Noche nórdica

El tercer concierto de abono A de la temporada venía con un estreno absoluto, una obra compuesta para Cáceres 2016. Del compositor sueco Jan Sandström, un concierto para dos trombones y orquesta con el título Ecos de eternidad. Sandström es… raro. En el programa lo tacha de inclasificable. Yo pienso que es un guasón. Un guasón genial y al que le falta algún tornillo. Ecos de eternidad empieza sin ninguno de los solistas (uno de los cuales es el director) en el escenario: uno entre bastidores, el otro al fondo de la sala. Tiene momentos que recuerdan a un espectáculo de payasos, tiene una parte narrada y hasta una sirena (casi me da un patatús al ver un portátil abierto en la sección de percusión). También tiene momentos tristes y momentos épicos. Los trombones solistas y la orquesta al completo se lucen con sus melodías cortas, rítmicas, a veces guasonas, a veces tristes. Una pieza extraña, genial quizás, que nos gustó a algunos y a otros no.

En la segunda parte seguimos con la noche de compositores nórdicos con la Obertura Helios, Opus 17 del danés Carl Nielsen, pieza con partes muy interesantes (especialmente, para mí, de cuerda y trompa) pero que palidece ante la Segunda sinfonía en Re mayor, Opus 43 de Sibelius, con la que terminamos la noche. Cada vez me gusta más Sibelius y la orquesta resolvió muy bien esta sinfonía, con un sonido muy limpio. La sección de cuerda estuvo muy brillante toda la noche, aunque cuando más destacó fue con la sinfonía de Sibelius.

Dirigía Christian Lindberg, posiblemente el mejor solista de trombón que haya ahora en el mundo. Y también un auténtico showman. Y algo histriónico dirigiendo. El otro trombón solista estuvo a cargo de otro gran intérprete, Ricardo Casero. Como concertino tuvimos al violinista chino Xuan Du.

De las camisas de Lindberg no pienso hablar.

Esta entrada ha sido publicada en Música.

Un comentario para “Noche nórdica

  1. No hablemos de las camisas, jajaja. Se puso tres distintas (una para cada pieza, una roja con dibujos dorados, otra dorada y la última azul con círculos dorados o plateados, no lo recuerdo bien.

    Mejor tampoco hablamos de la curiosa conclusión a la que llegó un señor que se sienta detrás de nosotros al ver la disposición de la orquesta cuando empezó el concierto. Hay que aclarar que aparte de lo curiosa que es la obra de estreno también lo es la colocación de la orquesta, bajos a la izquierda, violines segundos a la derecha… Vamos, que no estaban al revés y tampoco del derecho, simplemente mezclados. Sin embargo el señor de detrás se quedó muy feliz cuando le dijo a su señora: “eso es porque algunos son zurdos”.
    Que cada uno saque sus conclusiones no está nada mal, pero yo aún me tengo que tapar la boca para no reirme a carcajadas.

    Esto es tan sólo una anécdota de algo gracioso, porque hay popco más que decir del concierto de lo que ya has dicho tú.

Deja un comentario