El cazador de la bruja

La última serie de Koichi MASHIMO cierra una suerte de trilogía que tienen en común dos protagonistas jóvenes y muchas armas. Es la más floja de las tres: no tiene ni el preciosismo estético de Madlax ni una historia tan bien montada como Noir. También está a años luz de la carga dramática de esta última. El cazador de la bruja, en español en el original, es una road movie de libro que narra la evolución de los personajes, tanto de las dos protagonistas como de otros que se relacionan con ellas, entrando y saliendo de la historia, durante un viaje iniciático en busca de un lugar místico y mítico para conocer todas las respuestas. Y no me estoy echando un pegote pedante: se pasan la serie viajando y van hacia un lugar misterioso en busca de respuestas.


Las dos protagonistas

Como toda road movie la serie se apoya en los personajes y en sus relaciones más que en la trama en sí. Las dos protagonistas son Nadie, una cazarrecompensas alegre, despreocupada y un poco loca (voz de Shizuka ITOU, casi desconocida para mí) y Ellis, una inocente e ingenua jovencita con algunos poderes raros (voz de Ai SHIMIZU, Mikoto en Mai HiME). Nadie ha sido contratada para proteger a Ellis, por cuya cabeza hay una buena recompensa. A través de la serie veremos cómo cambian los caracteres de las dos protagonistas, en especial la evolución de Ellis y la dependencia que genera en la hasta ahora independiente Nadie. Tenemos también otros personajes importantes, como el malvado Rosenberg (Kenta MIYAKE, Tsume en Wolf’s Rain y Watababe no Tsuna en Otogizoushi), la misteriosa Blue Eyes (Aya HISAKAWA, Cloe en Noir) y el desquiciado L.A. (Mamoru MIYANO, Moondonggie en Eureka 7), así como los personajes más mundanos que aparecen en cada episodio: cazadores de recompensas, asesinos, mafiosos, tenderos…

Pero, por encima de todo, tenemos a la mejor pareja de la serie: el taciturno Ricardo, cazarrecompensas maduro (Fumihiko TACHIKI, Kenpachi en Bleach, Ginpei en Nana) y la pequeña, simpática y misteriosa Lirio, una niñita adorable, que nunca dice nada y que es el mejor personaje de la serie.


Ricardo y Lirio

La serie es en todo momento muy regular, los episodios mantienen un ritmo calmado y dan la sensación de estar a medio rematar, pero no son malos, tienen acción y todos tienen su puntillo. A mi gusto, le falta garra en el climax final. En todo caso no es una serie fácil y es posible que sus puntos débiles nos hagan abandonarla. Pero si te gustó Noir y Madlax o las road movies se merece una oportunidad. Es, si me permiten el símil, como el Crises o el Five miles out de Mike Oldfield: están lejos del Ommadawn o del Platinum, pero tienen su aquel.

Conseguir la serie no es tan fácil. El único fansub que conozco que la ha terminado es Dark-Subs que, aunque han mejorado mucho este último año, sus traducciones siguen siendo flojas. Dorama no Fansub también la estaba sacando, con un buen subtitulado, pero se quedaron en el 13. ¡Qué le vamos a hacer!

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Un comentario para “El cazador de la bruja

  1. Pingback: Cuberterías de Albacete, I&E » Blog Archive » Ef – a tale of melodies

Deja un comentario