Primer día de mudanza

Los valientes aventureros se introdujeron sin miedo en el dungeon. Lo primero que hallaron fueron las cocinas, kilométrica extensión de estantes y alacenas donde dormían el sueño de los justos antiquísimos y gastados utensilios, vasijas, ollas y sartenes provenientes de distintas culturas y épocas. Los restos fosilizados de comida de origen incierto y el estado de cuchillos y demás utilería parecían indicar que los habitantes originales habían sido algún pueblo no humano y primitivo, dedicado al saqueo de las tierras vecinas: goblins, tal vez orcos, aunque el nauseabundo hallazgo en lo que parecían los aposentos del jefe del clan, en forma de almohadas, apuntaban más a kobolds u ogros.

Se avecinaba una semana muy larga…

 

3 Comentarios

  1. Puedo daros una poción de Agerul, y una redoma de desinfectante bendito, por si hay no-muertos. De todas formas nosotros tampoco hemos logrado limpiar las capa de polvo de eones de antigüedad que cubre las estancias de nuestro dungeon.

  2. Cubano, ¿No tienen los aventureros redomas de Poción KH-7? para acabar con los restos gelatinosos de algún grupo on geniales.

    ¡Animo!

  3. @Du Pont, desinfectante bendito no, gracias, que puede que acabemos no-muertos y no es plan de destruirnos nosotros solos.

    @Wulwaif, los aventureros han ido equipados con lo mejor que han podido encontrar en el mercado del tío de la hacienda y en el mercado de la encrucijada.

Deja un comentario