And the Polyhedron goes to…

Hoy se cumple el tercer aniversario de la muerte de Gary Gygax. Nos dejó un 4 de marzo de 2008. Hace un año y conmemorando tal efeméride, el recién fundado círculo de blogs roleros La Rolesfera entregaba (entregábamos) sus primeros premios Poliedro a lo mejor que el rol nos había dejado en España en 2009. Hoy también se ha hecho público los resultados de los segundos premios Poliedro, a uno ya de convertirse en una tradición con solera (recordad: una vez, novedad: dos, costumbre; tres, tradición). Este año hemos sido bastantes más participantes y hemos contado con la ayuda de la recopilación de novedades que se fue haciendo durante el año pasado en el blog de la Rolesfera, pero el procedimiento de votación ha sido el mismo que el año pasado, y ha vuelto a dar buenos resultados. En lo personal, es un trabajo ser miembro del jurado si se quiere ser lo más imparcial posible. En la primera ronda cada uno presenta sus candidatos y ahí uno elige lo que conoce y le gusta. A la segunda ronda, la votación final, han pasado los más votados en la primera, realizándose una votación secreta. Los problemas empiezan aquí, porque me he encontrado con mucho material que no conocía y, en algunos casos, me ha costado encontrar información. Al final, he conseguido lo que creo información suficiente para votar en todas categorías (entre reseñas, ojear en librerías, descargar pdf ya-sabemos-cómo y lo que tengo propio) y estar satisfecho del trabajo realizado. También, lo mismo que el año pasado, me ha servido para conocer material en el que no me había fijado, como el impresionante (por las ilustraciones) Manual de monstruos 2 de D&D4.

Los resultados los podéis consultar en el blog de la Rolesfera. Ordenados por número de premios obtenidos, estos son los ganadores de este año:

Aventuras de la Marca del Este: se ha hecho con los premios al Producto del año, Mejor juego y los premios gráficos, Portada y Arte interior.

Canción de Hielo y Fuego: se ha llevado los premios técnicos: Sistema de juego, Edición y Narrativa, además del de Mejor ambientación.

Lady Blackbird: este pequeño suplemento gratuito se ha llevado dos premios, a la Mejor aventura y el Mejor producto gratuito.

Cacería de bichos: Ecos del Espacioscuro se ha hecho con el premio al Mejor suplemento.

Fanzine rolero, el de Fanzine.

Radio Telperion, el de Mejor medio de difusión rolero.

Ha habido resultados muy reñidos. Varios se han resuelto por un voto de diferencia, aunque esta vez no ha hecho falta ningún desempate. De los resultados podemos sacar algunas conclusiones interesantes. Por ejemplo, hacernos una idea de la edad de los blogueros y con qué juego empezaron (por favor, miren a otro lado; el aquí firmante empezó con MERP y pagó su vena nostálgica con Ánima) o que la Historia de España no llama como ambientación (el año pasado Hispania, éste 1808). También que las ilustraciones en blanco y negro tienen un encanto especial, aunque luego lo que se venda y se pida sean manuales a color.

No ha habido grandes sorpresas. Se esperaba una lucha reñida entre el ejercicio de nostalgia de Aventuras en la Marca del Este y la adaptación rolera de la saga de George R.R. Martin. La nostalgia se ha llevado dos premios gordos y los dos gráficos, pero los técnicos se los ha llevado esta suerte de Pendragón fantástico con un sistema no-nunca de tirada de múltiples dados (son una plaga) y una buena presentación. La otra gran confrontación, entre el pequeño y cuco Lady Blackbird y el cuidado Cacería de bichos se ha resuelto a favor del primero por dos a uno, aunque a estas alturas aún algunos no tengamos muy claro cómo clasificarlos a ambos. En la parte de injusticias (sí, aquí también tenemos de eso) Tíbet no pasó el corte previo, ni siquiera en Ambientación, por más que presente una de las ambientaciones más originales de los últimos años.

Este año se ha probado también a hacer un premio del público, a través de una encuesta publicada en el blog de la Rolesfera, donde ha ganado Taura, lands of alchemy, juego español pese a su nombre publicado a finales de año.

Deja un comentario