Fin de semana en la Vera

Esta semana no hay entrada de anime. La razón es que este fin de semana he estado dándome un garbeo por la Vera y no he podido, por lo tanto, ver ninguna serie. Un fin de semana tranquilo, sin acercarme a un ordenador, para disfrutar desde el principio: desde Cáceres fuimos por Monfragüe, una carretera estrecha y revirada pero de buen firme y escaso tráfico. Un paisaje bonito, aunque la falta de lluvias mostraba unos pantanos bajos y el monte reseco, y una carretera divertida, donde a veces se puede poner cuarta y de la quinta ni te acuerdas.


La paz del cementerio alemán

Una vez allí, nos movimos sobre todo en el triángulo Jaraíz de la Vera, Cuacos de Yuste y Garganta la Olla. Quise alargar la ruta para ver alguna de las iglesias de la comarca, pero las que vimos estaban cerradas, sin horario de visitas y sin siquiera un horario de misas visible, así que tuve que descartar el turismo religioso, con lo que me gusta. Para eso, que no lo pongan en los folletos (en especial la información de imágenes y retablos) y nos pongan los dientes largos. La visita turística quedó reducida al Monasterio de Yuste y al museo etnográfico y de la Inquisición que hay en Garganta la Olla. Y la paz del cementerio alemán, donde reposan militares alemanes muertos o aparecidos muertos (naufragios, derribos…) en España en ambas contiendas mundiales. Y las cervezas en la Pitarra del tío Pedro.


El agua estaba helada

Nos alojamos en la casita de La Oropéndola, en Jaraíz. Muy cuca y acogedora, se convirtió en nuestro refugio el sábado por la tarde, cuando las tormentas nos obligaron a suspender la siesta, el baño y la excursión de la tarde. El dueño hizo de cicerone y nos aconsejó rutas y lugares. Sin sus indicaciones habría pasado diez veces por delante del cementerio alemán sin verlo. Por supuesto, con tanta humedad las moscas estaban pesadísimas en los robledales. En fin, una escapada desestresante que espero poder repetir.


La casita de La Oropéndola

En fin, ya estamos de vuelta. Aunque, por mí, seguiría por allí.

Esta entrada ha sido publicada en General.

Un comentario para “Fin de semana en la Vera

  1. Secundo la moción, yo también seguiría allí.
    La verdad es que me sorprendió gratamente lo completa que era la casita y los dueños de la casa rural que son gente muy simpática. Aunque claro, no podemos olvidar que la buena compañía también ayuda.

Deja un comentario