Lady Blackbird

Lady Blackbird es un pequeño y curioso suplemento que dio mucho que hablar en la bloguesfera rolera en el 2010. Es un juguetito que trae un sistema de juego sencillo, una ambientación apenas esbozada, unos personajes pregenerados y una campaña a base de bocetos de escenas sueltas, todo muy pensado para la improvisación. La ambientación (space steampunk) y los personajes son muy evocadores y hacen al modulito algo ideal para unas jornadas, para jugar cuando se nos cae la campaña gorda o para introducir a alguien en la cosa esta tan rara de los juegos de rol.

El día de Año Nuevo tuve ocasión, por fin, de jugarla con Menxar, Pírixis, Du’Pont y Rashid. Bueno, sólo la primera escena, pero nos echamos unas risas, disfrutamos y nos divertimos, que es lo importante. Lady Blackbird cumplió con lo que prometía… en parte.

Entendámonos, está pensando para improvisar a lo bestia, sin el apoyo que te brindan un sistema completo o una ambientación detallada. Si te gusta improvisar como máster, Lady Blackbird es un juego que debes, al menos, leer (y son sólo 16 páginas). Pero tiene una vertiente más experimental, un intento de “ceder control narrativo” (expresión muy de moda) a los jugadores, bombardeándolos a preguntas para hilvanar la historia con lo que ellos vayan respondiendo, relegando al máster a un papel más de moderador que de director. Ese apartado es bastante risible por los ejemplos de preguntas que da, bastas, torpes o absurdas. Hice un par de intentos de seguir las indicaciones, pero quedaron tan forzadas y ridículas que pasé del tema y dirigí como siempre.

“¿Se rompe algo cuando haces esa loca maniobra?”

A ver, si yo pregunto eso a mis jugadores, van a responder todos a coro “No, no, la nave aguanta”. Y si no lo responden, es que no han jugado antes conmigo.

2 comentarios para “Lady Blackbird

  1. De lejos, uno de mis juegos favoritos, eternamente enamorado de él.

    Y sí, los jugadores deben buscarse un poco los problemas, creo que incluso había recompensa por ello, o era otro juego?

    Tengo que repasarmelo.

Deja un comentario