Antique Bakery

Tenía esta serie durmiendo el sueño de los justos en el externo, esperando que algún fansub decente la sacara, pero al final le he dedicado unos días aplicando una suerte de traducción simultánea que me sale cada vez más natural. Antique Bakery es una serie menor, bonita, de dibujo agradable, de tonos pálidos y bordes desdibujados, con un buen diseño de personajes y unos episodios que mantienen el tipo. Antique Bakery, basada en el manga del mismo nombre, es una buena opción para pasar un rato tranquilo y ver un episodio de cuando en cuando. Eso sí, no lo hagáis a la hora de la merienda, ¡por Dios!, que los dulces tienen una pinta…


Tachibana, Chikage, Eiji y Ono

Keichiro Tachibana (el siempre efectivo Keiji Fujiwara, del que ya hablamos en Baccano!) es el nieto del dueño de un importante holding de empresas, un genio del departamento de ventas del mismo, y con un pasado que le persigue: un secuestro que le hizo aborrecer los pasteles. Por ello mismo, resulta extraño que lo deje todo para abrir una elegante pastelería, para la cual contrata al mejor pastelero: Yousuke Ono (Shinichiro Miki, Kurz Weber). Ono, bajo su aire frágil y tímido, oculta al gay diabólico (no lo digo yo, lo dice él mismo): es tan irresistible que se los lleva a todos de calle, sin importar sus preferencias sexuales, y ha tenido problemas en sus anteriores trabajos por ello. Completan el personal de la pastelería el ex-boxeador Eiji Kanda (Mamoru Miyano, el desquiciado L.A.), un joven glotón y con gran talento para los dulces, y el grandullón Chikage Kobayakawa (Eiji Hanawa), enorme, guapo, torpón y sin luces amigo y sirviente de Tachibana.

Y luego, claro, el resto de clientes que se van dejando caer por la pastelería, los problemas cotidianos, las escenas de celos, la película francesa, la hija del que menos te lo esperas, los clientes habituales, y un largo etcétera de situaciones cotidianas, algunas mejor planteadas que otras, algunas mejor resueltas que otras, algunas cómicas, otras dramáticas, pero todas entretenidas.

Y los pasteles, claro. Unos pasteles que hacen la boca agua y que la cartera aúlle de dolor sólo con verlos y oír (bueno, leer y retraducir mentalmente) su descripción.

Ah, mierda, tengo hambre. Ahora vuelvo.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Un comentario para “Antique Bakery

  1. Pingback: Beautiful men and beautiful cakes: Antique Bakery review | Sophie's Japan Blog

Deja un comentario