Cuentos viejos: Norte y Sur

Esto no es, propiamente dicho, una antigua anécdota de un rolero viejo. Tampoco es una reseña de la venerable serie: las risas aún colean.

Pongámonos en situación: los personajes están interesados en una extraña meseta rocosa, un Ayers Rock negro que parece encontrarse al sur de su base de operaciones, Fuerte Nakhti. Una búsqueda en los registros secretos del fuerte les llevó a encontrar información sobre dos misteriosas expediciones al norte, a un subterráneo o tumba, llevados a cabo por el capitán, el doctor y los dos sargentos borrachos… con treinta años menos, claro.

Dejando de lado los detalles, que ya contaré en otra ocasión con detenimiento, el teniente Du Pont aprovechó que los dos sargentos estaban de exploración en las bodegas del doctor para ganarse su confianza e interrogarlos sobre esos viajes.

Lo hizo preguntando por la expedición al sur.

¡Olé sus huevos!, me dije. Eso es ir de farol y lo demás es cuento. Efectivamente, había habido un viaje al sur, viaje del que yo no tenía pensado soltar prenda en dos o tres partidas. En fin, si el jugador levanta la liebre, se le deja cobrar la pieza, que para eso se lo ha currado. Así que, tras terminar la parte del interrogatorio, le felicité por el farol y los demás jugadores por la información conseguida.

Y el jugador del teniente Du Pont calló pensativo, miró con detenimiento el mapa que representaba Fuerte Nakhti y las supuestas localizaciones del Ayers Rock (sur) y la tumba (norte), lo cogió y le dio la vuelta.

5 comentarios para “Cuentos viejos: Norte y Sur

  1. Joder!!! que crack.

    Solo espero que no hubieses puesto en el mapa la tipica rosa de los vientos señalando el norte…

  2. Yo al principio pensé que Du Pont estaba confundiendo Norte y Sur, pero conforme avanzaba la conversación con los sargentos también comencé a creer que se estaba marcando un farol. Pero finalmente sólo fue eso, una confusión entre Norte y Sur.

    Definitivamente memorable……

  3. Lo curioso es que no sólo confundí N con S, sino que además confundí al Sgto. O’Flannagan con O’Flaherty. Supongo que me metí demasiado bien en el papel de borracho. en mi defensa diré que el mapa lo estaba viendo de lado, por lo que no sabía cual era el norte.
    Estoy convencido de que el subconsciente de DuPont (ese que hace que los enemigos exploten a su alrededor) es más poderoso que él mismo.

  4. Lo de los sargentos lo entiendo. Hasta yo los confundo y a veces se les cambia el nombre, dando lugar a cuatro variantes: Flanagan, O’Flanagan, Flaherty y O’Flaherty.

    Concretamente, se llaman Flanagan y O Flaherty. Voy a tener que poner fotos de ellos (sacadas de alguna película de John Ford, claro) para aclararnos.

Deja un comentario