Guardianes del Grial – Egipto – Notas

Bibliografía

La bibliografía empleada en esta parte es ridículamente escasa. Las razones son dos: la primera es su escasa duración. Para una o dos sesiones de juego no me mereció más trabajo. La segunda es que cuando la preparé apenas tuve acceso a documentación. En Madrid las distancias son muy grandes.

Esta parte de la campaña utilizó como guía Sinuhé el egipcio, de Mika Waltari, así como algún artículo sobre el Egipto antiguo en alguna revista de divulgación.

Notas

La primera parte de la campaña, como ya indiqué, la dirigí dos veces, en Madrid y en Badajoz. Aquí sigo la historia de Badajoz, con Pírixis, Yaltaka y, más adelante, Menxar como protagonistas. La parte de Egipto, realmente, no se jugó en Badajoz. Tenía un doble problema: dos jugadoras novatas que no habían jugado a ningún juego de rol (y Nephilim, como digo, no es para novatos) por un lado, y por el otro que no tenía una aventura que enganchara en Egipto. O sea, me faltaba un buen episodio piloto. Sin embargo, en la siguiente época (Jesús) sí tenía ese episodio piloto, así que decidí únicamente narrar esta parte, haciendo un resumen a las jugadoras de las vivencias de sus personajes.

En Madrid, con un grupo más numeroso y experimentado, aprovechamos esta época para ir tomando contacto con el mundo y el juego (yo mismo sólo había dirigido un par de partidas de Nephilim antes y andaba bastante perdido). Los personajes se vieron envueltos en un viaje que siguió, más o menos, los pasos de Sinuhé en la novela. El viaje dio para momentos sumamente divertidos, como la buena maña de Felena (serpiente, onirim) con sartenes y utensilios de cocina en combate, las pifias de Leviathán (sátiro, fäerim) en los conjuros de tierra, sobre todo el de curación y la competición entre Leviathán y Ailbarán (fénix, pyrim) por ver quién desarrollaba más la nueva habilidad de fornicar de la raíz de Artes.

Porque Egipto no es sino el prólogo de Jesús, que es el prólogo de Arturo, la verdadera primera parte de la campaña. Aquí sólo hemos cogido a unos nephilim anónimos y les hemos hecho llevar el McGuffin del punto A al punto B. En la época de Jesús, para ir adelantando algo, se encontrarán con que son los únicos nephilim despiertos que han visto el McGuffin, con lo que les tocará buscarlo. Al hacerlo se meterán en algún que otro lío, con lo que empezarán a ser conocidos por los demás nephilim.

Así, cuando lleguemos a la época de Arturo tendremos unos nephilim con cierto renombre, y sus jugadores serán conscientes de ello. Gracias a ese renombre empezarán a codearse con el poder, siendo ya tarea de cada jugador el decidir cómo orientar su personaje. En Madrid a Lechuga le cayó el poder encima, igual que le pasó a Pírixis en Badajoz. Elnos y Yaltaka lo buscaron activamente, mientras que Voro logró escaquearse de todas… Pero todo eso ya lo veremos.

Con esto termina Akhenatón. Tras el Interludio y un breve resumen de los Arcanos Mayores, no vemos con Jesús.

Deja un comentario