Arturo – Badon y el Reino del Verano

518-530

Mientras en el Castillo del Gozo se decidía el futuro de los nephilim en Britania, en Badon los britanos defendían el suyo en tres días de batalla sin cuartel contra más de 30.000 bárbaros (sajones, jutos, anglos, pictos, irlandeses, tropas mercenarias…). Las tropas britanas, comandadas por Arturo y Merlin, sufrieron gravísimas pérdidas, pero se alzaron con la victoria, conjurando la amenaza de la invasión sajona por una generación al menos. En el campo de batalla, sobre los muertos sajones, Arturo fue coronado rey por sus hombres. La ceremonia se repitió, con gran pompa y esplendor y algún rey tragando bilis, en Londinium en Navidad, así como la boda del nuevo Alto Rey con lady Ginebra, hija del rey Leodegrance de Cameliard.

Como monarca de un reino en paz, una de las primeras decisiones de Arturo fue edificar una capital: Camelot, levantada con ayuda de druidas y arquitectos venidos de todo el mundo. Su torre principal albergó a la Hermandad de la Tabla Redonda, sociedad secreta de humanos y nephilim creada por Merlin que buscaba construir un mundo donde ambas razas convivan en paz y que se convirtió en el principal órgano de gobierno del reino, junto con la Asamblea de Reyes. La Hermandad de la Tabla Redonda estuvo formada inicialmente por los principales capitanes de Arturo: su campeón Bedwyr, el senescal del reino Cai, Tor ap Uisnach, Bors, Gwalcmai, Gwalchavad; el campeón de la reina Lanzarote del Lago; reyes fieles como Uryens de Gore y Cador de Cornualles y caballeros nephilim de renombre: Pellinore, Alain le Gros, Lamorak de Gales y, a título póstumo, Uisnach de Rydychan. Como consejeros estaban Merlin y la Dama Rhonwyn.

Aunque Badon fue la última batalla contra el enemigo extranjero, estos no han sido años tan tranquilos. Numerosas aventuras y pequeños conflictos has evitado que los Caballeros de la Tabla Redonda gozasen de una vida demasiado cómoda. El mayor conflicto, que exigió la intervención del ejército real, fue la insurrección de los hijos de Ulfius de Silchester, que gobernaban el reino tras la muerte de su padre. La rebelión, que afectó a Rydychan (Shirburn se levantó en armas), tardó más de un año en sofocarse. Tras la rebelión, Silchester pasó a ser feudo real, mientras que toda la familia de Ulfius fue desterrada. Shirburn, feudo de Rydychan, pasó a manos del hijo menor de Uisnach Yaltaka.

Durante estos años, muchos nephilim llegaron a Britania y casi todos los Arcanos abrieron sedes. Sin embargo, otros muchos han partido a Europa, a ayudar en la reconstrucción. El temor a “esa” invasión egipcia ha pasado en gran medida. Muchos nephilim británicos se han afiliado a los Arcanos o partido a Europa y numerosos nephilim egipcios han adoptado la cultura británica. El destierro o desaparición de los más extremistas (Klingsor, Balor…) y la vergüenza y temor por la locura que supuso la Batalla del Castillo del Gozo contribuyó mucho a apaciguar los ánimos e hizo que las distintas facciones volvieran a la senda de la racionalidad.

La paz y la prosperidad se respiran en Britania. El Otro Lado ha vuelto a florecer y los viejos caminos vuelven a abrirse. Sin duda, el Reino del Verano está aquí.

Esta entrada ha sido publicada en Nephilim.

Deja un comentario