El mundo en 1243

Empezamos con un pequeño repaso de historia. No lo he repasado desde que lo redacté en el 2000, así que si veis errores, por favor, hacédmelo saber.

El occidente cristiano

Alemania

El Imperio Germánico (también llamado Imperium Romanum o Sacro Imperio Romano) abarca Alemania y los reinos de Arlés (Alta Borgoña), Bohemia, Polonia, Hungría e Italia, así como el reino de Sicilia, los países bálticos y Provenza. El reino de Italia consta de las ciudades de la llanura del Po, directamente dependientes del Imperio y reunidas en su mayor parte en la Liga Lombarda, las repúblicas marítimas de Venecia, Pisa y Génova y los ducados de Monferrato, Toscana y Spoleto; el reino de Sicilia consta de los ducados de Apulia (Foggia), Campania (Nápoles), Basilicata (Tarento), Calabria (Reggio) y Sicilia (Palermo).

Reina Federico II de los Hohenstaufen, rey también de Jerusalén, ciudad que recupera para la Cristiandad en 1229, gracias en parte a sus buenas relaciones con el sultán de Egipto. Sin embargo, sus choques con la Iglesia, que considera Italia como feudo suyo, le lleva a ser excomulgado varias veces por Gregorio IX, quien intenta convocar una cruzada contra él. Sin embargo, Federico logra capturar a los obispos que acudían al concilio. Los enfrentamientos continúan con su sucesor Inocencio IV.

La Iglesia.

La Iglesia romana busca la supremacía espiritual y material. Espiritual siendo la única verdadera, para lo cual combate con saña sin igual las herejías que se apartan lo más mínimo de la verdad oficial. Material arrogándose el derecho de coronar y destronar reyes y amenazando con la excomunión todo signo de rebeldía. El Papa es el soberano del centro de Italia. El Papa actual es Inocencio IV que reemplaza a un excesivamente blando con el emperador alemán Celestino IV, muerto a los quince días de papado.

Francia.

En Francia reina Luis IX, el santo, de los Capeto. Sigue la política de expansión de su madre y regente Blanca de Castilla. Continúa la guerra contra los cátaros y se apropia, de paso, de Occitania y el Languedoc. Con la guerra contra los ingleses, que ocupan el oeste, y la sumisión de los normandos del norte expande las fronteras hasta casi las actuales. Su máxima preocupación, sin embargo, es liberar Tierra Santa y para ello manda construir el puerto fortificado de Aigües Mortes. Seguramente una vez asegurado el Languedoc organizará una Cruzada.

La Península Ibérica.

Aprovechando el resultado de las Navas de Tolosa, todos los reinos cristianos peninsulares, a excepción de Navarra, continúan la ofensiva en el sur. Fernando III el Santo, rey de Castilla y León, conquista Andalucía: Córdoba, Jaén… Jaime I el Conquistador, rey de Aragón, conquista las Baleares y el reino de Valencia. Portugal se expande Guadiana abajo.

Inglaterra.

Reina Enrique III, hijo de Juan Sin Tierra, de los Plantagenet, y lo hace como puede. Es vencido por Luis IX en el continente. Intenta conquistar Sicilia y falla y tiene varias revueltas en su reino a causa de los impuestos.

Bizancio.

El Imperio Latino creado en 1204 por los cruzados que se desviaron de su camino agoniza. Cuatro estados sucesores lo acosan por todos lados.

Tierra Santa.

Perdida Jerusalén en el desastre de 1187, la capital se traslada a San Juan de Acre. Ahora, todo se reduce a un puñado de ciudades costeras y fortalezas de las órdenes militares. Jerusalén está desde 1229 en manos cristianas, pero como ciudad abierta, sin guarnición. Más al norte, Trípoli, el Reino de Armenia, el Principado de Antioquía y el Condado de Edessa siguen con eternas disputas dinásticas.

 

El Islam

El califato de Bagdad.

Es tácitamente consentido como la máxima autoridad espiritual, pero no ejerce un poder importante. El califa es al-Mustasim (o Mostasem-Billah) que acaba de sustituir a su padre Mostanser-Billah, muerto en 1243. Pertenece a la dinastía de los abásidas, que gobiernan ininterrumpidamente desde hace 37 generaciones.

El Magreb.

En el Magreb se ha establecido, en Argelia y Túnez, la familia de los hafsíes; en lo que es ahora (más o menos) Marruecos gobierna el sultanato marinida de Fez, con estrechas relaciones con los reinos musulmanes peninsulares (o lo que queda de ellos).

Siria y Egipto.

El sultán de Damasco y El Cairo es, desde 1240, Nedjm-Eddin-Ayub, de los ayubitas, dinastía turca fundada por Saladino. Las guerras y escaramuzas, tanto internas como contra los cristianos, son constantes.

Alamut.

La mítica fortaleza de los “asesinos” ismaelitas se halla al sudoeste del mar Caspio, en la zona más amenazada por los mongoles. Su actual imán y gran maestre es Muhammad III.

Esta entrada ha sido publicada en Nephilim.

Deja un comentario