De musas

Tengo una lista de artículos por escribir que me cubre las necesidades hasta mayo, suponiendo mi ritmo deseado de dos-tres entradas a la semana: reseñas de varios juegos, reglas caseras para Ánima, alguna ida de olla… Pero no hay manera. Entre el trabajo, que me deja baldado, y la inspiración, que me rehúye desde hace semanas, no consigo sacar adelante más allá de un puñado de líneas. Con lo primero, poco puedo hacer, salvo acostumbrarme. Sobre lo segundo, estoy intentando varias cosas sin resultados positivos hasta el momento:

Primero intenté construir un sincrotrón doméstico para capturar las partículas de inspiración que menciona Pratchett y dirigirlas hacia mi cabeza. Pero lo dejé, porque soy un desastre con las manualidades.

Pensé entonces en las musas. Dado que no me visitan por las buenas, lo intentaría hacer por las malas: con trampas. La tira esta de papel adhesivo para moscas y demás cosas voladoras no ha dado el resultado apetecible. Pensé en probar una trampa de foso, clásica a más no poder. Después de cavar un rato, caí en la cuenta (estaba siendo muy fácil) de que estaba en un cuarto y que el enorme foso que estaba camuflando era, en realidad, el piso de abajo.

Poner en bandeja una musa al vecino de abajo me parece una estupidez, así que decidí probar la también clásica trampa del lazo. Ésta me ha quedado muy bien, así camufladita. Lástima que yo tenga tan mala memoria y el gato sea tan cabrón. Pensaré en la siguiente mientras viene alguien a bajarme.

Esta entrada ha sido publicada en General.

3 comentarios para “De musas

  1. No, si el SAP va bien… Ya estamos preparando la carga de datos con una pérdida de cordura mínima. Peor lo va a tener el pardillo del programador, que se las va a ver con las API de SAP.
    En fin, te dejo, que tengo que programar. Brlburlbirlbrl…

Deja un comentario