Diez años

It was the dawn of the third age of mankind – ten years after the Earth-Minbari War.

Cuando empecé con el blog, no esperaba terminar el primer año siquiera. Era un momento en el que estaba de moda tener uno. O, mejor dicho, ya había pasado el punto álgido de la moda. Yo me lo pensé mucho y lo fui dejando hasta que me salió la oportunidad. Diez años ha de todo eso, una cuarta parte de mi vida. Se dice pronto.

Inicié el blog como ejercicio nostálgico, pues llevaba mucho tiempo queriendo poner por escrito la campaña de Nephilim, Guardianes del Grial, que había dirigido en tres años de universidad, entre 1999 y 2002. Fruto de esa nostalgia es su nombre, Cuberterías de Albacete, Import & Export, almacén pantalla en el puerto de Night City que José Sánchez Aguamejía, El Cubano, Cubano o erCubano, abrió en 2021 como tapadera de negocios poco limpios. Nació el Cubano en una campaña de Cyberpunk jugada en el curso 1997-98, una de esas campañas que te marcan y ha sido mi identidad en internet desde entonces, hasta el punto de que hay quien, al conocerme, se sorprende al enterarse que no soy de Cuba.

En aquel entonces, yo llevaba un año trabajando en la fábrica de muebles. Y hacía un año que me habían regalado Ánima y habíamos empezado a jugar la primera campaña de Los Visnij, con Pírixis (que estaba conmigo en el pueblo) y Menxar (en la capital), por lo que teníamos partida en conjunciones astrológicas propicias. Más o menos, llevábamos así desde el 2003, por lo que mi contacto con los juegos de rol era más teórico y nostálgico que práctico. Esos años me había prodigado mucho en foros y grupos de correo, con discusiones sobre reglas, ambientaciones y demás (Runequest lo monté y desmonté varias veces), pero mediada la década me había ido volcando más sobre el anime (tengo muy buenos recuerdos de Spanishare) y la informática (colaboraba mucho en ForosWindows).

Había muchísimos blogs de informática entonces y yo no pude resistirme. La primera entrada de este blog fue, precisamente, de programación y, para abril de 2008, abría un blog específico que, durante los primeros años, fue mi blog principal, al que más tiempo dedicaba y con el que más contacto tenía con lectores y blogueros. Pero, ¡ay!, la moda fue pasando, los blogs fueron cerrando y el blogroll se fue vaciando. Aún echo de menos a RusS.

En 2008 sumé al blog entradas de música. Fue el año de Nodame Cantabile (serie a la que me enganché tanto que me veía los capítulos en japonés sin subtitular para apaciguar el mono), que reavivó en mí el gusto por la música clásica (de niño escuchaba mucha, luego me dio por las nuevas músicas y para esos años andaba yo desconectado de todo). Tuve la ocasión de ver un concierto de orquesta en directo por primera vez en mi vida y terminé abonado de la Orquesta de Extremadura. Mientras pude mantener el abono (hasta que cambiaron los conciertos de Badajoz del sábado al jueves), me obligué a escribir una pequeña reseña de cada concierto al que fui. Tengo muy buenos recuerdos de aquellas veladas, concierto seguido de cena en el Tanuki-san en compañía de Menxar.

Y el anime. De forma irregular, llevo con entradas de anime desde el principio, cuando seguía a fansub ya olvidados: Tanoshii, Anime Rakuen, Spanishare, Mangalords, Nanikano, con quienes colaboré un tiempo… Vivía en casa de mis padres todavía y teníamos un ordenador viejo, un PII que había ido heredando ram y disco de otros equipos, montado en la cocina de arriba, sin teclado ni monitor y encendido las 24h, con eMule y Azureus. Mi padre, mi hermano y yo nos conectábamos en remoto o vía web, poníamos nuestras cosas a descargar y las íbamos sacando cuando terminaban para no saturar el disco de 40GB. Qué tiempos. Aún conservo alguna serie de entonces, en avi, imposible de ver ahora en una pantalla grande.

En 2009 me alcanzó la crisis, la fábrica cerró y me fui al paro. También fue el comienzo de mi resurgir rolero: el primer intento de La Gran Campaña de Pendragón con Yaltaka y Pírixis, la segunda campaña de los Visnij con el grupo de Miajadas y el comienzo de Tres Valles, la campaña más multitudinaria que he dirigido. El gusanillo me llevó a las jornadas de El Dirigible de 2010, donde dirigí una de mis partidas más divertidas y conocí a unos buenos amigos.

Y en Sevilla terminé a finales de ese año, tras mentir como un bellaco con la dirección en el currículum. Con esto se cerró una etapa de mi vida y se abrió otra, en la que aún ando (independizado, casado y con gatos). Estos últimos años han pasado rapidísimos y los cuento casi que por cambios de versión de SAP y por campañas dirigidas: Fort Nakthti, el segundo intento de La Gran Campaña, Los viajes del Ícaro y Sakura, con algunos intentos fallidos entre medio (la que más me duele, una de vikingos que tuve que parar por falta de tiempo) y varias partidas sueltas.

Con estas campañas he mantenido el blog (la filial de informática la dejé prácticamente desde 2012, más por falta de ganas de preparar ejemplos que de ideas por escribir). Un pequeño rincón, lejos de las modas y los flames, dedicado principalmente a los resúmenes novelados de las partidas que dirijo (por ahí he visto un término cool en inglés para eso, pero paso de usarlo). Este año estuve tentado de cerrar el chiringuito ante una subida del precio del alojamiento, pero me daba pena hacerlo justo antes de cumplir los diez años y más perder el dominio, así que aquí seguiré por otro año más.

Estos diez años han dado para 717 entradas en la casa principal y 212 en la filial. Cinco han sido de Pírixis, tres o cuatro de Menxar, cuatro de Du Pont (las relativas a su campaña de D&D), las entradas del NightCity Herald fueron publicadas con permiso de su autor y no sé si me dejo algo. Quizás pocas, si pienso en todo lo que tengo en el tintero (Guardianes del Grial, se me viene a la mente: el final de la segunda temporada y la caída de los templarios que nunca consigo contar). También para más de 750 comentarios entre ambos blogs, descontadas mis respuestas (de éstos sí me hubiera gustado que hubiera más cantidad, pues es bien sabido que los comentarios son el alimento del ego del bloguero, pero tampoco puedo decir nada porque yo mismo no comento todo lo que debería en mis lecturas de la competencia).

Ya estoy haciendo planes si llego al 2020 y también ando pensando otro lema para sustituir al “Desde 2021, el mejor servicio”: conforme van pasando los años, pierde la gracia. Pero de todo eso, ya hablaremos cuando toque, si toca.

Esta entrada ha sido publicada en General.

Deja un comentario