas.

El sistema en sí resulta una mezcla extraña. Se inspira en la 2ª edición (bastante parecida a la 3ª, publicada por Joc, y la más conocida por los abuelos españoles): tenemos éxitos críticos, especiales, normales, fallos y pifias (el éxito especial es algo que prácticamente sólo ha usado Runequest); las habilidades con valores básicos y agrupadas por categorías —Agilidad, Comunicación, Conocimiento…— que toman un valor como modificador que depende de las características del personaje; un diseño de la hoja de personaje un tanto arcaico y poco práctica para el proceso de creación; parte de la magia con pocos cambios; recupera la tabla de resistencia y la de pifias; tenemos momentos de reacción para gestionar los turnos… Luego, coge cosas de juegos posteriores, de Pendragón, Heroquest y las últimas ediciones de Runequest, como un sistema de tiradas enfrentadas; el uso de runas para definir a los personajes, a caballo entre Heroquest 2ª edición y los rasgos de personalidad de Pendragón; pasiones; la posibilidad de aumentar una habilidad no sólo con una pasión, sino también con runas u otras habilidades; y así podría seguir todo el día.

Hay cosas que —creo— funcionarán bien. Otras parecen estar metidas con calzador, como la tabla de resistencia, a la que veo muy infrautilizada. En general, el sistema, a falta de probarlo en mesa, me gusta. El remozado de la magia divina, ahora llamada rúnica, es más que interesante y el combate, a pesar de tener momentos de reacción, me parece que me va a ser cómodo de llevar y tiene detalles muy interesantes sin ser complejos. La descripción de habilidades, sus usos y combinaciones, están muy bien. Tiene reglas de combate en carro o en falange, persecuciones…

¿Merece la pena la compra?

Es una pregunta complicada. El libro, por sí solo, no sirve de mucho y Edge tiene fama de dejar líneas editoriales muertas con insultante frecuencia (la rentabilidad manda). Es el primer juego ambientado en Glorantha que se publica en español desde la primera edición de Heroquest, que no tuvo mucho recorrido. Es un mundo de juego al que no veo yo mucho tirón en España. Tampoco ha tenido muchas posibilidades de conseguir un relevo generacional, así que no puedo ser muy optimista con el futuro de la línea. Me gustaría equivocarme, pues la línea madre tiene suplementos muy interesantes: el bestiario, la pantalla, suplementos de aventuras… y libros de ambientación pura y dura, no relacionados con Runequest, que tienen una pinta estupenda.

Por otra parte, es un juego pensado única y exclusivamente para jugar en Glorantha. Es decir, se aleja del sistema genérico que conocimos los abuelos de la mano de Joc. Y si alguien quiere algo más genérico, pues tiene Mythras, la versión revisada y con nombre cambiado de la 6ª edición de Runequest de The Design Mechanism (la pérdida de la licencia, producto del tumultuoso año 2015 de Chaosium, levantó muchas ampollas en su día). No es tan bonito, pero el reglamento está media generación por delante. Está editado en español, ¡y con varios suplementos!, por 77 Mundos.

Personalmente, espero sacarle rendimiento, que para eso me lo he comprado. Y no es algo que yo haga a la ligera, pues odio cargar de peso muerto las estanterías. Y, aunque con Runequest tengo una amistad de antiguo —que me viene por su pariente político, Nephilim, que fue quien nos presentó—, ésta es la primera vez que me acerco a Glorantha, tras unos años leyendo sobre el mundo y su historia en La Frikoteca, el Runeblog o Mundos inconclusos.

Esta entrada ha sido publicada en Reseñas.

4 comentarios para “Runequest – Aventuras en Glorantha

  1. En este comentario voy a tener que ser comedido, porque soy juez y parte xD. La edición es muy bonita y aunque algunas decisiones de diseño no me gustan, no dudo que será muy jugable; y si no es así, coger mecánicas de otros juegos basados en el d100 será más que sencillo.

    A mí me preocupa lo que comentas de que está ambientada en el Paso del Dragón oootra vez. Que sí, que mola, pero es que a mí ya me aporta poco. Hubiera preferido la Nación Santa, por ejemplo. O casi cualquier otro sitio xD. Pero igual entonces no hubiera tenido el choque tradicional entre el imperio lunar y los orlanthis que llevamos explorando desde hace 50 años.

    Yo de esta edición es posible que adquiera algún libro suelto. Ni la pantalla ni el bestiario ni las aventuras me llaman mucho. Quizá algo sobre panteones, o alguna campaña chula. No lo sé, tengo que esperar a que salga un libro que me enganche a esta edición.

    Insisto, en este caso también me pasa que es que tengo toneladas de libros de Glorantha.

  2. Entiendo que para los veteranos, esta fijación con el Paso del Dragón os canse. Es ver la lista de publicaciones de Heroquest/Herowars y parece que sólo hay orlanthis en el mundo.

    Por otra parte, comprendo que se hayan centrado ahí: es un conflicto que resulta muy atractivo, es fácil de vender al neófito (yo, como ejemplo) y sobre el que es fácil encontrar información previa.

    La evolución de la línea es lo que más me preocupa. De momento, han sacado lo básico para jugar (manual del jugador, pantalla y bestiario) y algunas aventuras, pero la iniciativa parece estar del lado de la afición (el Jonstown Compendium). Una serie de módulos que combinasen suplemento regional + campaña me parecería algo fantástico.

    Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  3. Coincido bastante con tu reseña, Cubano.
    El calendario se incluye en la Pantalla del director de juego. Lo mejor habría sido que hubieran publicado el pack de la pantalla al mismo tiempo que el reglamento, pero toca esperar. De momento, si quieres el calendario en español puedes encontrarlo en el antiguo suplemento Dioses de Glorantha. Por otro lado, Chaosium ha publicado gratis una aventura de ejemplo en PDF, y es una lástima que Edge no la haya traducido (al menos todavía).

    Y respecto al Paso del Dragón coincido también con tu opinión. Al fin y al cabo, muchos de los veteranos que comentas tampoco han jugado nunca una campaña en esa región.

  4. Gracias por pasarte por aquí, Runeblogger. A mí también me hubiera gustado ver esa pantalla a la vez que el manual, pero, ¡qué le vamos a hacer! Espero que no tengamos que esperar a las próximas navidades para verla publicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.