Cuentos viejos: En este revólver tengo 6 balas

En mi juventud llegué a dirigir a Far West (años después encontré un pack de todo lo de Far West por cuatro perras. El que no haya vuelto a dirigir a ese juego indica que no lo compré; la grieta de la pared de mi cuarto demuestra cuánto me arrepiento). En un saloon abarrotado los PJ buscaron dónde acomodarse. El personaje de Lechuga encontró asiento, pero estaba ocupado. Pidió que se lo dejaran, a lo que el ocupante y sus amigos se negaron, de la forma habitual en los western de medio pelo: riéndose y poniendo las manos sobre las culatas de sus revólveres. Y Lechuga contestó como en una película del maestro Leone. Sacó el rifle cazabúfaos del abuelo, lo apoyó descuidadamente en la mesa y los miró así. Y obtuvo su asiento.

Pímer no iba a ser menos y lo intentó a su vez en una mesa cercana. Se encaró al tipo y le ordenó que le dejara el asiento. El tipo, claro, se negó y Pímer subió la apuesta: tiró la mesa a un lado. Salieron los revólveres y el pobre tipo cayó como un colador, pues Pímer, para asegurarse, vació todo el tambor peinando el percutor con la mano (en Far West se hacía algo más de daño por cada bala adicional que se disparab).

Entonces se levantaron los compañeros del muerto. Pímer, con el revólver humeante y descargado, miró implorante a sus compañeros, pero estos tenían cosas más importantes que hacer, como servirse un whisky, encender un cigarro… El enterrador tuvo doble trabajo.

Lo que tiene su mérito, ya que llevábamos diez minutos escasos de partida.

4 comentarios para “Cuentos viejos: En este revólver tengo 6 balas

  1. Jajjaja, sí, Far West era así. No valía el clásico recurso de empezar en una taberna, porque indefectiblemente alguien iba a salir con los pies por delante… o entrar con un cartucho de dinamita encendido (en el caso de un grupo de los míos)

    Pero bueno, tal y como era la creación de personajes era rapidísimo hacerse una nueva ficha, así que tampoco se detenía el juego demasiado 😛

  2. La misma tabla de pifias daba una idea de la mortalidad del juego. Rápido, sencillo y mortal. Me hubiera gustado jugar más partidas.

Deja un comentario