Arturo – Carta del Emperador

510

Por fin llegó respuesta del Emperador, justo cuando la posición de Yaltaka era más cuestionada. Abrir la sede en Londres y no en Oxford fue una decisión arriesgada, un intento de separar su posición como monarca de sus labores en el Emperador, que no había salido bien: en los últimos años prácticamente había perdido el control de la sede.

Entonces, durante el primer año de Arturo, llegó carta de Uzbia:

Toledo, a 13 de septiembre del Año 1843 del Éxodo.

Lord Yaltaka,

Mi corazón se congratula largamente al saber que seguís vivo y que ni siquiera la más sanguinaria y violenta de las Sociedades Secretas humanas han conseguido acabar con vos. Y más me alegra, si ello es posible, conocer vuestra decisión de volver a servir al Emperador, sobre todo en estos días difíciles en que parece que estamos tan lejos de nuestros objetivos. No sé si sabréis que toda las Galias y Germania se han perdido y que más de cincuenta de nuestros hermanos del Emperador han desaparecido. Largos años tardaremos en recuperarnos y reconstruir lo roto. Por eso es muy grande noticia que vos deseéis impulsar el Arcano en una tierra extraña y llena de posibilidades. Desde aquí os apoyaremos en todas vuestras decisiones y os ayudaremos todo lo que podamos, aunque la situación actual nos obliga dedicar casi todos nuestros esfuerzos en reconstruir el Imperio de Occidente. Sin embargo, no dudamos que un nephilim de recursos como vos sabréis manejaros perfectamente en esas extrañas islas. Como símbolo de nuestra confianza en vos, se os nombra, con efecto inmediato, Cónsul de Britania y Eire, teniendo poder para abrir sedes y administrar el Arcano en las Islas como creáis conveniente. Asimismo, os mandamos junto con esta carta una pequeña provisión de fondos que os ayudarán en el comienzo de vuestra labor.

Esperamos un informe quinquenal vuestro con los progresos que hagáis. En breve reconstruiremos nuestra red en las Galias y el nuevo Cónsul de las mismas se pondrá en contacto con vos para coordinar mejor vuestras actuaciones.

En cualquier caso, recordad que sólo respondéis ante mí,

Afectuosamente,

Uzbia

Pater Imperator del Imperio de Occidente, Cónsul de las Hispanias,  Tribuno de Toledo

Pd: Espero que estos años hayan aplacado vuestra natural indisciplina.

El nombramiento de Yaltaka levantó ampollas. Muchas. Y que entre la pequeña provisión de fondos se encontrara Ethiel, más. De hecho, el nombramiento de Yaltaka podía haberse producido una década antes, pero Ethiel lo bloqueó hasta poder llevarlo él en persona. Uzbia no estaba dispuesto en un principio, ya que el talento de Ethiel era necesario para contrarrestar la amenaza teutónica. El Emperador, concretamente el Imperio de Occidente de Uzbia, sufrió mucho con París: toda la estructura de sedes de las Galias y Germania cayó en un terrible efecto dominó y, sin Ethiel, los teutónicos hubieran llegado a la sede central de Toledo, de noche y por sorpresa.

Ya con la amenaza teutónica neutralizada y la red gala reorganizándose, el temor de perder las Islas a manos de algún otro Imperator o, peor aún, de la Emperatriz o cualquier otro Arcano, hizo que Uzbia cediera y autorizara la marcha de Ethiel.

Ethiel el Gato llegó a Britania a comienzos del verano. A final de año, el Emperador era una potencia en el mundo oculto de Britania, recuperando el tiempo perdido. Empezaron entonces los problemas con la Emperatriz que, bajo el mando de Nerrad, se había extendido mucho en los años anteriores. En los años siguientes, ambos Arcanos jugaron un peligroso juego de influencias con los reinos britanos, al más puro estilo Kremlin.

Esta entrada ha sido publicada en Nephilim.

Deja un comentario