Houseki no Kuni

Trozos antropomórficos de minerales con forma de muchachas dándose de leches con selenitas de reminiscencias hindúes a espadazos, mientras la habitual protagonista inútil, patosa y voluntariosa intenta madurar y hacerse más fuerte. Envuelto en una animación por ordenador que, al principio, choca bastante, es lo que ofrece Houseki no Kuni, adaptación del manga homónimo o, mejor dicho, del principio del manga, pues sus 12 episodios dejan muchas preguntas y pocas respuestas.

¿Quién no pierde un pedazo en el fragor de la batalla?

No puedo decir que sea una gran serie y, sin embargo, me ha enganchado y me ha dejado con ganas de una segunda temporada. Quizás sea su planteamiento, que recuerda a una historia bélica, subgénero de escuadrón (presentación de los personajes, patrullas interminables, esporádicos combates, el aburrimiento o la rutina entre alertas, las bajas). Sirve también para conocer múltiples minerales y repasar su formulación y estructura en las cortinillas del intermedio.

Sin una segunda temporada que avance la trama de fondo, me resulta difícil recomendarla, pero creo que ya por el arco de la babosa marina o del invierno merece la pena. Dirige Takahiko Kyougoku (Gate) y tiene un plantel de voces que quita la respiración.

La versión que he seguido ha sido la de Anacrónico Fansub.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario