Kamisama no Memochou

Tras el pomposo título de Kamisama no Memo-chou encontramos la adaptación de las novelas ligeras homónimas de Hikaru Sugii por parte del estudio J.C. Staff en 2011 y dirigida por Katsushi Sakurabi (Asatte no Houkou). El planteamiento base es el habitual chico tímido y poco sociable y chica que lo arrastra a un club poblado de pintorescos personajes. Lo que la hace la tercera serie consecutiva del mismo tipo que reseño aquí, ¿no? Uhm… Casi, casi.


Alice. Pese a lo que pueda parecer, no es una serie ñoña.

Narumi Fujishima (un efectivo Yoshitsugu Matsuoka) es el protagonista, un chaval acostumbrado a ir de un lado para otro por el trabajo de su padre y que vive, a efectos prácticos, solo con su hermana mayor en una casa fría y hostil. Es un chaval tímido y que se aísla voluntariamente del resto de su clase. Sin embargo, sufre el acoso y derribo de su compañera Ayaka Shinozaki (Ai Kayano, Ibara), quien lo arrastra primero al casi extinto club de jardinería y, luego, lo mete en un grupo de Ni-Nis que hacen de detectives liderados por Alice (Yui Ogura), loli hikikomori que vive rodeada de peluches y ordenadores y se alimenta de refrescos y ramen. Narumi termina de “asistente” de la extraña Alice y trabajando a tiempo parcial en el puesto de ramen de Min (Hitomi Nabatame, Margery Daw).

La serie está repleta de momentos cómicos a modo de sketches con la pintoresca Alice como protagonista, destacando los relativos a sus peluches y al grupo yakuza de palurdos liderados por “El Cuarto” (Daisuke Ono) y tiene un capítulo entero de relax y patochadas varias con partido de béisbol de por medio, pero no es una comedia ni por asomo.

Es sórdida, muy sórdida. Violenta y sucia. Con mucha mala leche. Los casos de los que se encargan tan pintoresco grupo de detectives incluyen prostitución, drogas, yakuza, suicidios… y de una forma poco noble, con ajustes de cuentas, interrogatorios a base de patearle hasta que hable, peleas, espionaje. Narumi medio se sumerge, medio es arrastrado de una forma que me recuerda mucho al personaje de Rock en Black Lagoon, involucrándose cada vez más.

Disfrútenla. Son doce capítulos, ideal para un domingo lluvioso.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Un comentario para “Kamisama no Memochou

  1. Me encanta, es ese tipo de series que le enseñarías a esa gente que cree que todos los dibujos animados son para niños.

Deja un comentario