Las vírgenes negras – Notas

Tras el maratón de mayo, vamos a empezar, a un ritmo más tranquilo, eso sí, con la segunda temporada de Guardianes del Grial, Las vírgenes negras que se desarrolla entre 1243 y 1307 entre Europa y Tierra Santa. Esta vez publico las notas de la época antes de empezar y no al final porque toda esta parte de la campaña transcurre en la misma época, por lo que es bastante más larga. Además, voy a meter algunos cambios respecto a cómo conté las anteriores épocas y quería comentarlos.

Primero, voy a incluir las características de bastantes personajes no jugadores, tanto morralleo como principales. ¿Quién sabe?, a lo mejor alguien (aparte de mis jugadoras) lee estas entradas, decide adaptar alguna como partida y encuentra esto de utilidad. Por otra parte, también voy a incluir algunas ayudas de juego, fundamentalmente descripción de Arcanos mayores y otras sociedades secretas que usé para la campaña, reglas para rituales, los metamorfos no oficiales que usé (con traducción macarrónica del francés) y alguna cosilla más.

Segundo: Las vírgenes negras se caracteriza, sobre todo, por un lío de tramas principales y secundarias que se entrelazan. Para aclarar un poco, intentaré separar las entradas por trama (no va a ser posible siempre, claro) e indicaré la trama o tramas de alguna manera. Estaba pensando hacerlo con un subtítulo, con una nota a pie de página (léase pie de entrada), pero creo que aprovecharé para mudar el blog y usar etiquetas. Por otra parte, no voy a usar antetítulos como hasta ahora en las entradas de nephilim. Como he creado una página como índice no creo necesario su uso. Y es que, si me pongo, pueden quedar títulos muy largos: Las vírgenes negras – El Emperador VI – París II, “Yo soy Yaltaka” y no es plan.

Tercero: tenemos nuevos personajes jugadores. Recluté a dos pardillos (pobrecitos míos, no sabían donde se metían, ellos, felices jugadores de AD&D). Uno de los personajes es Menxar, ondina del Carro. Del otro no queda constancia escrita de su nombre, así que le llamaremos el fénix (nada que ver con los Cinco Hermanos ni con la gárgola) y pertenecía a la Torre. Durante la campaña jugaron esporádicamente tres o cuatro jugadores más, pero no creo ni que se les mencione, porque no tengo sus personajes ni sus nombres.

Cuarto: por supuesto, todo comentario es bienvenido y los agradezco de antemano (al ego le viene bien saber que alguien le lee, y los blogueros son los que más ego tienen después de artistas y políticos). De igual forma, si tenéis alguna duda o queréis que me extienda más sobre algo concreto, sólo pedidlo.

Orígenes

Antes de empezar quiero comentar la idea original de la campaña ya que lo que se jugó después sufrió bastantes cambios. La idea básica está tomada de Babylon Project, juego de rol de Babylon 5, concretamente del capítulo dedicado a cómo dirigir campañas épicas y de la propia campaña de ejemplo que traía. Resumiendo mucho, en esta los personajes jugadores se enfrentan a una organización durante la primera mitad de la campaña. Cuando la derrotan, descubren con horror que es sólo una fachada y aún les queda el trabajo gordo. Partiendo de esta idea de doble trama, la que se ve y la que no, Las vírgenes negras tiene dos tramas principales:

1) El Temple: los personajes jugadores se enfrentarán al Temple y a su Gran Plan. Todo el fin de la temporada girará en torno a este enfrentamiento. Sin embargo, empezamos con la caída del Montsegur en 1243-1244 y hasta 1307 hay mucho tiempo, por lo que el arranque de la trama del Temple es lento y espaciado, con pequeños indicios acá y allá hasta que estalla el asunto.

2) El Grial: grupos desconocidos intentan hacerse con el Grial de cuando en cuando, poniendo a prueba la habilidad de los Guardianes. Son grupos heterogéneos, formados por miembros de distintas órdenes militares y sociedades secretas, a veces incluso enfrentadas. Tras estos ataques misteriosos se encuentra una sociedad secreta oculta incluso al resto de las sociedades secretas y que las manipula como estas manipulan al resto de los humanos. Los jugadores la vislumbrarán apenas en esta temporada, pero será el enemigo a batir en el siglo XX y los personajes jugadores, los únicos que lo sabrán.

De Babylon 5, aparte de la trama épica, hay otra cosa que me encantó: las tramas de los personajes. Tramas propias de cada uno que, sin embargo, influyen y confluyen en la trama principal. Inspirado en esto, quise dar un protagonismo especial a los personajes jugadores, aprovechando que es casi imposible que maten a un nephilim (en otro tipo de juego tendríamos problemas con esto, pues si matan al personaje, adiós trama). Estas dos tramas secundarias ya han sido presentadas:

3) El Emperador: la trama de Yaltaka. El ascenso de Yaltaka en el Arcano mayor IIII y el propio poder del Arcano nos dará la excusa para que el personaje tenga y pueda hacer lo que tendrá que hacer. La trama se desarrolla principalmente en esta época (además de lo ya jugado), quedando más en segundo plano en la tercera temporada (presumiblemente, claro, que una cosa es lo que el máster desee y otra lo que el jugador haga).

4) La trama Selenim: la trama de Pírixis, que arrancó con la elección propuesta por Jesús en el sueño-ilusión que tuvo el personaje mientras buscaba a Yaltaka en los Infiernos. Esta trama empieza en esta época, pero se desarrollará principalmente en la última temporada, en la actualidad, donde se jugaría la campaña que viene en el libro de Selenim… con un selenim de 700 años y no con unos novatillos, pero básicamente esta trama es la campaña del Selenim arrancando 700 años antes y con varios adornos.

Pero para el arranque de esta temporada tenía dos jugadores nuevos con sus respectivos personajes, que también necesitaban su historia. Estas fueron:

5) La trama de la Torre: el fénix pertenecía al Arcano mayor de la Torre, un Arcano con el que es muy fácil trabajar. Aunque cuando empezamos no tenía nada en particular planeado, la idea era muy sencilla. El personaje realizaría misiones para el Arcano, se ganaría la confianza de sus superiores, subiría en el escalafón… La Torre da mucho juego a este respecto y tenía varios pnjs recurrentes que pertenecían al Arcano. Para la trama principal poder meter a la Torre en el meollo me parecía muy interesante.

6) Y la liamos. Menxar cogió como Arcano el Carro, un Arcano al que soy incapaz de sacarle tramas y que, si vuelvo a dirigir a nephilim, pasará a la lista de prohibidos, con el Diablo, la Luna… Tenía ideas para el Loco, el Mago, la Emperatriz, el Emperador, la Sacerdotisa, la Torre, la Rueda de la Fortuna y el Sol. En los Enamorados tenía a Dashiell, que arrastraría al pj a la Torre. El Ahorcado, el Ermitaño, la Fuerza, el Diablo, la Luna, el Mundo y el Juicio estaban prohibidos. La Justicia y el Sumo Sacerdote tenían su aquel. Con la Templanza aún podía hacer algo. Pero el Carro y la Estrella…

Así que se me ocurrió coger una aventura de relleno y alargarla, metiendo una criatura antediluviana y poderosa que llevaba sellada ni se sabe y el elegido que debe pegarse con ella cuando se libere. La elegida iba a ser Menxar, claro, con la Marca de la Diosa y la trama sería un arco corto de cuatro o cinco aventuras. Tenía dos problemas. El primero era, básicamente, que no sabía cómo enlazar esta trama con el arco principal. Así al pronto parecía que la trama quedaría como secundaria, ajena a la trama principal, y Menxar sería un personaje secundario. Quizás algo que obtuviese al final de su trama la haría indispensable para la trama del Grial, pero en su momento no se me ocurrió nada.

Y no se me ocurrió nada porque la maldita trama de la Marca de la Diosa se empeñó en escribirse a sí misma y, cuando quise darme cuenta, había perdido totalmente el control de la campaña: ya no era mi campaña sino que me limitaba a contar (y adaptar a nephilim) una historia que ya existía. El resultado de esto es un bandazo a mitad de temporada, cuando me di cuenta realmente de lo que pasaba y no me quedó más remedio que convertir la trama del Grial en secundaria. El ritmo cae y algunas situaciones quedaron muy forzadas. Por fortuna, las otras tramas se mantuvieron tal cual y no se notó tanto y, con algún tropiezo (me resistía, yo quería contar mi historia, no la historia de otro, fuera lo que fuese ese otro), la trama de Caos empezó a rodar (hay constancia documental de esto: la correspondencia que manteníamos MvR y yo, apoyándonos en nuestras respectivas campañas –de Changeling la suya, creo– y contándonos fumadas existenciales realmente gordas, como cuando descubrí la verdadera razón de ser del Priorato de Sión, que me valió un fortísimo dolor de cabeza y un Jo, macho, m’has asustao en la contestación de MvR).

Como conclusión, un aviso para navegantes: tened cuidado, hay muchas historias esperando a ser contadas y algunas son peligrosas, agresivas. Que uno va tranquilamente por la sabana de la inspiración con su lanza con punta de pedernal y su hachita de sílex y de repente se encuentra con un león que le mira hambriento… y cuatro leonas que le flanquean.

Bibliografía.

Las vírgenes negras fue una campaña muy exigente. Empecé a prepararla en agosto (poco, que agosto es el mes de estudio por excelencia) y me exigió todo el tiempo libre del curso. En una época (remota para algunos) donde nos peleábamos por una tarifa plana (56k, menos en la práctica), donde la Wikipedia no existía y Yahoo era el mejor buscador, la biblioteca pública seguía siendo la mejor fuente de información… Excepto en la puta semana del congreso templario, que se llevaron todos los libros sobre el Temple y me dejaron en bragas para dos partidas.

La bibliografía empleada es, pues, muy extensa, lo que significa básicamente, que no recuerdo qué leí y qué usé, así que este apartado lo volveré a tratar cuando termine la temporada, que supongo habré hecho bastante memoria. Leí casi todo lo que pillé en la biblioteca de Badajoz sobre masonería, esoterismo y órdenes militares (quitando El enigma sagrado y otros que eran fumadas demasiado grandes incluso para esta campaña), más novelas varias, cómics y alguna película. De ahí salió documentación de fondo, ideas para aventuras, adaptaciones para aventuras y el Gran Plan del Temple. Por ejemplo, Los Hijos del Grial, de Peter Berling, de donde tomé todo el comienzo de la novela y varios de sus personajes para el arranque de la temporada. La vie des Templiers de Marion Melville; Las cruzadas vistas por los árabes, de Amin Maalouf; Templarios: la historia oculta de Ricardo de la Cierva; Los templarios en los reinos de España, de Gonzalo Martínez Díez y alguno más que se me olvida sobre órdenes militares (es difícil encontrar algo que no sea del Temple, ni que fuera la única) y las cruzadas. Los libros de Rafael Alarcón Herrera y Les Jacques et le Mystère de Compostelle de Louis Charpentier inspiraron la trama de las vírgenes negras y el Gran Plan del Temple.

Y podría seguir un buen rato: In Nomine Satanis Más Navecitas, perdón, Magna Veritas (interesante y salvaje juego de rol) y Las puertas templarias de Javier Sierra (novela mala donde las haya) me dieron la idea del verdadero objetivo del Priorato de Sión. Y no solo libros: de Lady Halcón y de Buffy cazavampiros salieron aventuras (sí, también de Buffy: Sunnydale y la puerta del infierno dio lugar a la aventura Valle soleado y la puerta del infierno, aunque al final sería conocida como La torre negra).

Esta entrada ha sido publicada en Nephilim.

Deja un comentario