Otoño de mucho rol (espero)

Ya se va este verano largo, puñetero y, sobre todo, caluroso, y encarrilo la última recta de un año que, entre unas cosas y otras, está siendo más pobre de lo deseado en rol. Sin embargo, el otoño encara bien, con algo de estrés por falta de tiempo:

  • Sakura, un cuento de Lannet, campaña que empecé a preparar en primavera al morirse Los viajes del Ícaro, intenta arrancar. Es una campaña, digamos, típica mía, organizada en tres arcos y con una duración planificada de 20-25 aventuras. De momento, llevamos tres sesiones y le quiero meter un ritmo más o menos quincenal. Los personajes están aún desdibujados, esperando ser definidos, los jugadores intentan asentarse y aprender a jugar juntos y el máster anda aún incómodo, sin que las sesiones fluyan solas. Paciencia y esfuerzo, pero tengo grandes esperanzas en esta campaña.
  • Los viajes del Ícaro, muerta en invierno, ha resucitado. Por problemas con el sitio donde jugar no espero que tenga una frecuencia muy alta, pero yo me resisto a dejarla morir y los jugadores quieren seguir jugando. Cuarta temporada, en principio con el objetivo de buscarle un buen final.
  • Jornadas de El Dirigible: tras varios años de parón, vuelven las jornadas este fin de semana de septiembre. En las anteriores disfruté de sendas partidas de Pangea y Comandos de Guerra, de buenas charlas y alguna cosilla más. Para este año me he liado la manta a la cabeza y dirigiré una partida el sábado. Siempre es interesante conocer gente nueva.
  • Y alguna cosita más tengo pensada. Dirigir alguna aventura suelta en El Dirigible es lo más probable. Lady Blackbird o Ánima. La verdad es que tengo ganas de dirigir y probar con gente nueva.

Como siempre, seguro que al final no consigo hacer ni la mitad. Pero que no se diga que no lo intento.

2 comentarios para “Otoño de mucho rol (espero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.