Sakura — Primera temporada, notas del máster

Hace un par de semanas terminamos la primera temporada de Sakura, un cuento de Lannet. Nueve sesiones jugadas desde julio, con bastantes problemas y rotación de jugadores. Entre problemas de horario y mudanzas, hemos cerrado el arco con sólo dos jugadores, lo que hizo que la última aventura no tuviera la acción que a mí me hubiera gustado (esperaba montar algo al estilo de La noche antes de la boda de Tres Valles, con escenas en solitario con cada jugador e ir juntándolos según sus decisiones) y me tuviera que centrar más en la parte dramática.

Sakura es una campaña mía-mía, con estructura en tres actos y trama bien definida. Después de Los viajes del Ícaro, es una vuelta a las raíces que me ha resultado muy reconfortante. Como hice en Guardianes del Grial, he utilizado el primer acto, introductorio, para dar trasfondo a los personajes. Siempre he preferido tratar con pjs apenas bocetados y que ganen personalidad y trasfondo en la mesa antes que con personajes con extensas historias escritas. No siempre es posible, claro. Para empezar, obliga a alargar la campaña, lo que puede no ser una opción.

El planteamiento inicial era muy simple: la hija de un señor local, después de ver como su tío asesina a su padre, debe huir acusada de cómplice. Cuando empecé con la campaña, tras bocetar personajes y trama, preparé la escena de asesinato y la posterior huida. Fue la primera aventura (o boceto de) que tuve. El segundo paso fue justificar esa escena: de ahí salieron La muerte del anciano señor Iwao y la segunda boda del señor Hideo.

Lo siguiente era justificar que los personajes jugadores huyeran con la muchacha, anteponiéndola a lealtad a su señor asesinado o a sus respectivas familias. Me hacían falta aventuras que fueran cohesionando el grupo. De una semilla de aventura del manual de Gaïa surge la historia de Yukikaze en Aimi y su posterior desarrollo en El santuario profanado. La batalla del paso Azuma también la boceté entonces. Del blog El Runeblog saqué la partida inicial y me dejé otras tres libres para desarrollar según fuera viendo por dónde iban los tiros. La idea, como he dicho, era cohesionar el grupo y dar trasfondo a los personajes. Cuanto más desarrollados estuvieran (personalidad, sueños, posesiones, familia), más doloroso sería dejarlo todo para acompañar a su señora y convertirse en proscritos. La aventura y trama secundaria de El hijo del criador de caballos ocupó, precisamente, uno de esos huecos y surgió al interesarse los jugadores por un figurante.

La aventura del balneario, en cambio, fue un relleno al caerse dos jugadores en una sesión y que, a la postre, se convirtió en una de las más importantes de la campaña: fue la aventura en la que Charlie y Menxar modelaron las personalidades de sus respectivos personajes y establecieron la relación entre ambos. Fue el capítulo que salva la serie de la cancelación temprana. Porque desde el principio íbamos con problemas. El grupo no había jugado junto nunca y una ocurrencia mía de última hora desequilibró el planteamiento del grupo en la forma del personaje Nakamura Ken. El centro de relaciones se desplazaba del personaje de Reiko a éste y debilitaba la posición de los otros dos. Conozco jugadores que hubieran sabido convertir el personaje en un integrador del grupo, jugadores que me conocen y les conozco y habría sabido dirigirlos. No fue el caso y hubo momentos de tensión bastante desagradables. Pero, por motivos de agenda, los jugadores de Ken y Nobi dejaron la campaña y reclutamos a Norkak. Encajó rápido con mi forma de dirigir y ahí queda para la posteridad toda la parte Asakura: los santuarios, los ninjas, la boda, el torneo…

Y así llegamos al final, que es el verdadero principio, otra vez sólo con Charlie y Menxar y sin tiempo para meter a más jugadores y crear los lazos entre los personajes (más adelante creo que sí habrá ocasión, con otro tipo de lazos, lealtades y motivaciones, pero eso el destino dirá). Las piezas están en el tablero: aliados, conocidos y antagonistas. Tienen caminos para seguir: pueden huir y dejarlo todo atrás, ya intentando cruzar el océano gracias a sus contactos con Goran Visnij, ya a través de las montañas con la ayuda de la doncella de hielo, ya desaparecer en los campos de Lannet con ayuda de sus contactos de Aimi; pueden buscar al señor Shingen, el asesino, para vengarse; o volver de tapadillo al dominio, atrapar a alguno de los oficiales y averiguar qué demonios pasó esa fatídica noche; o suponer que todo lo_hizo_un_mago™ y echarle las culpas al misterioso Kamyu Arata, responsable del intento de robo de Yukikaze, del asunto del balneario y del que los jugadores piensan también orquestó el tema del santuario.

Ahora es turno de los jugadores de elegir sus siguientes pasos. Y, luego, me tocará a mí cruzar sus decisiones con la personalidad de los pnjs y los movimientos por defecto que ya tengo decididos y veremos a dónde nos lleva todo esto.

Esta entrada ha sido publicada en Sakura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.