Ookiku Furikabutte

No me gustan las series de deportes. Ya tuve bastante con Campeones. Huyo de ellas como de perro rabioso. Sin embargo…

Abe y Mihashi
Abe y Mihashi

Ookiku Furikabutte es una serie de deportes. Encima es de béisbol (deporte muy popular en España, como sabréis). Si no fuera porque Pírixis me repetía “Es buena, es buena, es muy buena” ni siquiera me habría fijado en ella. La habré visto completa cuatro o cinco veces, la mitad de los episodios primero en inglés. La habré visto en parte otras tantas veces. ¿La razón? Es buena, es buena, es muy buena y se aleja de la típica serie deportiva lo suficiente como para que a los no aficionados nos atraiga, pero sigue el género lo suficiente para que atraiga a los aficionados al género. ¿Complicado? Sí, y con muy buen resultado.

En Ookiku seguimos las andanzas del equipo de béisbol del instituto público Nishiura. Nishiura es un instituto de poco renombre (y me imagino escaso presupuesto) y es el primer año que forma equipo de béisbol. Eso hace que los diez componentes del equipo sean todos novatillos canijos recién salidos de la secundaria. A eso le sumamos la exuberante entrenadora, la simpática utillera, el extraño profesor responsable del equipo y el perro de la entrenadora. Añádase a esto las madres, alguna prima maja, secundarios varios y jugadores de otros equipos y tenemos el plantel completo. Si encima el pitcher es lo más raro que ha parido madre, con el cátcher te puedes sentir identificado (cada vez que quiere matar al pitcher) y sorprendido (por su capacidad táctica) y alguna otra cosa rara en el equipo (sí, me refiero a Tajima) ya tenemos algo, a priori, interesante o, cuando menos, curioso.

La serie nos trae partidos, por supuesto, y bien largos, y entrenamientos. Pero también imágenes del día a día en clase (apenas unas pinceladas, pero suficientes, véase el tema de los estudios), la relación de las madres (qué pandilla de cotillas cuando se juntan)… no lo suficiente como para quitar protagonismo al equipo y al béisbol pero son detalles que se agradecen y que en otras series similares brillan por su ausencia. El desarrollo de la serie es más que correcto, centrándose en los primeros episodios en los principales miembros del equipo (entrenadora, el pitcher Mihashi, el cátcher Abe, el bateador habilidoso Tajima, el tipo serio y confiable Hanai) para luego ir dibujando al resto del equipo y presentando a más personajes que, seguro, aparecerán con más detalle en el manga y en próximas temporadas del anime (si hay).


Nishihiro, Hanai, Mihashi, Abe, Tajima e Izumi

El dibujo es bonito, la animación, buena, la dirección, mejor (los episodios y los partidos están muy bien planteados, sin que se hagan pesados). Y los actores de doblaje, de lo mejor: Tsubasa YONAGA lo borda con el tartamudeo inseguro y el lloriqueo miedo del pitcher Mihashi; Yuuichi NAKAMURA es tan efectivo como el cátcher Abe como lo fue en Clannad, y no voy a repasar el resto, que son muchos.

Quiero segunda temporada.

La versión que he seguido es la de AnimeUnderground, con la calidad a que nos tienen acostumbrados (contenedor mp4, 1024×576, buena traducción).

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario