Arcanos Mayores I

Los Arcanos Mayores son las 22 grandes familias nephilim surgidas de las enseñanzas de Akhenatón. Toman sus nombre (o los dan, que también es posible) de los 22 arcanos mayores del tarot. En la actualidad son las principales, por no decir las únicas, organizaciones de nephilim en el mundo occidental. En el libro básico (cualquiera de las ediciones) son las únicas posibles, de forma que un nephilim puede pertenecer a un arcano o no pertenecer a ninguno, ir por libre.

En Guardianes del Grial los Arcanos siempre están presentes. Los pjs pertenecen (o no) a algún Arcano, muchos pnjs pertenecen a Arcanos y las relaciones entre estos están siempre presentes. La información sobre los Arcanos (estructura, metas, miembros) que aparecerá en Guardianes del Grial es de desarrollo propio, salvo algunos detalles. Aunque en Francia hubo suplementos dedicados a los Arcanos, aquí no llegaron, por lo que el único material “oficial” sobre estos que usé fue la relativa al Arcano XIII (sin nombre) y el Culto a Lilith en la campaña del suplemento Selenim. En todo caso, no saldrán todos los Arcanos y, mucho menos, con el mismo detalle.

Para no liarnos mucho con los Arcanos he decidido poner el resumen de los 22 Arcanos que viene en el libro básico, así como un breve resumen de su historia (manufactura propia, con algunas cosas de la Historia Invisible del libro del director de juego de la tercera edición). Las partes en cursiva en la descripción de los Arcanos son añadidos míos, originales o bien haciendo mención a la tercera edición.

Historia

Los 22 Arcanos Mayores surgen en torno a las 22 tablillas donde Akhenatón codificó sus enseñanzas. En la mayor parte de los casos, surgen a partir de esas enseñanzas, pero alguna de las tablillas no pudo ser traducida en su momento o su significado se perdió demasiado rápido como para servir realmente de aglutinante. En aquel entonces aún quedaban restos de los Ar-ka-na, viejas organizaciones ideológicas y políticas kaïm de tiempos de la Atlántida y varios se integraron en los nuevos Arcanos o, directamente, los absorbieron. En al menos un par de casos el mismo Akhenatón entregó las tablillas y su conocimiento a los Ar-ka-na, que se refundaron uniendo sus tradiciones al nuevo conocimiento.

Los primeros Arcanos aparecen como organización entre 50 y 100 años después de la ruptura del Pacto, en especial aquellos que participan en el Pacto Perdido. Son en un principio grupos pequeños, agrupados en torno a aquellos capaces de entender el misterio de su tablilla, casi como pequeños cultos religiosos. Algunos son errantes, siempre huyendo de las sociedades secretas humanas y vistos con desconfianza por los nephilim locales. Poco a poco se van afianzando y, en tiempos de Alejandro Magno, son ya conocidos en todo Próximo y Medio Oriente. Hay Arcanos, incluso, que en un largo peregrinar llegan a Extremo Oriente y luego vuelven a Occidente.

Durante la expansión romana es cuando los Arcanos, en general, experimentan su mayor evolución, expandiéndose por todo el Mediterráneo romano y por Oriente hasta el valle del Indo. Se estructuran como sociedades iniciáticas, con rangos, signos de reconocimiento, tiempos de servicio y aparece el estelar (tatuaje en el espíritu del nephilim visible en visión-Ka) como signo de adopción del Arcano. La ideología y forma de actuar de todos los Arcanos se define también en esta época, así como casi todos los nombres.

Los Arcanos sufren en Europa una profunda crisis que coincide con la decadencia del Imperio Romano. Hay Arcanos cuyos miembros, acostumbrados al modo de vida grecorromano, abandonan los territorios no dominados por el Imperio de Oriente. Sin embargo, es tras el durísimo golpe sufrido a manos de las sociedades secretas en París en 492, que provocó diversas migraciones nephilim en toda Europa cuando verdaderamente los Arcanos se convierten en las principales organizaciones nephilim, absorbiendo a los restos de antiguos pactos de pueblos celtas, germánicos, nórdicos y norte-africanos. Sus estructuras se estabilizan en la Edad Media, con algunos cambios en los siglos XIX y XX con el auge el ocultismo. Su poder varía según la época. Por ejemplo, la larga decadencia de El Loco desde el fin de la Edad Media es seguida por renovados ánimos ante la llegada de la Era de Acuario y sus esperados nuevos dioses.

Los Arcanos

El Loco, el arcano sin número

Los nephilim de este Arcano se convierten en profetas que intentan elevar espiritualmente a la Humanidad sin tener en cuenta de ninguna forma los principios ocultos que rigen normalmente la vida de un nephilim. Son los más libres y los más locos. Buscan también la creación del gran profeta nephilim que será capaz de hacer progresar espiritualmente a la Humanidad en una sola generación. En esto son los continuadores del Sendero de Oro iniciado por los kaïm en la Atlántida. Jesucristo se cuenta entre sus intentos (más o menos).

Arcano I: el Mago

Los nephilim de este arcano buscan iniciar a ciertos humanos en los misterios de la magia nephilim. Forman sectas con los humanos. Piensan de este modo continuar las enseñanzas de Prometeo en la Atlántida y de disponer de simulacros lo suficientemente educados como para utilizar los campos mágicos solares.

Arcano II: la Sacerdotisa

Los nephilim de la Sacerdotisa buscan compilar la información oculta de los nephilim, es decir, los conjuros, pentáculos y fórmulas alquímicas, y su historia. Son los depositarios del saber oculto de los nephilim, sus bibliotecarios, los conservadores del gran museo hermético, los guardianes de los 666 secretos.

Arcano III: la Emperatriz

Los nephilim de este arcano buscan controlar las emociones y los sentimientos que animan a los humanos a fin de continuar mejor los fines ocultos de los nephilim. Son en general buenos conocedores del alma humana. Son también manipuladores sin par. El Emperador busca el poder directamente. La Emperatriz busca controlar a quienes ostentan el poder, así se entiende en esta campaña.

Arcano IIII: el Emperador

Estos son los nephilim que buscan obtener un poder material más importante, su término es dirigir la Tierra de forma material utilizando medios financieros, militares, políticos, etc. Piensan que una vez llegados a este dominio terrestre, podrán trabajar sobre los simulacros y acabar el trabajo empezado en la Atlántida.

Arcano V: el Sumo Sacerdote

Los nephilim de este arcano hacen creer a los humanos que son dioses. Han jugado con el recuerdo atávico que los humanos tienen de la Atlántida y se han instituido como divinidades. Buscan de este modo dominar el espíritu humano.

Arcano VI: los Enamorados

Los nephilim de este arcano tienen una propensión natural a preferir la época de una encarnación pasada. Hacen todo lo posible para revivir esa época (vestidos, comidas, lengua). Se adaptan mal a su nuevo mundo. Son los nephilim románticos.

Arcano VII: el Carro

Estos son los nephilim que buscan dominar a la perfección su simulacro y su nuevo entorno. Se adaptan lo más rápidamente posible a su época y utilizan sus posibilidades ´técnicas. Son pragmáticos, utilitaristas. Cuidan de su simulacro, al cual consideran como un preciado mecanismo.

Arcano VIII: la Justicia

Son los jueces guardianes de las leyes mágicas de otros arcanos Mayores. Se encargan de castigar todas las faltas de los nephilim siguiendo lo que ellos conocen como el Orden Cósmico (la Balanza cósmica). Desarrollan competencias especiales con el fin de percibir los actos de los nephilim, cuya existencia conocen a través de las energías mágicas. Son los guardianes del karma (destino) de cada nephilim. Guardan constancia en sus gruesos libros de los actos pasados y presentes. Durante conjunciones precisas emiten sus sentencias y envían a sus miembros a imponer las penas.

Arcano VIIII: el Ermitaño

Los nephilim de este arcano piensan que no es necesario tener ningún contacto con el mundo de los humanos. Este contacto es visto como degradante y aleja a los nephilim del verdadero fin, la búsqueda del Agartha. Consideran la encarnación en un simulacro como una especie de penitencia merecida debido a un pecado original, el haber intentado dominar la potencia del Sol.

Arcano X: la Rueda de la Fortuna

Dedican su existencia al estudio de los campos mágicos, los ciclos de los planetas y los éteres. Cartografían los campos mágicos, prevén las modificaciones según las casas astrológicas. Para ellos el mundo es un inmenso Mándala del cual hay que intentar distinguir todas sus formas, las circunvalaciones, los engranajes, todo ello con la finalidad de alcanzar el Agartha.

Deja un comentario