Heil, herr präesident

Camarradas, nuestro bien amado presidente ha decidido, ¡por fin!, defender sin ambages a los honrados y trabajadores ciudadanos de este país poniendo coto a los desmanes de los residentes mediante el comisariado político de la SS (Segunda Sección). Gracias al arrojo de nuestro präesident y de nuestra queridísima y esforzada culturrenministren, la inoperancia judicial será sustituida por un comisariado político que velará por nuestros derrechos más fundamentales. Desde aquí pedimos a nuestro camarrada presidente que siga en este camino y modifique la Constitución española, en especial el Artículo 14, donde debería decir Los ciudadanos españoles son iguales ante la Ley (…), para evitar que los residentes con nacionalidad española puedan minar este hermoso, libre y democrático país. De hecho, defendemos vehementemente, y esperamos que nuestro bien amado presidente así lo haga, que el derecho a voto quede excluido a los no ciudadanos debido a sus continuos delitos de hecho o pensamiento.

¿Ciencia ficción? Si nos quedamos quietos, si dejamos que un órgano político decida qué podemos y qué no podemos ver, ¿qué nos diferenciará de la URSS, de la Alemania de Hitler, de la China comunista, de la España de Franco? Disfrazado de defensa de los derechos de propiedad intelectual nos intentan colar un ataque directo a los derechos fundamentales del hombre y a la separación de poderes. El pueblo sobrenado no puede consentir esto. ¡No, señor!

Por eso mismo, y ante la gravedad de lo que se propone en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible, me sumo, desde mis dos blogs (ahora que aún los puedo tener), a la campaña en defensa de los derechos fundamentales en Internet, con el firme convencimiento de que, si cedemos aquí, sólo será el principio. Y con el convencimiento aún más firme de que un gobierno democrático (es decir, de ideales democráticos, que no es lo mismo que democráticamente elegido, y a cierto personaje bajito y con bigote me remito) jamás se habría planteado semejante barbaridad.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Esta entrada ha sido publicada en General.

Un comentario para “Heil, herr präesident

  1. Me he equivocado de profesión, tenía que haber compuesto la canción del verano y vivir de las rentas gracias a la SGAE de por vida. ¿Pa qué estudiar y formarte 7 años? Para hacer cola en el INEM.

    Se van a saltar la Constitución a la torera, y hay gente por ahí que opina que encima hay que aplaudirles; si es que es el colmo.

    Seguro que después se buscan la forma de que la gente haga descargas de todo lo que “intentan proteger” previo pago, por supuesto, para enriquecer aún más a los que ya están chupando del bote y se han olvidado de lo que es ser artista y crear y hacer disfrutar con el arte que ese es su oficio.

Deja un comentario