Replanteando objetivos

Conforme terminé la parte de Arturo de Guardianes del Grial me propuse mantener un buen ritmo con las entradas de la Edad Media: sacar dos entradas a la semana, los miércoles y viernes, y conseguir mantener fija una entrada de anime o concierto los lunes. Esto último lo estoy logrando más o menos, aunque ahora tampoco es que esté viendo mucho, pero la primera me es imposible. Dejando de lado el hecho de que me estoy enrollando como una persiana con el Montségur (una partida que fue “llegáis al castillo; unos meses después se rinde, empezamos desde ahí”), me es imposible mantener el ritmo, incluso si alterno una entrada de trama y otra de “ayudas de juego” (organizaciones, rituales, pnjs…), así que se quedará en una entrada a la semana.

Además, por azares de la vida, Yaltaka ha encontrado trabajo por aquí cerca y ya no estamos solos Pírixis y yo, sino que, por fin, somos dos y podemos jugar. Como resultado, y de manera algo light e improvisada, hemos empezado La Gran Campaña de Pendragón, cuyo relato os ofreceré (más por control propio de lo que ocurre que porque crea que alguien lo vaya a encontrar interesante, vaya) puntualmente (¡ja!, querrá decir con la falta de puntualidad habitual). De momento, empieza con un caballero mantenido un tanto contradictorio y un sargento dispuesto a comerse el mundo pero que, lo que más quiere ahora mismo, es una cota de mallas.

Además más, tengo una campaña de Ánima que empezó para pasar el rato (quiero decir, casi improvisada y con los personajes sin historia, para cubrir hueco cuando la campaña de Pírixis donde juega Hrothgar, mi conjurador, no estuviera lista), pero que, tras comenzar con la aventura de la campaña, les he cogido cariño a los personajes y quiero seguir con ella. Es una campaña “sobre la marcha” (es decir, sin trama de fondo, con aventuras casi independientes) para dos pjs y un pnj de apoyo donde tenemos al piltrafilla mediopelo, al tío de oscuro, misterioso y a quien quieren casar con todas, y a la menuda y tímida joven de ojos rasgados y andares clinclineantes. Posiblemente termine contándola por acá, porque al ritmo de una partida cada mes y medio, o lo anoto o no habrá manera de acordarse de qué se estaba haciendo.

En agosto sale suplemento nuevo para Ánima, con reglas ampliadas de creación de criaturas. Quiero aprovechar (lo llevo diciendo desde 2006) para pasar las criaturas de la cábala de Nephilim a Ánima. Quizás en vacaciones me anime por fin…

Pero tengo otro blog, al que también tengo que echarle un tiempo de cuando en cuando, que lo tengo semi-abandonado. Ahora que he vuelto a programar quiero hacer varias entradas sobre algunos problemillas que me han parecido curiosos y esas entradas me llevan un montón de tiempo.

Aparte de blog, rol y programación, tengo trabajo por corregir para Nanikano. Hoy ha salido mi primera serie corregida, Nijuu Mensou no Musume, lo cual sienta muy bien al ego. También tengo una por traducir, pero para esa no sé de dónde voy a sacar tiempo.

En resumen, que mis intentos de mantener un buen ritmo en los blogs se van al garete. Aquí tendremos ración de anime (los lunes) y Nephilim semanal (los viernes, creo) y el resto, cuando se pueda, que mi talento con la palabra es escaso y tardo un montón en cada entrada.

En fin, a lo tonto ya van 310 entradas entre ambos blogs.

Esta entrada ha sido publicada en General.

Un comentario para “Replanteando objetivos

  1. Y eso que no tienes mucho tiempo para escribir, que si no ya llevarías unas 500 entradas, más o menos.

Deja un comentario