En la brecha (II)

A finales de enero pasado me planteé unos objetivos roleros para el año que acaba de terminar. Como me temían, fueron muy ambiciosos, pero no ha estado mal al final, no.

> Pendragón duerme el sueño de los justos, con sir Arcavius del Hacha Coronada y sir Aeron de Cheverell prisioneros en Oxford y sir Elffin de la Parca Quebrada perdido en el Bosque Salvaje con una recua de escuderos y caballeros heridos. Y, visto que saldrá en español la 5ª edición y la Gran Campaña, seguirá durmiendo hasta entonces, que leer guiri me cansa mogollón.

> La Subasta, la campaña corta de Ánima y tercera temporada de Los Visnij empezó tras mil y un amagos y la dejé ahí, pues no consigo desarrollarla. Vamos, un bloqueo de aúpa. Veremos qué pasa este año.

> El Ícaro, campaña multipersonaje basada a partes iguales en El Guardián Oscuro de Star Wars y la visión de maese Erekíbeon Barbagrís, arrancó en verano de forma un tanto imprevista y antes de tenerla preparada, pero el mono de no dirigir ni jugar pudieron más. Recluté jugadores, me lié la manta a la cabeza y el resultado hasta la fecha (primera temporada terminada) ha sido muy divertido, aunque irregular en la dirección. Al final, con Ánima, juego con el que cada vez me siento más cómodo, tras descartar Runequest por el trabajo de adaptación necesario del vetusto RQ III o tener que usar un reglamento en inglés si quería jugar con la última edición. Es mi principal apuesta para el 2014 y quiero conseguir que llegue al nivel de Los Guardianes del Grial. Necesito política (marca de la casa), acertijos y misterios. Y, sobre todo, depender menos de la improvisación (al final me jugó malas pasadas en el final de temporada) pero sin restringir la libertad de los jugadores. Básicamente, mantener el estilo sandbox y añadirle mi estilo de campaña habitual (trama en tres actos, desarrollo de personajes con tramas secundarias…). ¿Podré?

Para el 2014 tengo un propósito adicional: dirigir una campaña ajena. Si la cartera me lo permite, quiero hacerme de la Caja Negra cuando salga y dirigirla, ya veremos con qué sistema (el suyo propio, el clásico AD&D o El Reino de la Sombra. Todo un reto, porque me cuesta mucho encontrar módulos publicados que me gusten.

Y ya por pedir compartir campaña como jugador con Pírixis, pero eso sí que es complicado.

4 comentarios para “En la brecha (II)

  1. La leche… jamás habría sospechado que todo lo del Ícaro parte de esas dos fuentes, maese. Pero me alegra que me tengas en mente, pese a que lo único que hice fue reseñar el principio de SGA 😉 ¡Gracias!

    Por cierto, ¿Anima? ¿En serio? 😀 😀

  2. Al César lo que es del César, maese. A raíz de tu entrada me vi Atlantis y empecé a rumiar la campaña (tiempo me ha llevado lanzarme a ella, las cosas como son).

    Y sí, Ánima. No termino de entender la fama que tiene :D.

Deja un comentario